Facebook Twitter RSS Reset

Tratado de Alianza Defensiva, según chileno Bulnes [Parte1]

Tratado de Alianza Defensiva, según chileno Bulnes [Parte1]

Gonzalo Bulnes Pinto.(1915) Hijo de Manuel Bulnes, presidente de Chile, y sobrino de Anibal Pinto, presidente de Chile cuado estallara la Guerra del Pacífico.

En el prolongado debate sobre las causas de la llamada Guerra del Pacifico sorprende la insistencia de los chilenos en señalar como causa principal el Tratado de alianza defensiva suscrito entre Perú y Bolivia.



Según la tesis chilena esta se hizo en contra de Chile; una confabulación o conspiración que trataba de ser trinacional (Perú, Argentina y Bolivia) tramada por los auspicios peruanos del gobierno de Manuel Pardo.



Aunque sostenida con anterioridad esta tesis es en buena parte obra del historiador chileno Gonzalo Bulnes Pinto quien escribiera la que para los chilenos es la obra más completa y documentada sobre el tema, editada en 1911 en tres tomos como respuesta a los textos peruanos de Mariano Felipe Paz Soldán (Narración Histórica sobre la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia) y la del italiano Tomas Caivano. 

El tema es visceral para Bulnes siendo hijo de Manuel Bulnes, quien fuera presidente de la república de Chile y que comandara las fuerzas aliadas en la guerra contra la Confederación; y sobrino de Aníbal Pinto, presidente de Chile cuando estallara la guerra contra Bolivia y Perú en 1879.

Bulnes era un historiador nacionalista positivista, que escribió solo sobre las tres glorias de Chile que constituyen la base de su orgullo nacional: La Expedición libertadora al Perú; la guerra contra la Confederación y La Guerra del Pacífico. Notemos los tres puntales sobre los cuales señalamos antes que se basaban el cimiento patriótico chileno; los tres con el Perú como objetivo.



Es bueno enfocarse en Gonzalo Bulnes y el primer libro de su historia llamada “De Antofagasta a Tarapacá.” El título es una paradoja puesto que señala claramente los dos fundamentos de esa guerra, ninguno de los cuales eran parte de Chile hasta el estallido de la misma.



El capítulo dedicado a este tratado inicia con una somera revisión de las relaciones históricas entre ambos países desde que salieran a la vida independiente. (p.15) Bulnes inicia con el credo chileno patriótico con respecto al Perú y, casi sin quererlo, destila una evidente envidia producto de la generación en la que vivió:



“La historia de Chile está íntimamente enlazada con la del Perú desde principios del siglo XIX. No hay acontecimiento notable de la vida del Perú como nación independiente en que Chile no haya tenido algo que ver.



Su emancipación es en gran parte obra de Chile, y no lo fue totalmente por errores políticos y estratégicos del general que mandaba sus fuerzas. Esa expedición le costó sudores de sangre…”



Bulnes dibuja, gracias al antecedente de Barros Arana, la efigie del Chile libertador y desinteresado, quien armara una flota sin dineros en aras de la emancipación del continente. Gracias a los estudios actuales ahora sabemos que esa imagen es falsa pero dicha noción perdura en los chilenos debido a una educación sesgada.

http://www.taringa.net/post/ciencia-educacion/19284015/Expedicion-Libertadora-del-Peru-Verdadera-Historia.html



Bulnes tropieza seguidamente en su disertación en cuanto al caso de la guerra a la Confederación. Esta vez tuvo que abandonar la tesis del Chile desinteresado y abnegado auxiliador de un Perú indefenso y escribe:



Chile no consideró compatible con su seguridad la formación de ese gran Estado a sus puertas, que tenía a su frente a un caudillo profundamente ambicioso, buen organizador, con planes vastísimos de preponderancia americana,…”



Para que después afirme suelto de huesos:



“Esta campaña hecha, a favor del Perú, que no les costó una pulgada de suelo, ni siquiera una indemnización de guerra hirió profundamente su amor propio y dejó en su corazón un fondo de rivalidad que orientó su política.” 



Veamos como Bulnes se ve obligado a confesar que dicha campaña respondía a una política exterior de Chile con respecto a sus dos vecinos atribuyendo a Santa Cruz cualidades que nunca tuvo para que después afirme que dicha campaña era en favor del Perú sorprendiendo la aseveración asombrosa de que al Perú no le costó “una pulgada de suelo” ¿Sabría el historiador chileno que por entonces Perú no limitaba con Chile y que mal podría este país anexarse algún territorio peruano?



Claro que para aseverar que dicha campaña hiriera el “amor propio” de los peruanos tendría Bulnes que pasar por alto que en dicha guerra figuraban varios jefes peruanos quienes estaban interesados en que el Perú no perdiera el sur, justamente la prenda que Chile le propondría a Bolivia poco después a cambio de una alianza. Pero no nos adelantemos.



El historiador chileno aprieta el timón y nos conduce inmediatamente a la Guerra contra España.



Aquí nuevamente aparece el Chile abnegado, heroico, el sufrido ángel guardián de la libertad peruana. Un caballero andante en pos de heroicas aventuras, alejando demonios y que, cual Quijote, va en pos de la damisela (Perú) para salvarla de garras extranjeras que intentaban lesionarla.



Leamos lo que escribiera:



“Procediendo con un altruismo que hace elogio a su corazón, no de su cabeza, provocó a guerra a una poderosa escuadra española que se había apoderado de las Chinchas, careciendo él de buques, de dinero, de fortificaciones.”



Es difícil evitar sonreír ante la fingida candidez del historiador chileno. El “altruismo” del que habla fue pura política como lo demostraba el acto beligerante de Chile ante la presencia de la Armada española en aguas en las que Chile ya había señalado como propias. Las gestiones de Domingo Santa María en el Perú azuzando a la revolución y a la guerra demuestra sin asomo de duda que en ninguna otra acción de política exterior de Chile estuvo la cabeza bien puesta en cada uno de sus actos.



“Resultado: Chile pagó los vidrios rotos, vació sus arcas, contrajo un empréstito y presenció cruzado de brazos que le despedazaran a balazos su primer puerto.



En cambio el Perú tuvo un semi triunfo, la defensa del Callao contra la escuadra comandada por el Almirante Méndez Núñez, que realzó su prestigio militar y sus anhelos de preponderancia.” 



Como si las ínfulas no fueran suficientes el historiador chileno no escatima victimizar el cálculo político chileno como si el Perú no se hubiera endeudado con aquella gesta ni mezquinar el esfuerzo peruano por honrar la alianza gracias a un chilenófilo peruano como protagonista. Domingo Santa María, que había ido al Perú a rogar por la intervención armada peruana encontró en Prado a un compatriota: “Un hombre de corazón, decidido amigo nuestro, chileno por sus afectos y de una rara agilidad mental”



Esta relación de Domingo Santa María con Mariano Ignacio Prado vendría a ser decisiva solo una década después.



Bulnes, le atribuye al Perú “anhelos de preponderancia” cualidad que casi nunca estuvo en la política del Perú enzarzado en interminables luchas internas y complicaciones con la deuda externa.



Pero esta demonización del enemigo vencido necesita de una biografía no autorizada, y Gonzalo Bulnes la emprende con escasa honra para su intelecto.



Fin de la primera parte….



Tratado de Alianza Defensiva, según chileno Bulnes [Parte1]

No comments yet.

Leave a Comment