Facebook Twitter RSS Reset

Tu mente te engaña

Estoy convencido, que cuando realizas una escultura, lo normal es que poco a poco, después de que encajes la figura y las proporciones estén casi listas, empiezas a enamorarte de lo que tienes, tu escultura va siendo cada vez más bella y tú muy orgulloso. Sin embargo, a todos nos ocurre, que para hacer un seguimiento del proceso creativo, generalmente hacemos fotos a la figura, observando que lo que vemos por la pantalla de la cámara no es exactamente lo que tú ves en la realidad. ¿Cómo es posible? Pues todos le echamos la culpa a la luz, a la lente de la cámara, la deformación que se produce al no tener un trípode…etc. Y si, tenemos razón, todos esos factores influyen en nuestras fotos, pero hay algo que nadie te ha dicho. Y es que tu mente te engaña.

Después de mucho estudiar y leer todo lo relacionado con el arte, al final acabas leyendo libros científicos porque el Arte Plástico es una ciencia, como ya demostraron los grandes autores del Renacimiento como Durero por ejemplo. Y podíamos hablar durante horas y más exacto por este medio, durante páginas y páginas acerca de la Percepción Humana. Y sobre las diferentes teorías que se han llevado a cabo a lo largo de la historia. Sin duda alguna, es apasionante hablar de la teoría de la Gestalt, la Empirista o incluso la Religiosa, pero por abreviar te hago una pregunta:

Cuando vas por la calle y estás centrado en tus cosas ( tu pareja, el proyecto que tienes que entregar, tu madre que te riñe porque no la llamas…) ¿cómo es posible que al mismo tiempo de estar visualizando todo esa información en tu mente, también puedas observar y analizar lo que ocurre alrededor de ti a tiempo real? es decir, de repente pasa un chico en bicicleta con el pelo rojo un pirsin en la oreja y con botas altas, que pisa un charco y una gota salpica a un arbusto donde hay hormigas que se llevan a un insecto muerto para su hormiguero. Y al mismo tiempo pasa un coche blanco, un Nissan Qasqai de cinco puertas que lleva de copiloto a una mujer enfadada hablando por el móvil…..¿vaya locura no? Esto es tan cierto como que me llamo Jorge, jejeje.

Cuando miramos una escena se puede decir que solo vemos una pequeñísima parte de las cosas y la otra parte recurrimos a archivos mentales para completar la información sin que nuestra mente se canse…pues esta lo que quiere es ahorrar energía y esfuerzo. Nuestra mente procesa lo imprescindible y deja que nuestro archivo mental complete lo necesario para entender la situación.

¿ Y cómo relaciono esto con la escultura? Pues ahí voy.

¿Qué son los archivos mentales? Pues podría decirse que es la información que maneja nuestro cerebro para reconocer algo. Generalmente es la silueta, la forma más reconocible y es la que usamos para entender lo que ocurre. Por ejemplo, si os pregunto que os imaginéis la cabeza de un caballo y que la representéis lo más rápido posible, sin didu muchos coincidiremos con este dibujo:

Tu mente te engaña
Desde niño te enseñan a representar un ojo una forma simple y generalizada . Tu imagen mental de ojo es esta especie de almendra con un punto negro en el centro.

Tu mente te engaña
Y en tus primeros intentos con la escultura este gráfico mental se antepone a tu modelo, lo que suele dar como resultado algo parecido a esto:

Tu mente te engaña
Sin embargo, tu crees que tu escultura es correcta, ya que tu cerebro corrige lo que tu estás viendo y lo asocia a tus archivos mentales, generando así una homogeneidad y equilibrio. Eso también ocurre con las simetrías y proporciones, tu cerebro te hace ver lo que reconoce, llegando a corregir las formas de tu escultura, de ahí que cuando haces una foto ésta representa lo que hay.

Por todo esto, os recomendaré algunos consejos para que podáis mejorar en muy poco tiempo.

VER NO ES LO MISMO QUE OBSERVAR.

Así como no es lo mismo oir que escuchar, ver no es lo mismo que observar. Esto último conlleva el análisis de la forma. Con lo que te recomiendo realizar ejercicios que te ayuden a observar detenidamente, para ello no vayas a recurrir a realizar una obra de tamaño completo, quédate con un ojo, con una oreja, una mano…Pequeñas porciones con formas complejas y por favor, no recurras a tus archivos mentales, observalas, tócalas si puedes y luego represéntalas.

UTILIZA TU CÁMARA.

Exacto, cada vez que termines una jornada de tu trabajo del modelado, fotografíala, imprime y redibuja sobre ella aquellos posibles errores de simetría, proporciones y medidas volumétricas. Esto te ayudará a mejorar en muy poco tiempo.

Muchos escultores, incluyen el espejo como apoyo, es decir, trabajar siempre con un espejo para que sea este quien nos diga si la simetría es correcta o no. Para mi es muy engorroso, y me da dolor de cabeza, con lo que prefiero trabajar sin él, basándome solo en mi percepción y la ayuda de algún instrumento de medida. Y luego reirme cuando imprimo las fotos y veo todos los errores.

Espero que os guste este artículo y os ayude con vuestros proyectos. Un saludo.

No comments yet.

Leave a Comment