Facebook Twitter RSS Reset

Una iglesia mexicana sumergida vuelve a aparecer tras sequía

La falta de lluvia ha vuelto a dejar una imagen impresionante en el Estado de Chiapas. El templo de Quechula, construido en el siglo XVI, lleva sumergida desde 1966 (momento en el que se terminó de construir la presa de Malpaso en el cauce del río Grijalva, siendo el segundo más grande de México). Este río de 600 kilómetros de longitud ha sido afectado este año por el fenómeno de El Niño, provocando que en la región llueva menos de la mitad de lo que suele ocurrir todos los años.



Esta carencia de agua ha sido la causante de que el nivel del río haya ido disminuyendo desde el pasado mes de mayo, llegando a encontrarse en un estado crítico. Los expertos aseguran que la iglesia de Quechula sólo se puede ver cuando el nivel baja de 25 metros, y la última vez que sucedió esto fue en el año 2002. En aquella ocasión los devotos pudieron incluso caminar dentro

del templo, oficiando una misa entre las paredes cubiertas del lodo seco.