Facebook Twitter RSS Reset

Todos los secretos de Messi en sus días en River

Todos los secretos de Messi en sus días en River

Todos los secretos de Messi en sus días en River

Mundial de Clubes

Eduardo Abrahamian probó a Leo en 1999 y, en el último ensayo, lo puso junto a Higuaín. “Me deslumbró. No sé por qué no quedó”, dice el ex DT de las infantiles del club de Núñez. En un partido hizo doce goles.

Todos los secretos de Messi en sus días en River

“Arrancaba en mitad de cancha a gran velocidad y se gambeteaba a uno, dos, tres chicos…Amagaba para un lado, giraba y salía para el otro lado. Eran todos chispazos muy rápidos. Venía de frente al marcador y él giraba con todo el cuerpo, hacía una vuelta con pelota al pie y arrancaba en diagonal. Era impresionante. Nunca vi nada igual”. El narrador es Eduardo Abrahamian, ex técnico de las Infantiles de River. Su cara brilla cuando cuenta la anécdota. Gesticula con las manos para contar una historia y recuerda detalles como si no hubiesen pasado 16 años. Hace referencia a Lionel Messi. Al momento en que el crack rosarino se probó en las divisiones menores del club de Núñez. Fue una prueba y, luego, tres días de entrenamiento con la categoría 1987 que, curiosamente, integraba Gonzalo Higuaín. De hecho, en el último entrenamiento que Leo hizo en River, Abrahamian lo juntó con el Pipa en el equipo titular.

Antes de irse a España, Messi pudo haber sido jugador de River. ¿Qué pasó? ¿Por qué no se sumó a las inferiores? ¿Fue la desidia dirigencial del club de Núñez? ¿Fue Newell’s el que no quiso darle el pase? ¿Tuvo que ver el costoso tratamiento hormonal?

La prueba de Messi en River fue a fines de 1999 en la cancha 7 de Ciudad Universitaria. Y quien estuvo a cargo de la misma fue Eduardo Abrahamian, coordinador de las Infantiles. “Me acuerdo que estaban Messi y Leandro Giménez, un chico que jugaba de delantero. Y Lionel me deslumbró. Tenía una técnica formidable y mucha velocidad. Hacía muchos goles. Lo llamé a Delem, que era el coordinador general para que viniera a verlo. Y le encantó. Entonces, lo mandé junto al padre a la oficina de Fútbol Infantil para que hiciera los papeles y lo ficharan”,

-¿Y qué pasó después?

-No lo sé. Algunos me dijeron que fue porque River no quiso hacerse cargo del tratamiento, pero yo nunca escuché eso. En River lo aceptábamos igual por sus condiciones. Si después en alguna oficina hablaron de ese tema, no lo sé. También había que resolver lo del pase, que le pertenecía a Newell’s. Yo esperaba al año siguiente contar con él pero no lo vi más. Teníamos en la categoría a Gonzalo Higuaín. Con ellos dos hubiésemos robado.

Messi llegó a esa famosa prueba por recomendación del recordado Federico Vairo, gloria millonaria que en ese momento se encargaba de detectar talentos. “Messi se sumó a un grupo de chicos que habíamos sido seleccionados luego de probarnos en la filial de River en Rosario, entre los que estaba yo”, contó Leandro Giménez, compañero de Leo en las Infantiles de Newell’s. Y prosiguió el relato de la evaluación en Núñez: “A él lo dejaron en el banco de suplentes y entró en el segundo tiempo. Me acuerdo que en la primera jugada que hizo, se la llevó de espalda, se dio vuelta, la pisó, le tiró un caño al defensor y definió al ángulo. Sorprendió a todos. Cuando terminamos de hacer fútbol, Abrahamian nos informó a Messi y a mí que teníamos que presentarnos la semana siguiente. Entrenamos martes, miércoles y jueves con la categoría 87. En una de ellas Messi hizo doce goles. Luego nos avisaron que teníamos que incorporarnos al otro año (2000). Yo pude arreglar con Newell’s para que me diera el pase y con Leo no sé qué pasó. Un tiempo después nos enteramos de que había viajado a España para probarse en Barcelona con la recomendación de un representante amigo de su familia.

Las vueltas de la vida y del fútbol volverán a cruzar a Messi con River. Esta vez frente a frente. Y en la final del mundo.

Todos los secretos de Messi en sus días en River

Todos los secretos de Messi en sus días en River

Todos los secretos de Messi en sus días en River