Facebook Twitter RSS Reset

Todo se decidirá en Múnich

Todo se decidirá en Múnich

Juventus y Bayern (2-2) jugaron un partido lleno de emoción en Turín, con todos los alicientes que el espectador demanda para un duelo de esta enjundia. La puesta en escena del equipo alemán fue apabullante, presionando con agresividad la salida de balón del conjunto local y moviendo la pelota con precisión y velocidad. El primer tiempo fue un monólogo del Bayern, que tenía la posesión del balón muy cerca de la portería de Buffon.

Cierto es que el equipo de Guardiola no logró abrir el marcador hasta el tramo final de la primera parte, a través de un Müller que ya había tenido una ocasión clarísima mediado el primer acto. El Bayern salió con Müller y Lewandowski como delanteros, y Robben y Douglas Costa bien abiertos a las bandas -ambos con el objetivo de regatear y centrar-, y así llegó el primer gol del partido.

Durante toda la primera parte la Juventus no logró montar ningún contragolpe -Allegri eligió a Mandzukic y Dybala como delanteros, dos puntas de gran categoría, pero con escasa velocidad para atacar espacios largos a la espalda de la defensa rival-, y esa fue la tónica que vimos también en el inicio de segunda parte. Sin embargo, cuando el equipo italiano logró dar un paso adelante, el Bayern castigó con un contragolpe devastador.

Thiago Alcántara maniobró con gran clase en medio campo, y sirvió una pelota en profundidad para Lewandowski, quien a su vez habilitó a Robben sobre el perfil derecho. El holandés, con su jugada clásica, trazó una diagonal hacia el corazón del área, culminando la acción con un inapelable remate al palo largo. Un 0-2 que parecía dejar la eliminatoria sentenciada.

Sin embargo, no hay que olvidar que Guardiola tenía bajas muy graves en la zaga, lo que le obligó a utilizar a Kimmich, un mediocentro organizador, en el centro de la defensa. El chico funcionó muy bien en la salida de balón, pero estuvo concesivo en los dos goles locales. Primero, dejando una pelota muerta con la que Mandzukic habilitó a Dybala, que recortó distancias, y después dejándose ganar la posición por Sturaro, que remató de cabeza un buen centro de Morata -entrado en el segundo tiempo-. Ligera ventaja para el Bayern, pero un resultado que, en cualquier caso, dejará un partido de vuelta precioso.

No comments yet.

Leave a Comment