Facebook Twitter RSS Reset

Un Argentino que salio a ganar y no la pecheo

Un Argentino que salio a ganar y no la pecheo

EL HIJO DE INCLUDE DESATÓ LA FIESTA ARGENTINA EN LA GÁVEA CON SU TRIUNFO EN

EL LATINOAMERICANO

RIO DE JANEIRO, Brasil – Fue inolvidable, un momento sublime e irrepetible. Las ilusiones y los

sentimientos previos se transformaron en gritos de aliento en esa recta interminable y

esquizofrénica, y terminaron en el “¡Argentina! ¡Argentina!” de batalla cuando Don Inc y Jorge Ricardo hicieron realidad el sueño de ganar el Gran Premio Latinoamericano Longines (G1-2000 m,césped) muy cerca del disco.

El festejo, emocionante, mezclóperfectamente largo tiempo de sinsabores, y tuvo mucho de revancha hípica. Todos lo sabemos: para nuestro país ganar la Copa Libertadores del turf es un ítem que cuesta

un Perú tildar.

Hubo, para que todo fuera posible, un trabajo en equipo sin  suras, humilde y con enormecompromiso y sacri cio. Hecho para ganar. Carlos D. Etchechoury y su don para entrenar caballos de carrera; la tarea de la gente del stud; de Hernán Gasibe comoencargado de todo mientras llegaban los jefes; y ni que hablar de Jorge Antonio Ricardo, el jockey fabuloso, el carioca querible y amado, el ídolo, que sacó provecho de su experiencia en casa para llegar a su sexta victoria en lo particular y

proporcionarle a la Argentina el quinto trofeo en el Latinoamericano.

Hubo, claro, también un caballo en alza, de proyección importante y que en su segunda temporada

empieza a pagar con victorias delas grandes los sueños que generó en 2015cuando, por ejemplo, secundó a Hi Happy (Pure Prize) en el Carlos Pellegrini (G1).

Porque Don Inc fue tozudo, infatigable, prepotente, aún cuando hasta él sabe que 2400 metros le caen mejor que los 2000. Para el zaino del Stud Las Monjitas en el Latinoamericano no existió pared que pudiera detener su fe inquebrantable apoyado, como se dijo, en el eterno Ricardinho, al que jamás veremos darse por vencido, como esta vez. Dijo bien el relator oficial: “Súper Ricardo, un fenómeno, elmonstruo sagrado de Gávea”.

Absolutamente cierto todo.Don Inc tuvo un desarrollo dibujado. Aprovechó ciento por ciento la suelta interna para moverse quinto durante la primera mitad, y comenzar a mejorar abierto desde

los 900 metros  nales. Adelante, Quiz Kid (Forestry), otro de los argentinos, marcaba elritmo.

El líder resistió hasta la mitad del último codo, cuando Daniel Boone (Wild Event), una de las grandes esperanzas locales, lo superó sacándolo de carrera, en una maniobra desleal, espantosa, para castigar duramente del jockey Valdinei Gil, que no tuvo otra intención que averiar al líder (lo consiguió,

pues Quiz Kid terminó todo cortado en sus manos) cuando echó adentro violentamente, obligando a Altair Domingos a levantar.

Ajeno, Jorge Ricardo empezó a trabajar en las riendas de Don Inc al llegar la recta  final, cuando Universal Law (Christine’s Outlaw) relevaba a Daniel Boone al frente. Lo del crack carioca fue extraordinario, exigió y exigió cargado de fe desde allí hasta el disco, incluso, aunque en un momento pareció que no llegaría a llevarse el premio mayor. capaces hasta de desplazar al mismo Corcovado,

Esa insistencia del jockey, conjugada con la valentía del hijo de Include que se crió en La Biznaga terminaron por consagrarse en las postrimerías de la prueba, quebrando por medio largo a Universal Law, con Some In Tieme (Shirocco) en tercero a idénticomargen, aunque ascendiendo luego una

posición en el marcador o cial pues fue molestado por su compatriota. Daniel Boone completó a la cabeza la pierna local que custodió la clase del argentino. Por primera vez en seis ediciones Brasil cayó de local en el Latino, toda una de nición. Quiz Kid y Harlan’s Blue (Harlan’s Song), los compañeros de aventura del ganador, quedaron de los últimos.

Don Inc y Jorge Ricardo fueron los actores principales de una verdadera obra maestra; aquelló que hace doce meses se escapó en Palermo con el agónico éxito del peruanoLiberal sobre el recordado Dont Worry (Sultry Song) ahora ya es sólo un recuerdo.Como con Latency (Slew Gin Fizz) en 2007, la Argentina alcanzaba otra vez la gloria

Un Argentino que salio a ganar y no la pecheo