Facebook Twitter RSS Reset

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Lince te digo algunas razones para que dejes de beber gaseosas.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

No me lo agradezcas.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

1. Adiós migrañas, bienvenida concentración.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Una vez que comenzaste a beber agua y jugos naturales, tus insoportables dolores de cabeza desaparecieron e incluso puedes realmente enfocarte en las cosas que debes.

¿Quieres saber por qué? El químico por el que está compuesto el endulzante artificial continuamente alteraba el funcionamiento del cerebro, provocando migrañas, ansiedad e insonmio, según lo confirma el European Journal of Clinical Nutrition. Y si continuas bebiendo gaseosas esto es lo que le estará sucediendo a tu cuerpo ahora mismo.

2. ¡WOW! La comida sabe bien.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

No, tu madre no cocina mejor que antes, ni ha comprado un condimento nuevo, simplemente tus papilas gustativas han adquirido mayor sensibilidad. Esto se debe a que anteriormente el aspartamo en tu soda inhibía por completo otros sabores, ya que tiene un nivel extremadamente alto de dulzura.

Por lo tanto, estos niveles alteran los receptores de sabor en el cerebro, lo que también provoca que tengamos antojos constantemente, porque el edulcorante a pesar de ser muy dulce no satisface nuestra necesidad y nos hace querer cada vez más.

3. Tu mirada de la comida cambia.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Era casi un hábito obligatorio acompañar nuestra soda de un delicioso snack. Y con delicioso también me refiero a calórico y con propiedades nutricionales pobres, como patatas fritas o dulces. Pero a medida que abandonas la soda, notas que esa costumbre desaparece. Al no beber, tampoco tiendes a elegir ese tipo de productos.

Comienzas a tomar elecciones más saludables, y optas por frutas y alimentos no procesados. Es asombroso ver la manera en que la gaseosa condicionaba tus hábitos alimenticios y cómo comienzas a cambiarlos.

4. Comienzas a perder peso.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

A pesar de desmentir ese mito durante años, finalmente descubres que la soda SÍ engorda, y lo compruebas en tu cuerpo.

Además, un estudio reciente descubrió que los efectos del edulcorante generan mayor tendencia a almacenar grasa abdominal que los que no. A su vez, se sugiere que cada porción diaria de soda aumenta en un 65% tus riesgos de obesidad y diabetes.

5. Fortalecimiento de los huesos.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Es probable que cuando consumías gran cantidad de gaseosa por día te sintieras débil y corrieras un mayor riesgo de sufrir fracturas.

Ya que se comprobó que la soda aumenta la posibilidad de fractura y disminuye la cantidad de minerales en los huesos debilitándolos enormemente y exponiéndote a peligros cuando te ejercitas.

6. No te emborrachas tan fácilmente.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Aunque no lo creas, la gaseosa provoca que te emborraches más rápidamente. Cuando lo mezclas con alcohol, tu estómago lo procesa el doble de rápido que con las sodas azucaradas, provocando un nivel altísimo de alcohol en sangre.

Y por si fuera poco, la cafeína combinada con alcohol es otro factor que intensifica incluso más el efecto del alcohol en tu cuerpo.

7. Riñones sanos.

Ya no volverás a beber Coca Cola ni Manaos

Al tener que lidiar con tantos ingredientes artificiales en la soda, los riñones debían trabajar arduamente. Pero ahora que se has eliminado las toxinas, tu presión se ha estabilizado y permite absorber minerales. Según un estudio, se comprobó que aquellas mujeres que bebían una o dos porciones de gaseosa sin azúcar duplicaban sus chances de enfermedades en los riñones.

No comments yet.

Leave a Comment