Facebook Twitter RSS Reset

virgen a los 25

LA VIRGINIDAD TARDIA

Después de tanto tiempo, casi es preferible haber perdido la virginidad. Y es que, pasados los treinta, e incluso antes, el hecho de no haber mantenido relaciones sexuales se considera sospechoso. La mayoría prefiere mantener esa información en secreto, ya que se vive como una carga muy pesada. Doctissimo te ofrece una panorámica sobre la virginidad tardía, un tabú que la sexóloga Valérie Doyen nos ayuda a descifrar para quitarle hierro al asunto.

En esta época de hipersexualidad en que el misionero se practica a una edad temprana y de mil maneras inimaginables, la virginidad tardía parece una anomalía. La cuestión principal es la siguiente: a partir de qué edad se considera la virginidad como algo raro.

virgen a los 25

Es una preocupación real, y así lo atestiguan los testimonios de muchas chicas en los foros. A todas les inquieta saber si son las únicas en esa situación. ¿Qué dicen los números? Varios sondeos afirman que hasta los 24 años, un 11% de los hombres y un 16% de las mujeres son todavía vírgenes; a los 25, esta cifra baja hasta el 7% en el caso de los hombres y hasta el 13% en las mujeres.

Así pues, se podría concluir que es un fenómeno aislado. Sin embargo, en las consultas de profesionales, este secreto se vive como una fatalidad a medida que los años pasan. “En los chicos, esta preocupación empieza a los 20 años y en las chicas, alrededor de los 25”, comenta Valérie Doyen, sexóloga especializada en planificación familiar.

virgen a los 25

Virginidad tardía: la preocupación implica inhibición

Es difícil saber de entrada, con un solo vistazo, si una persona es virgen o no. Sin embargo, si se trata de un chico, en cierto modo es como si lo llevara escrito en la frente. Cuando todo su entorno parece vivir en una burbuja de euforia sexual comunicativa, él no dice ni mu.

“Es sobre todo la opinión de los demás lo que le preocupa”, explica la psicóloga. El miedo a ser objeto de burla le abruma. Teme que, una vez esa terrible información se revele, todo el mundo le señale con el dedo y le acuse de “anormal”.

Ese miedo provoca dos comportamientos opuestos. Los “vírgenes tardíos” pueden inventarse una vida sexual imaginaria, o jugar la carta del misterio. Unos son capaces de iniciar una relación pero se echan atrás cuando llega el momento fatídico.

Los otros, en cambio, optan por olvidarse de cualquier relación sentimental y, en casos extremos, se aíslan socialmente. También existe el riesgo de rechazo al propio cuerpo, sobre todo en el caso de las chicas. “Si bien los chicos practican la masturbación para gestionar sus impulsos, las chicas se alejan de su propio cuerpo con el pretexto de que el trabajo las desborda”.

Seguir virgen: desencadenantes distintos en chicas y chicos

Una vez más, las mujeres difieren de los hombres.

virgen a los 25

Virginidad tardía en chicos

Para ellos, lo que está en juego es la angustia de hacerlo bien. “La virginidad tardía puede tener su origen en el “síndrome del vestuario”, comenta Valérie Doyen. “Los comentarios en el vestuario del gimnasio sobre el tamaño del pene, o compararse con los actores que protagonizan películas porno pueden complicar el momento de dar el paso”. Hay otros factores a tener en cuenta, como un comentario sin importancia de una chica, o una eyaculación precoz anterior a la penetración.

Eso fue lo que le ocurrió a Román cuando tenía 16 años. Después, la simple idea de volver a cruzar el umbral del sexo femenino le hacía perder la erección. Ese escollo le ha perseguido durante 10 años. “Es bastante habitual; los chicos no saben que no están genéticamente preparados para eyacular lo más tarde posible, puesto que se trata de un aprendizaje”, recuerda nuestra experta.

Virginidad tardía en chicas

Para las chicas, los prejuicios que rodean la primera vez y la herencia familiar pueden afectar, y mucho, a su sexualidad. “Comentarios como “te dolerá” o “una vez consiga lo que quiere, te dejará” están a la orden del día”, confiesa Valérie Doyen. Además del pánico al dolor también está la cuestión de la persona adecuada (el príncipe azul, el alma gemela) a quien entregar la virginidad. Algunas prefieren esperar hasta 30 años, o incluso más, y al final acaban idealizando la relación y la sexualidad.

Evitan enfrentarse a la realidad por miedo a equivocarse y por eso retrasan el momento lo máximo posible. Paralelamente, los medios de comunicación, el cine y la literatura X femenina transmiten mensajes erróneos sobre la “primera vez”, que se define por la pasión y el orgasmo. Son ilusorios, pero suscitan muchas presiones y angustia. Por ese motivo, un mal inicio puede causar un bloqueo duradero.

virgen a los 25

Desdramatizar y relativizar

“La primera vez es difícil para todo el mundo”, precisa la sexóloga. Es cierto que la torpeza puede conllevar dolor, y es normal. La sexualidad no es innata, como muchos quieren hacernos creer, y es que hay que tener en cuenta el aspecto relacional. Porque en ese preciso momento, el pánico puede jugarte una mala pasada. Si tu pareja se da cuenta de ese miedo, es posible que se sienta culpable. La búsqueda de la persona adecuada con quien compartir un amor infinito y una química particular es casi utópica.

Si ocurre, mejor que mejor; en caso contrario, no es nada dramático. Lo más importante, sin duda, es relativizar y confiar en tu propio cuerpo. Tengas 20, 25 o 30 años, la decisión es tuya. Sin embargo, si la primera vez se ha convertido en un obstáculo insuperable, consulta con un profesional. Este te ayudará a desdramatizar la situación y te proporcionará herramientas para superarlo.

La virginidad tardía también puede tener su origen en abusos o caricias sexuales no deseadas. En ese caso es fundamental acudir a un profesional para poder volver a gozar de una sexualidad plena. Por suerte, esta no es la razón más frecuente de la “virginidad tardía”.



ESPERO QUE LO HAYAN LEIDO Y NO BURLEN,POR LAS DUDAS CIERRO COMENTARIOS

No comments yet.

Leave a Comment