Facebook Twitter RSS Reset

Un día de p… en la antigua Roma I

La poesía puede aparecer así, súbitamente, donde menos lo esperamos.

Ya fundamental y arraigada como un árbol, ya temblorosa y leve como una corola.

Fuerza y tiempo, resplandor e imagen.

La poesía, al igual que Dios, está en todas partes.

Un día de putas… en la antigua Roma I

Ahora ya nunca podrás decir que no has estado en un lupanar… en la casa de Arvina.

Un día de p… en la antigua Roma I

En cambio, sí que me quedó marcada la primera vez que yací a solas con una mujer.

Fue poco después del primer y desastroso envite.



Que congoja pasé.

Un tarde ociosa de verano nos juntamos a la sombra de los soportales del Foro mi amigo Labieno, Emilio y yo con mi hermano Lucio, que nos sacaba dos años, y uno de sus compinches de farra, un tal Publio Quintilio Albo, un chaparro y rubio hijo de inmigrantes galos.

El caso es que mi hermano y su colega nos convencieron sin demasiada presión para que fuésemos todos juntos a un lupanar fuera de los muros.

Aquel burdel de renombre estaba cerca del puente del molino y era casa de muy mala fama en los círculos sociales valentinos.

Su maléfica notoriedad venía dada porque más de un casto e impoluto magistrado era cliente habitual de aquella villa misteriosa.

Un día de p… en la antigua Roma I

Era una amplia domus de varios passuum de fachada, sin ventanas y con un portalón de estrecha mirilla en medio de un cuidado huerto de acelgas y lechugas.

Después de tocar mi hermano dos veces la aldaba y decirle una frase ininteligible al esclavo que se asomó por el ventanuco, los goznes del portalón chirriaron quedamente y pasamos al vestíbulo.

Una estatua de tamaño natural de Venus, diosa de estas ocupaciones, presidía la sala.

El timorato y afeitado sirviente nos llevó hacia el soportal del atrio, el lugar más fresco de la casa en el que varios bancos estaban dispuestos para recibir a los clientes.

Nos acomodamos en los mullidos asientos.

Un día de p… en la antigua Roma I

El porche estaba decorado con maceteros de terracota con setos de murta decorados con relieves geométricos y sus paredes encarnadas exhibían explícitos frescos de amantes en plena faena.

Me quedé abobado pasando la vista de fresco en fresco viendo las diferentes poses de las parejas allí representadas.

Un día de p… en la antigua Roma I

Al momento una esclava muy sugerente nos ofreció una jarra de vino fresco muy rebajado que no pudimos rechazar.

Un grupito de tres chiquillas se colocó en una esquina portando arpas, címbalos y flautas y comenzó a entonar melodías.

Eran muy jovencitas para la profesión.

Seguramente la dueña de la casa de lenocinio las habría comprado recientemente para ir preparándolas en las artes amatorias.

Un día de p… en la antigua Roma I

Además, en toda variada clientela siempre encuentras algún vicioso con una buena bolsa de ases arsetanos dispuesto a vaciarla sin ningún reparo con tal de estrenar jovencitos.

Mientras la linda muchacha, peinada con arte y perfumada en abundancia, escanciaba el contenido de su vasija apareció una gruesa matrona ya entrada en años, de rotundos pechos surcados por venas y compleja peluca cobriza, que nos dio su más efusivo recibimiento.

Un día de p… en la antigua Roma I

Me parecía increíble cómo no tenía descolgados semejantes pechos tan redondos y amenazantes.

Tiempo después descubrí el truco del strophium(el primer “cruzado mágico” de la Historia; consistía en unas tiras de cuero suave que realzaban el busto femenino.

También se usaban las mamillare, una especie de faja que sostenía los senos) al gozar de los encantos de una de sus pupilas que iba tan bien armada como su señora.

¡Bienvenidos a la casa de Servia Vitruvia Arvina!

Pero, por la casta y pura Vesta, ¡Que ven mis ojos! Cinco muchachotes estupendos – dijo la oronda alcahueta repasando con su mirada de batracio al grupo entero – Estoy seguro que alguno de vosotros sois nuevos en mi casa… ¿Qué podría ofreceros para deleitar vuestros sentidos?

Un día de p… en la antigua Roma I

Muéstranos tu oferta, querida Arvina.

Me han hablado muy bien del género de tu casa – le respondió el compinche de mi hermano –

Así es, jovencito.

Tengo verdaderas maravillas.

Este no es uno de esos prostíbulos infectos del puerto de Saguntum, es una reservada casa de citas para clientes selectos… ¡Atelo! Castrado perezoso…

Vamos, a qué esperas, pasa estos clientes a los triclinios – le regañó al esclavo que nos había atendido tras darle un coscorrón. Después dio dos sonoras palmas y se colocó bien la prieta y sólida túnica faja que soportaba el peso de su inmenso busto –

Como deseéis, Dómina – respondió sumiso el enjuto individuo dirigiéndose con toda celeridad hacia una de las estancias del atrio –

Un día de p… en la antigua Roma I

Al instante aparecieron desde varios de los cubículos adyacentes una nutrida variedad de jovencitas y jovencitos.

Ellas, unas muy jóvenes y otras ya maduritas, iban vestidas con finísimos peplos de lino setabense, estaban maquilladas con todo tipo de exóticos bálsamos y alguna que otra tenía teñido el cabello con pasta de sebo y ceniza.

Un día de p… en la antigua Roma I

Aquellos insinuantes y sugerentes vestidos dejaban translucir las areolas coloreadas que coronaban sus tersos bustos y los ensortijados encantos de sus entrepiernas.

Los tres efebos barbilampiños lucían sus cuerpos juveniles untados en aceites aromáticos y cubrían sus miembros con un escueto y simple taparrabos.

Fuentes:

Wiki

http://interesantesbiografias.blogspot.com/2011/06/un-dia-de-putas-en-la-antigua-roma.html

Nota:

Todas las fotografías son propiedad de sus respectivos dueños.

Todas las fotografías que aparecen en esta página Web son para uso no comercial.

Las imágenes que se ven son extraídas en su mayoría de Internet a los efectos meramente ilustrativos de las entradas como así otras que componen el entorno de la publicación.

No se pretende violar ningún derecho de autor si alguna de ellas tiene derechos reservados como algún texto favor comunicarse y se procederá a quitarla.

Nos colocamos bajo la protección del artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París

No comments yet.

Leave a Comment