Facebook Twitter RSS Reset

Venezuela entrara en default

Venezuela caerá en default en 2016 porque no tiene fuentes de financiamiento

Deustsche Bank mantiene que Venezuela caerá en default para el 2016 al considerar que el país enfrenta una brecha de financiamiento muy grande para cubrir.

“El mercado en general ha sacado de los precios un evento de crédito en el 2015, pero un default sigue siendo nuestro escenario base en 2016 (…) la brecha de financiamiento simplemente sería demasiado grande como para llenar y las distorsiones probable evolucionen a un nivel más peligroso”, aseguró un informe del banco alemán reseñado este miércoles por la agencia Reuters.

Venezuela entró en recesión económica al final del 2014, luego que su PIB sufrió una caída consecutiva durante los primeros tres trimestres del 2014, además de que registró una inflación anualizada del 63.6% al mes de noviembre, la más alta de todo el continente.

Las alternativas para la obtención de liquidez han permitido distanciar las perspectivas de impago hasta el año próximo. Redacción Banca y Negocios- El riesgo de que Venezuela pueda enfrentar un evento crediticio de impago de deuda parece descartado durante el año en curso para el mercado global. Sin embargo, existen …

En la Venezuela actual existen similitudes en los fundamentos: la inflación se encuentra en los tres dígitos y la contracción del PIB para el año en curso se estima en -7.3 %. Asimismo, según la firma local Arca Análisis Económico, durante los próximos cinco años, el monto de la deuda externa se ubica en más de 43 millardos de dólares con una importante concentración entre los años 2016 y 2017. En estos últimos, los vencimientos de tres emisiones clave de la estatal petrolera y una de la República, Eleva los pagos hasta 9,88 millardos de dólares y $10,03 millardos, respectivamente



¿Qué pasa cuando un país entra en default o cesación de pagos?

Un país que quiebra económicamente, significa que entrará o podrá entrar en default o cesación de pagos. Esto es que no paga más sus obligaciones financieras. No paga sus deudas.

Un país quebrado puede tomar dos caminos para hacer frente a la situación. Un camino que afecta a sus acreedores (léase poderoso banqueros) y el otro camino que afecta a su población. Vemos que en el caso de Grecia se ha optado por el segundo camino.

Cuando se quiebra un país, sucede lo mismo que cuando se quiebra una familia o una empresa. El dinero se agota y hay que definir prioridades. ¿O se come o se pagan las deudas?

Cuando la decisión es comer y no pagar las deudas, se dice que el país ha entrado en default o cesación de pagos. No pagará las deudas a sus acreedores y estos llevarán la peor parte.

¿Qué implica para Venezuela un default de su deuda externa?

En el último trimestre del año, la República debe cancelar entre Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el Ministerio de Finanzas US$6.323 millones por vencimientos de deuda externa. Sobre el tema el presidente Nicolás Maduro aseguró la semana pasada que los recursos para cancelar estos compromisos ya están apartados y que el país continuará pagando a tiempo en el mercado internacional. Sin embargo en la última semana han surgido ciertos temores por parte de los inversionistas de que el Gobierno no pueda cumplir sus compromisos de pago de los bonos pautados.

De tal manera hemos querido escribir el siguiente artículo para aclarar ciertas dudas sobre un escenario de incumplimiento de pago y sus posibles implicaciones. Podemos adelantar que no consideramos probable que se dé esta situación, aun cuando esto implique que se retrasara pagar a las empresas del sector privado. Haremos especial hincapié en los costos que supondría que Venezuela caiga en default, y la importancia de que el Gobierno siga honrando sus compromisos.

¿No quiero o no puedo pagar la deuda? El default se puede definir como la suspensión de pagos por parte de un ente que había adquirido una obligación con un acreedor. Tanto los acreedores como los deudores pueden ser países o empresas, y la posibilidad de caer en un incumplimiento de pago depende de muchos factores.

Es importante que se haga una diferencia entre disponibilidad de pago y capacidad de pago. La disponibilidad de pago no depende tanto de los recursos que posean el Estado o la empresa, sino de la voluntad que tengan de pagar. Por otro lado, la capacidad de pago está directamente relacionada con la “riqueza de un país” (recursos disponibles para pagar), por lo que a menores recursos mayor es la probabilidad de hacer default.

Cabe destacar que la voluntad de pago del Gobierno actual y pasado ha mostrado un comportamiento favorable, incluso en períodos más duros, como en el del paro petrolero de 2003.

El cuento no termina ahí: otras razones para no dejar de pagar. Actualmente alrededor de 63,6% de la deuda pública es interna y está denominada en bolívares, y es probable que aumente en lo que resta de año. Dado que una proporción importante de los ingresos fiscales del Estado venezolano están denominados en dólares, el Gobierno tiene la posibilidad de acudir a una devaluación para así reducir el monto de la deuda interna medida en dólares. Esto es lo que popularmente se llama “licuar” la deuda.

Otro punto a tener en cuenta es la necesidad de recursos que tiene Pdvsa para desarrollar los diversos proyectos que tiene planeados para aumentar su producción. Si se cae en un incumplimiento de pago, se cerrarían los mercados a la estatal petrolera o la República, lo que retrasaría o paralizaría dichos proyectos.

También el Gobierno mantiene una cantidad de recursos en fondos extraordinarios (US$ 9.300 millones a julio de 2014), y esto apuntala su capacidad de pago. En este último punto es importante señalar que la disminución en los últimos meses de los recursos del Estado (así como la disminución en la asignación de divisas) es un indicio de que el Gobierno asignará recursos a los compromisos externos próximos a vencer.

Para Ecoanalítica no hay duda de que se realizará el pago a finales de este año. No obstante el país seguirá enfrentando una grave crisis debido a la contracción de la economía y a los altos niveles de escasez e inflación, consecuencia de un modelo económico que ha destruido el sistema de precios relativos. Por lo tanto, el escenario económico seguirá empeorando si no se toman los correctivos necesarios, ausentes hasta la fecha.

Ahora, que si el país no paga, es decir entra en default, ¿Qué puede pasar? pues no lo prestan más dinero, lo cual no suele ser negativo, ya que un país endeudado, el dinero que le prestan solo alcanza para pagar sus deudas, pero como no las pagará, no hay problema, con los pocos ingresos propios que obtenga será suficiente para atender dignamente a su población como en efecto lo hizo Islandia, ese pequeño país europeo del que nadie habla porque temen que alguien se le ocurra seguir su ejemplo. Una familia que gana un salario mínimo y no paga sus deudas, no le prestarán más dinero pero con ese salario mínimo puede sobrevivir, pero si destina ese salario mínimo a pagar las deudas, sencillamente no podrá comer, de modo que siempre será mejor no pagar antes que no comer.

No comments yet.

Leave a Comment