Facebook Twitter RSS Reset

Todas las opciones para comprar un auto 0KM

Para sostener las ventas, las automotrices y las concesionarias están implementando desde principios de año una agresiva estrategia de descuentos, bonificaciones y financiamiento con hasta 0% de interés.

Todas las opciones para comprar un auto 0KM

Además, desde junio, los bancos públicos ofrecen créditos blandos a tasa subsidiada a partir de convenios firmados con las terminales para la compra de determinados modelos.

Consultado por ámbito.com sobre los pro y contra de las distintas opciones, Rubén Beato, secretario general de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) explicó que “en una economía tan inestable como la argentina, el plan de ahorro le permite a una persona proyectar comprar el auto, pero si surge algún problema y no puede seguir pagando le queda un ahorro que recuperará cuando se cumpla el plazo”.

Por el contrario, en el caso de los créditos prendarios, continuó Beato, “se convierte en un deudor obligado y corre el riesgo de que le quiten el vehículo en caso de no poder seguir cumpliendo con los pagos”.

Además de eso, las cuotas son más bajas en los planes ya que arrancan en los $ 2.500 mientras que en los prendarios trepan a $ 5.000, aunque siempre depende del valor del vehículo y las condiciones del plan. En este último caso, también, se debe tener un patrimonio inicial equivalente el 50% del precio del auto.

La principal ventaja del prendario, sin embargo, es que la entrega es inmediata, mientras en los planes de ahorro la adjudicación depende de un sorteo o de la posibilidad de licitar la unidad.

Todas las opciones para comprar un auto 0KM

Sobre los créditos de bancos oficiales, Beato resaltó las dificultades burocráticas para contratar el producto, y acerca de la modalidad Leasing consideró que “no está desarrollado en nuestro país y existe una zona gris en términos de obligaciones fiscales”.

Es de destacar que, para quienes puedan pagar de contado, las automotrices están ofreciendo bonificaciones de hasta $ 50.000 sobre el valor del auto en determinados modelos, que hace que queden en algunos casos más baratos que un usado de 2015. O también existe la posibilidad de entregar una unidad usada como parte de pago.

A continuación, cada una de las opciones para que, si estás por comprar un auto, puedas analizar cuál te conviene más:

• Planes de ahorro

El 30% de los autos que se compran se realizan a través de estos planes. Es un sistema mediante el cual las terminales reúnen a un grupo de personas, que constituyen un fondo de ahorro común para la compra de un automóvil.

Tiene la ventaja de que las cuotas son las más bajas del mercado (desde $ 2.500) y no poseen interés, sólo debe pagar los gastos administrativos, seguro de vida y derechos de suscripción.

El plan más habitual es por 84 cuotas (pero existe también de 60 cuotas, por ejemplo), que son modificables si varía el valor básico del auto.

La entrega se hace por sorteo (cada mes se sortea una unidad entre los miembros del grupo) o licitación (un integrante puede ofertar una suma de dinero que está dispuesto a pagar para poder retirar el auto ese mes)

Existen otros tipos de planes: en el 70/30 la terminal financia el 70% del auto en cuotas sin interés y el resto se debe pagar de contado al momento de la adjudicación del auto. La otra opción es 80/20.

Estos grupos están manejados por administradoras de las marcas, que se hacen responsable del cobro de las cuotas y la entrega de los vehículos.

• Créditos oficiales

Se otorgan a través bancos oficiales y permiten financiar hasta el 100% del valor del vehículo. La cuota inicial está estimada en $ 3.900 y no puede superar el 30% del salario.

Se trata de líneas de hasta $ 450.000 y hasta cuatro años de plazo con una tasa de interés fija final del 25% anual.

Como se trata de créditos personales, no hay prenda sobre el vehículo, lo que ayuda a bajar el costo total de la operación. Estas entidades firmaron convenio con terminales.

• Créditos prendarios

La entrega es inmediata. Se trata de un crédito en el que la garantía está constituida por un bien mueble, que en general es el que se adquiere (en este caso, el auto).

El deudor no podrá vender el auto hasta que cancele el total del crédito salvo en el caso de que traslade el saldo pendiente al nuevo comprador.

En la mayoría de los casos estos créditos financian en promedio el 50% del valor del auto, en un período de entre 12 y 24 meses sin interés.

“Las financieras de las terminales están ofreciendo estos créditos porque se espera que en el segundo semestre haya una acumulación de vehículos en oferta por la caída de consumo en Brasil, entonces buscan reactivar lo máximo que puedan el mercado interno”, destacó Beato.

También existen préstamos en 36 meses. En estos casos, la tasa fija nominal anual llega hasta el 32%, pero puede variar de acuerdo a cada banco.

Se trata de cuotas más altas que las de un plan de ahorro (desde los $ 5.000).

En el concesionario, estos créditos son otorgados sobre todo por las financieras de las automotrices, que pueden o no estar asociadas a una entidad bancaria.

• Leasing

Sólo contrata este producto el 1% de los compradores de 0Km. Se firma un contrato que fija una cantidad de cuotas (habitualmente son 36, aunque puede extenderse a los 48 meses). Al final del plazo se dispone de la opción de compra, lo que exige el pago de entre el 10 y 20% de lo ya abonado.

El monto máximo del crédito es $ 250.000 y la tasa de interés fija que se cobra depende de cada institución, pero llega hasta el 32%.

Tiene alguna ventaja impositiva como la no inclusión del vehículo en la declaración de Bienes Personales -ya que durante la vigencia del contrato el bien no está a nombre de quien lo usa y tiene la opción de compra-.

Se accede a través de bancos y financieras.

No comments yet.

Leave a Comment