Facebook Twitter RSS Reset

Un invento español para sujetar tornillos



Un invento español para sujetar tornillos mientras se hacen labores de bricolaje



La herramienta incorpora un imán y una goma que se adapta a la punta del destornillador y facilita trabajar con una sola mano

Un invento español para sujetar tornillos

Atornillar con las dos manos ya es posibles gracias a un nuevo invento español, el Micaton. La herramienta sirve para sujetar tornillos, claves y tuercas mediante un potente imán para así dejar la otra mano libre. El invento «made in Spain» se utiliza como complemento de cualquier destornillador o punta de atornillas. Además, al estar construido sobre un cuerpo flexible permite atornillar hasta el final sin dañar la superficie.

Los inventores, Michael Pérez y Luis Vaamonde, idearon el producto con el objetivo de evitar la incomodidad de necesitar las dos manos para atornillar o desatornillar. «Llevamos más de 10 años desarrollando patentes de herramientas y tras visitar muchas ferias del sector apostamos por este invento tan útil como necesario. Además es una herramienta económica, fácil de fabricar y que se adapta a cualquier destornillador que tengamos en casa por lo que no necesitamos comprar nada extra», explica Pérez.

Un invento español para sujetar tornillos
Un invento español para sujetar tornillos mientras se hacen labores de bricolaje

«En el mercado existen artilugios similares, pero la novedad de Micaton reside en su potente imán de neodimio y en la estructura de goma que presenta, capaz de absorber impactos y permitir un atornillado eficaz en cualquier tipo de superficie sin provocar daño alguno», puntualiza Vaamonde.

La empresa MICATON® Ergonomics nació en 2010 en un pequeño taller casero dos inventores realizaron cientos de pruebas hasta dar con un producto competitivo y sobretodo útil para el bricolaje. Estos dos jóvenes inventores, ingenieros por la Universidad de Vigo, también tienen patentes de otras herramientas y artilugios como el mango de un destornillador, una gama de puntas o un «grip» (adaptador ergonómico) para escribir.