Facebook Twitter RSS Reset

Tu indiferencia me duele.

Por favor, no me hagas sentir que el motivo por el que me entristezco es una tontería, no desvíes el tema o me des a entender con tus gestos que no te importa lo que pienso. No utilices tu sonrisa burlona y exclames argumentos al azar. Tu indiferencia me duele ¿no lo entiendes?

Tu indiferencia me duele.
Es muy difícil estar con alguien que a veces está y a veces no, aun cuando le tienes a un lado. Es difícil querer tanto a una persona que al parecer, jamás se ha enamorado. Es difícil y aun así me atreví, duele demasiado y sin embargo sigo aquí… esperando ansiosa a que un día demuestres que jamás quieres perderme.

Tu indiferencia me duele.
Pero, no sé lo que piensas… y me resulta demasiado difícil tomar una decisión. ¿No te das cuenta? Sé que notas cuando mis ojos se humedecen al esperar tanto y obtener nada. Sé que notas cuando necesito un abrazo y un beso que calmen mis nervios… y aun así te mantienes distante.

Tu indiferencia me duele.
Odio la cobardía que me asecha cada que imagino ponerle fin a esto, pero odio también seguir en espera de aquella parte de ti que no teme en mostrarme cuánto me quiere, si es que de verdad es así.

Tu indiferencia me duele.
¿Cuánto más tendré que esperar? ¿Acaso seguirás dándome muestras de amor a cuentagotas? ¿Qué tiempo debe pasar para que quieras mostrarme que si te mantienes a mi lado, es por una razón más fuerte que el simple hecho de tener compañía?

Tu indiferencia me duele.
Te quiero, te quiero y algo más… pero tengo mucho miedo de cansarme, temo despertar un día y darme cuenta de que lo que sentía murió de hambre.

Tu indiferencia me duele.
Y si jamás lograré despertar realmente algo en ti, no seas egoísta y dímelo… para poder marchar con el rostro en alto, aunque duela.

Tu indiferencia me duele.

No comments yet.

Leave a Comment