Facebook Twitter RSS Reset

¿Usás anteojos? Entrá que te saco de un apuro a futuro

El truco que te permite ver bien sin necesidad de gafas

¿Usás anteojos? Entrá que te saco de un apuro a futuro



¿Te has dejado las gafas en casa y necesitas leer un importante documento? ¿Te has metido en la cama y no te apetece levantarte para coger los anteojos?

¿Te has dejado las gafas en casa y necesitas leer un importante documento? ¿Te has metido en la cama y no te apetece levantarte para coger los anteojos y mirar el móvil? Un vídeo producido por Audible y Minute Physics, que se ha popularizado en las redes sociales durante los últimos días, ofrece una sencilla pero eficaz solución, basada en el funcionamiento de nuestro ojo y, a pesar de ser completamente lógica, resulta sorprendente.

Basta con cerrar nuestra mano haciendo un pequeñísimo círculo como si se tratase de un catalejo, ponerlo delante de nuestro ojo y mirar, para que de repente, todo aquello que inmediatamente antes parecía fuera de foco, de improviso vuelva a aparecer nítido. Aquellos que necesiten gafas pueden probarlo con este mismo artículo; si bien no será lo mismo, apreciarán de forma mucho mejor las palabras aquí escritas.

No importa cuántas dioptrías tengas; el efecto será muy parecido, y también puede llevarse a cabo con agujeros en superficies de papel, por ejemplo. Es algo muy semejante a lo que hacemos de forma instintiva cuando entornamos los párpados para ver algo que se encuentra a lo lejos.

Gracias a los músculos de nuestro ojo, que se encargan de ajustar el cristalino, podemos enfocar a una distancia u otra

Sorprendente, aunque de utilidad limitada, en realidad este efecto, conocido como estenopeico, se basa en un principio semejante al que emplean las gafas o las cámaras fotográficas, pero también nuestro propio ojo a la hora de conformar las imágenes en nuestra retina. ¿Por qué este círculo parece realizar dicho efecto mágico sobre nuestra vista?

¿Usás anteojos? Entrá que te saco de un apuro a futuro

Así funciona la visión

Como explica el propio vídeo, somos capaces de ver porque hay luz que se refleja y es absorbida por los diferentes objetos en los que impacta, permitiéndonos percibir la forma, el volumen y el color de los objetos. Cuando la luz penetra en el ojo, atraviesa la córnea, la pupila y el cristalino, y llega a la retina, donde se conforma un impulso nervioso que, después de atravesar el nervio óptico, es interpretado por el cerebro, lo que da lugar a las imágenes que vemos.

¿Qué ocurre con aquellas personas que sufren de miopía o hipermetropía? Que la lente convexa o cristalino, que permite que la imagen se forme en la retina no funciona como debería, lo que provoca que los rayos de luz converjan en un punto focal situado antes de la misma (como le ocurre a los miopes) o detrás de la misma (como ocurre con la hipermetropía). Las gafas sirven para contrarrestar dicho efecto, y conseguir que los rayos de luz converjan en la pared retiniana.