Facebook Twitter RSS Reset

Un policía iba conduciendo mientras llovía De pronto se topó

Un policía de Kansas, llamado Steven Sandusky, conducía su patrulla en un día de fuerte tormenta. Él iba por la carretera cuando se dio cuenta de que había algo extraño a un lado del camino. Se acercó y vio que era un pequeño ciervo desorientado, el cual hacía intentos para saltar la barrera y volver al bosque. El animal estaba a punto de colapsar, así que el sargento supo que debía hacer algo para ayudarlo.

Sandusky se bajó del coche, fue hacia el ciervo y lo guió con su herramienta policial. En un principio pensó que podía tener la pierna rota, pero en realidad la tenía atorada en un agujero de drenaje. Todo resultó bien. El animal confió en el sargento y pudo volver a su hogar. En el video puedes ver cómo se desarrolló el incidente: