Facebook Twitter RSS Reset

Un Rayo partido

Tragedia en el Ascenso: Claudio Flores, juvenil de Muñiz, se descompensó en pleno entrenamiento y, ya en el hospital, falleció. Se habría tratado de un paro cardiaco. La Primera D, de luto.

Un Rayo partido

Una vez más, la desgracia volvió a hacerse presente en el fútbol nacional. Y, en esta ocasión, con un resultado trágico más que nuevamente golpea a la más chica de las divisionales del ascenso argentino directamente afiliado a la AFA: en la mañana de este viernes, Claudio Flores, un juvenil recientemente subido a la Primera División del Club Social Cultural y Deportivo Muñiz, falleció en el hospital de Hurlingham luego de descompensarse en plena práctica.

El pibe (tenía 16 años) pintaba como una de las apuestas del Rayo Rojo para el torneo venidero de la Primera D: marcador de punta por izquierda con gran proyección, fue subido a la Primera para trabajar con el plantel principal ya que el entrenador Marcelo Laguilhon veía grandes condiciones en él. Pero la fatalidad, una vez más, arruinó los planes de un club que fue marcado históricamente por más desventuras que satisfacciones a nivel deportivo. Aunque, claro está, cualquier estadística queda reducida a nada ante el fallecimiento de un jugador (como de cualquier ser humano).

Según trascendió, Tuky (tal como lo apodaban) se encontraba realizando fútbol reducido con la mitad del plantel cuando, en un momento dado, se agachó para atarse los cordones de los botines. Ahí comenzó la pesadilla: ante los gritos de auxilio de sus compañeros, el lateral cayó hacia atrás totalmente desvanecido. Ante la desesperante situación, el resto de los jugadores intentaron reanimarlo dándole aire y, presuponiendo que se trataba de un ataque de epilepsia, trataron de evitar que la lengua “se le vaya para atrás”, tal como expresó Facundo Romero, uno de los referentes del plantel. “Era inexplicable, no se podía entender qué pasaba”, comentó el mencionado jugador.

Tras ello, la circunstancia se desarrolló bajo un protocolo tradicional (ante la imposibilidad de conseguir rápidamente una ambulancia): Flores fue trasladado en un auto particular al Hospital San Bernardino de Hurlingham (Muñiz se entrena, actualmente, en el polideportivo del mencionado partido) para recibir la pertinente atención médica. Y, según trascendió, el médico que lo recibió constató de que se trataba de un paro, por lo que trataron de reanimarlo. Pero lejos de poder conseguirlo y 20 minutos después de haber ingresado al mencionado nosocomio (la trama ocurrió entre las 10.30 y 11 de la mañana), llegó la peor noticia: producto de dos nuevos paros cardíacos, el pibe había perdido la vida. “No lo entendemos. Teníamos la fe de que todo iba a salir bien y que sólo era una descompostura. No lo podemos creer”, tiró Romero.

No comments yet.

Leave a Comment