Facebook Twitter RSS Reset

tus verdaderas almas gemelas

¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo? – Cicerón

Rodeados unos de otros pero con un temor de mostrarnos como somos: humanos imperfectos que cometen errores y aciertos, llenos de defectos y virtudes. Cada uno bello en su imperfección, aquella que no todos aceptan o comparten, muchas veces ni siquiera toleran; pero hay alguien o incluso un grupo de personas que consiguen duplicar alegrías y dividir angustias.

Nuestros amigos son esas personas con las que nos permitimos mostrarnos sin censura y que aun en el peor de los momentos, sabemos que están ahí y los podríamos llamar incondicionales. ¿Por qué? Aquí hay algunas razones que sustentan dicho pensamiento.

A su lado se crean recuerdos

tus verdaderas almas gemelas

amigas peligro

Una amistad comienza como un lienzo en blanco: dos personas se conocen y poco a poco comienzan a revelar colores, sensaciones y sentimientos. Como el arte, una amistad no es para entenderse o cuestionarse, simplemente se siente, se aprecia y se procura. De la mano de nuestros mejores amigos creamos recuerdos que perduran en nuestra memoria y nos hacen crecer; cada uno de ellos nos forma como personas.

Confías en ellos y ellos en ti

tus verdaderas almas gemelas

amistad amigos

Tu primer beso, tu primera vez, la peor pelea con tus papás, ¿quién fue la primer persona a la que le contaste? Los amigos son aquellos a los que no puedes esperar para decirles lo maravillosa que estuvo tu cita, la pena que sentiste al golpearte con un cristal frente a mucha gente, o lo rico que comiste a media tarde. Se vuelven nuestros más grandes confidentes porque sabes que tienen un interés genuino por ti y lo que ocurre en tu vida. Sin confianza no hay amistad y cuando le asignamos a alguien el título de amigo, es porque existe una certeza en la relación que deriva de un respeto indiscutible.

La distancia no rompe amistades

tus verdaderas almas gemelas

amigos amistad hombres

Pueden pasar meses, incluso años, pero cuando sucede el reencuentro parece que nunca estuvieron separados. La vida nos lleva por caminos distintos, ciudades o incluso continentes que nos separan, pero eso no significa que se rompan. En la misma colonia o en distintas zonas horarias, basta una llamada telefónica para ponerse al tanto, escuchar ese consejo que tanto hacía falta, llorar o reír sin parar por todo lo que ha ocurrido. A una verdadera amistad no la separa la distancia.

Te permiten ser tú mismo, sin censura

tus verdaderas almas gemelas

amigas mujeres

Revelar secretos, compartir historias, bailar y cantar sin pena, reír sin parar, conversar sin tabús.

A diferencia de muchas relaciones de pareja, una verdadera amistad no requiere de alinear nuestra personalidad con otra. No existe la necesidad de pertenecer o querer gustarle a alguien, y es esa falta de tensión la que convierte al amor de amigos en un sentimiento aún más puro y duradero que el amor carnal. Como dicen por ahí, un amigo es aquel que nos permite ser nosotros mismos, y a pesar de conocernos sin tapujos, nos aceptan y quieren.

Por Carla García junio 6, 2016

No comments yet.

Leave a Comment