Facebook Twitter RSS Reset

Tomar café retrasa el reloj biológico

Un grupo de investigadores de Reino unido y EEUU ha llevado a cabo un estudio que asegura que la cafeína no es sólo un estimulante químico. Consumirla durante la noche retrasa nuestro reloj biológico y hace creer a nuestro organismo que es una hora más temprano. Cuando viajas en avión, tomarte un café al cambiar de zona horaria puede ayudar a combatir el jet lag.

Tomar café retrasa el reloj biológico

Aunque la mayoría de las personas experimentan insomnio inducido por la cafeína, parece que no es sólo el efecto del estimulante químico de la bebida lo que provoca la pérdida de sueño. El café parece “engañar” a nuestro organismo, le hace creer que es alrededor de una hora más temprano de lo que es y enciende con ello nuestras funciones corporales que se deben “apagar” por la noche.

Para las personas que viajan en avión, tomarse, por ejemplo, un café doble al cambiar de zona horaria es probable que les ayude con el jet lag, según las conclusiones del estudio llevado a cabo por un equipo de científicos del Medical Research Council de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y de la Universidad de Colorado (EEUU).

“El efecto de la cafeína sobre el sueño y la vigilia se ha establecido desde hace mucho tiempo, pero su impacto en el reloj biológico subyacente ha permanecido desconocido. Estos hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las personas con trastornos del sueño circadiano, donde su reloj interno de 24 horas no funciona correctamente. Además, nuestros resultados también proporcionan una explicación más completa de por qué es más difícil para algunas personas dormirse si han tomado un café por la tarde y es porque su reloj interno piensa que es una hora antes”, comenta John O’Neill, líder del estudio.

Los investigadores demostraron que la cafeína afectaba directamente el reloj del cuerpo, retrasando el aumento en los niveles de melatonina, la principal hormona del sueño que el organismo libera para relajarnos y prepararnos para dormir.

Según los científicos, la cafeína perjudica los receptores de adenosina, que se encuentran en todas las células, mediante la reducción de los niveles de esta proteína en la superficie celular. Esto, reduce al mínimo el retraso que la cafeína normalmente produciría.

“Al entender el efecto que las bebidas con cafeína tienen en nuestro reloj biológico nos aporta un mayor conocimiento de cómo podemos influir en nuestro ciclo de 24 horas naturales, para bien o para mal”, concluye O’Neill.

“Este es el primer estudio que muestra que la cafeína, la droga psicoactiva más ampliamente utilizada en el mundo, tiene una influencia en el reloj circadiano humano”, expone el profesor Kenneth Wright, de la Universidad de Colorado y coautor del trabajo.

La investigación se ha publicado en la revista Science Translational Medicine.

No comments yet.

Leave a Comment