Facebook Twitter RSS Reset

Vivo en un prostíbulo y te lo cuento I



Soy Pajin Eusexbio, rey de un prostibulo

Soy adoptado, mi madre PUTAtiva se gana la vida, como decirlo en términos apropiados, como PROSTITUTA, es una mujer honrada, trabajadora y cuando no esta muy borracha o se a llevado trabajo a la casa es cariñosa y atenta, en fin, gracias a su esfuerzo y sudor yo tuve una infancia feliz, con muchas tías que andaban ligeras de ropa por toda la pieza, vivo en un prostíbulo en la caracas con 23 en la ciudad de Bogota que nos sirvió a Madre y mi como hogar y lugar de trabajo.Para mi es normal este ambiente de lujuria y jabón barato, crecí entre gemidos fingidos y mujeres desnudas, en mi casa, al desayuno no se hablaba de política pero si de sexo. No le tengo miedo a las mujeres como muchos de ustedes, no soy virgen como todos ustedes, ( lo siento, tenia que decirlo) de hecho mi primera vez fue muy temprano, se llamaba Irene, una costeña que llego ala capital buscando no se que, pero seguro no lo encontró, para la gente que lea esto fuera de Colombia quiero aclararles que las costeñas son sinónimo de culos grande y la Irene no era la excepción, ella una negrita de ojos vivos e inteligentes, de senos diminutos fue mi primera vez, así como la Irene han sidos varias, es como un juego para ellas garchar con el gordito, no me dan mucha importancia ami ni a mis 13.5 centímetros Algunas veces me he enamorado y algunas de ellas han dicho estarlo de mi, La Irene fue una de esas, la que mas me marco, se metia en mi cama temprano mientras las otras dormían, luego de los 5 minutos de extasis, se le daba por hablar, hablaba de todo, del trabajo, de sus sueños, de su familia ya tan lejos en la memoria yo la escuchaba con atencion y ella parecía gustarle eso, me decía mi gordito me daba un beso con una ternura mesurada en la frente y se iba a descansar para luego seguir con su rutina de pijas desconocidas y al final la mía que la esperaba con las mismas ansias de siempre. Lo de la Irene no duro mucho, se fue con uno de esos tantos clientes sin rostro, le hizo promesas de amor una casa y dejar de garchar para comer, y eso ya es mucho. según mama y las otras, esos hps las buscaban así jóvenes sin mucho mundo y que no se resignaran aun a esta vida de flor al viento, se las llevaban para venderlas lejos, como a ganado o fardos de alguna especia exótica, el caso es que de la Irene y de sus ojos sagaces no se supo mas.

CONTINUARA…

No comments yet.

Leave a Comment