Facebook Twitter RSS Reset

Una Superluna no tan super

Una Superluna no tan super

El 14 de Noviembre tendremos la Luna llena más cercana de los 69 años.

Una Superluna no tan super

Se la conoce como la “Superluna”, aunque no deja de ser un término algo equívoco, que dota a este fenómeno, en nuestra imaginación, una magnitud visual muy superior a la que tiene. Y con ello puede causar decepción a quienes, dejándose llevar por el entusiasmo de los medios, esperan ver algo excepcional. Es algo que tener claro: la próxima Luna llena no será para nuestros ojos muy diferente a cualquier otra. Ciertamente, datos en mano, tendrá un tamaño aparente y brillo superior a lo habitual, pero lejos de ser algo que podamos percibir de forma evidente. Eso ya queda para los astrónomos y los diversos observatorios.

Una Superluna no tan super

Dejando claro este punto, no deja de ser una oportunidad para conocer un poco más la órbita lunar. ¿Qué se conoce como Superluna? Básicamente el momento en que la fase llena coincide con el Perigeo, el punto más cercano a La Tierra de su órbita, que lejos de ser plenamente circular es más bien una elipse. Tanto el Perigeo como el Apogeo (punto más lejano) se desplazan, por lo estas coincidencias sólo ocurren cada cierto tiempo, y eso es precisamente lo que ocurrirá el 14 de Noviembre, cuando se encontrará a solo 356.508 Kilómetros de distancia, casi lo más cerca a lo que puede llegar. No del todo, ya que el Perigeo se producirá exactamente 2 horas y 37 minutos antes de la Luna Llena exacta, pero a efectos prácticos es irrelevante.

Una Superluna no tan super

Evidentemente tal cercanía tendrá algunas consecuencias, aunque no en el firmamento sino en las mareas oceánicas. Estas se repiten siguiendo el movimiento de La Luna, con subidas cuando se encuentra en fase llena y nueva, y bajadas en los cuartos crecientes y decrecientes. Y como esta primera llegará en un momento de especial cercanía, este fenómeno será especialmente intensa: a una marea inusualmente baja le seguirá, unas 6 horas más tarde, por la marea inusualmente alta. No es dificil entender el motivo. Con La Luna un 14 por ciento más cerca en el perigeo que en el apogeo, su influencia en las mareas será un 48 por ciento más intensa. Si en algunas costas eso coincidiera con algún temporal eso podría generar problemas.

Una Superluna no tan super

En todo caso, aunque realmente no implique cambios visuales en su aspecto realmente destacables, una Luna llena es siempre un espectáculo digno de disfrutarse si se dispone de cielos despejados y limpios de contaminación. No tendremos otra tan cercana hasta el 25 Noviembre de 2034, aunque en el fondo, y como ya hemos visto, solo sea un dato estadístico y no algo que tenga implicaciones reales en nuestra percepción visual.

Una Superluna no tan super
La “SuperLuna” comparada con una Luna llena en la situación opuesta, cuando se encuentra en su punto de máximo alejamiento. La diferencia es palpable, aunque no espectacular. Y si se la compara con una a distancia intermedia, esta es aún menor. No debemos esperar, por tanto, nada diferente a lo que vemos habitualmente.

Una Superluna no tan super
Un efecto más real es sobre las mareas. Estas son altas cuando Tierra, Luna y Sol están más o menos alienados, y bajas cuando no es el caso y nuestro satélite se encuentra en fase creciente o decreciente, ya que su tirón y el del Sol se anulan mutuamente, al menos en parte (el de nuestra estrella es sólo la mitad de intenso). Si un momento de alineación, tanto en fase nueva como lleva, coincide con el perigeo lunar, las mareas pueden ser inusualmente intensas.

Una Superluna no tan super
Letra chica: aunque comentar es lo que se prefiere, los comentarios que desvirtúen serán borrados.

No comments yet.

Leave a Comment