Facebook Twitter RSS Reset

Tiene el orgullo de ser peruano y es feliz

Su talento y los años de experiencia en el campo artístico hicieron de él un hombre sencillo y respetado por sus amigos.

Por Elizabeth Avila Avila

Tiene el orgullo de ser peruano y es feliz

El Trovador arequipeño

A sus 74 años los dedos ágiles de Don Hernán Delgado Paz todavía hacen brotar de su guitarra dulces valsecitos criollos que hace perder la noción del tiempo de quien lo escucha con atención. Nunca fue a un conservatorio, pero nació con ese talento que perfeccionó escuchando a otros músicos y tocando en los boliches nocturnos de la calle Corrientes.

Este maestro de la música criolla llegó en 1952 “por la ruta de los valientes”, como los peruanos de su generación conocen al camino que para entonces se iniciaba en Arequipa y seguía por Juliaca, Puno, La Paz en Bolivia, Villazón, la Quiaca y de ahí hasta Buenos Aires. En un maratónico viaje de cinco días en tren del que sólo se bajó una vez para subirse a la “Reina del Pacífico”, un barco peruano que cruzaba el lago Titicaca llevando pasajeros entre los dos países.

Durante su juventud trabajó de hotelero y luego en una fabrica de acero, y por las noches ni que decir, vivió las noches porteñas como pocos de su época. “En los años del General Perón también habían huelgas y el trabajo andaba mal. Así que un día me fui caminando por Corrientes y cuando llegué a la calle Uruguay vi un cartel grande que decía ‘Aquel Madrid Varieté’, y entre sus carteles grandes decía la cholita del Perú y sus chalanes. Ahí le dije al encargado que sabía tocar la guitarra peruana y me tomaron primero para probarme y luego me contrataron”, cuenta sus inicios como músico.

En esos avatares de la bohemia porteña conoció a famosos artistas peruanos que llegaban a este país en la época dorada de los años 50′ y 60′, buscando ampliar su repertorio como fue el caso de Chabuca Granda, Fetiche, Alicia Lizarraga, El Trio Los Panchos entre otros. Ellos elevaron su dedicación a la música e hizo que empezara a componer sus primeros temas con los que se afilió a la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC), que le permite hoy gozar en una buena jubilación.

Su satisfacción personal es haber sido el pionero en la defensa de los derechos de autor de los compositores peruanos, cuyos temas eran interpretados por artistas argentinos. “Había compositores peruanos que no cobraban sus beneficios de autor, algo que yo comuniqué a Lima y muchos artistas fueron beneficiados”, comentó.

Con el tiempo también llegó a formarel grupo “Los Chasquis Andinos” que en los 89′ emigraron a España y lograron éxito. Delgado no se fue con ellos porque eligió quedares con su familia. Sin embargo el respeto y la lealtad de sus amigos hace que de vez en cuando reciba una compensación por sus temas que se difunden en el extranjero. “Los de Ayer” es otro grupo que formó en Buenos Aires y esta formado por sus familiares.

Ganador del Inka de Oro

Don Delgado es un constante cultor de la música peruana y a donde lo llaman siempre va. Ese carácter agradable, más artista que comercial, reconocido por su amigos, lo destacó en los eventos de la colectividad peruana por lo que se hizo merecedor del Inka de Oro en 1997, un premio instituido por un grupo sobresaliente de empresarios peruanos en Argentina.

En 1987 se presentó en el Festival de Cosquin en Córdoba en donde por primera vez fue parte del desfile de los mejores artistas del folklore argentino como Mercedes Sosa, Los Hermanos Avalos, el Chaqueño Palabecino, entre otros.

Sus recuerdos

Este peruano que todavía vive entre nosotros puede hablarnos ampliamente de su amistad con famosos artistas peruanos como on Miguelito Paz autor de la famosa marinera norteña “Huaquero Viejo”; Javier Gonzáles integrante el trio “Los Trovadores del Perú” que hacían música criolla; Jorge Huirse autor de “Quisiera ser Picaflor”; del trio “Los Morochucos”; el cantante Roberto Tello, Luis Abanto Morales compositor de “Cholo Soy” y”Mambo de Machaguay”; entre otros artistas que pasaron por Buenos Aires.

Actualmente vive junto con su esposa Bernarda Lescano en Quilmes, a 20 kilómetros de Capital Federal, en una apacible casa rodeada de jardines y mascotas. Entre cientos de fotos colgados en la pared y otras que nos muestra orgulloso en un albúm antigua las fotos en blanco y negro de otros artistas de quienes recuerda nombres y anecdotas, como su amistad con el folklorista argentino Atahualpa Yupanqui, a quien -dijo- le dedicó uno de sus temas “Don Ata” como homenaje a su trayectoria y amistad con el Perú.

Sus herederos

Le siguen con la tradición musical su hija Claudia Beatriz Delgado y un nieto Royer Mendoza Delgado quienes adoptaron la música criolla como una herencia de familia. Los artistas de la colectividad peruana también cantan sus temas en la diferentes actividades culturales; la cantante Ana María Romero en uno de sus grabaciones discográficas interpreto sus temas como “Recuerdos de mi barranco”, “ Mi Argentina” y “Arequipa”.

No comments yet.

Leave a Comment