Facebook Twitter RSS Reset

Vnzla: La mentira de la frontera cerrada

Con estupor hemos visto la noticia de la apertura de la Frontera para este sábado 13 de agosto. Y es que no entendemos cómo después de un año se reabre oficialmente la frontera sin un plan estructurado para que no se siga con los vicios hasta ahora presentes en el territorio fronterizo. Un año cerrada sin ninguna ventaja para el país, más allá de los show mediáticos. Esperemos que en los intríngulis de la reunión se hayan discutido algunas condiciones para lograr una frontera de paz, equilibrada, de respeto mutuo y con equidad económica.

Si alguien en el gobierno pudiese explicar por qué después de un año del cierre fronterizo no ha mejorado el abastecimiento de alimentos, medicinas, repuestos, entre otros, seria excelente. La especulación, acaparamiento, contrabando está más vivo que nunca. Siguen las penurias para el pueblo venezolano. Obtener los artículos de primera necesidad regulados es un peregrinaje: Harina, arroz, aceite, leche, carne, azúcar, papel higiénico, crema dental, jabón, detergente, pañales, toallas sanitarias, entre muchos otros, solo es posible conseguirlos haciendo largas colas de horas y, eso cuando aparecen a la venta al público. Eso no es todo, hay que hacer colas para comprar cauchos, baterías, cabillas, cemento, tubos y no prolonguemos tanto la lista.

Observamos como en todo el eje fronterizo la complicidad de los cuerpos policiales y militares es evidente. Estos se han dedicado al lucrativo matraqueo para dejar en funcionamiento el flagelo del contrabando. Notamos a lo largo y ancho del país como mafias controlan el expendio de productos con el beneplácito de los cuerpos policiales y militares. De hecho, el contrabando no ha cesado en la frontera, a pesar de los supuestos controles ¿Cómo es posible esto? Quizás porque desde la tropa hasta los altos mandos obtiene ingentes beneficios monetarios de esta actividad ilegal. Aún hoy, si uno va a los poblados colombianos de la frontera verá los almacenes colmados con productos de escasa circulación en Venezuela. Pero también se ha hecho palpable la circulación de productos colombianos que entran ilegalmente al país, esto es posible pues los que resguardan la frontera aprovechando esta situación ahora obtiene ganancias de ida y vuelta. Ni hablar de la gasolina. Desde que una cruza la frontera avizora una cantidad impresionante de ventas de combustible venezolano. Preguntamos ¿Cómo llega hasta allá? Sencillo, complicidad desde Venezuela, tanto de PDVSA, como de los cuerpos militares y policiales. La máxima de los militares que resguardan la frontera es: el cierre se acata pero no se cumple. El contrabando sigue con mucha fuerza. No es cierto que haya disminuido hacia Colombia. Son mafias, muchas de ellas, ligadas a paramilitares quienes controlan esta actividad ilegal. Otro aspecto bien lucrativo es el de traslado de personas de un lado al otro de la frontera. Los ciudadanos pasa con la venia de las autoridades que cobran cuotas por permitir el acceso, las trochas se ha puesto de moda en la frontera. Son miles los que transponen el límite fronterizo día a día. Imaginemos lo fructífero de este escenario.

Presidente Maduro no contribuya con el engaño. La frontera solo ha estado cerrada para aquellos que no pueden pagar las cuotas cobradas por los funcionarios. Si es un verdadero REVOLUCIONARIO desenmascare esta situación y aplique políticas certeras para erradicar estos males que agobian al pueblo.

Ante el horizonte de una Revolución que ha perdido su marcha entre tanta corrupción, burocracia y clientelismo solo nos queda mantener la lucha por un mundo mejor, pues la revolución no es un recurso discursivo que utilizan a conveniencia políticos de oficio en el gobierno para mantener sus cuotas de poder. La revolución es práctica social, bienestar, justicia e igualdad.

No comments yet.

Leave a Comment