Facebook Twitter RSS Reset

Tengo una historia de vida para contarles. [Mi primer post]

Tengo una historia de vida para contarles. [Mi primer post]

La historia comenzó con un mail que le mandé a un profesor.

1 El mail

Hola Nacho, cómo andás? Soy Lucas, el hincha de Ferro que va los jueves a tus clases de Dirección de arte en Under. Antes que nada, quería pedirte disculpas porque voy a aprovechar este mail también para practicar mi redacción, y de paso, contarte mi idea para sacar las diez fotos que nos pediste. A propósito, el jueves pasado estaba cansado y no tenía nada para mostrarte, así que sinceramente elegí no ir. Si no te gusta leer, te vuelvo a pedir perdón y espero con todo mi corazón que no te aburras. De todas formas, creo que de vez en cuando está bueno recibir algo distinto que no sea tan escueto y tristemente descripto, así que pienso que te lo vas a tomar para bien.

Después de que nos diste la consigna de las fotos y yo empecé a escuchar las ideas que iban tirando los distintos chicos (el de la cocina del ministerio, el de los baños cagados o el chino y sus fotos con la novia), se me iban disparando distintas vagas señales de humo, pero al fin y al cabo, nada interesante. Sabía que me gustaban las bicicletas, la calle, las plazas y que empezaba a agarrarle cariño a los gatos, pero no se me ocurría más que tomarle a esas mismas cosas con algún otro elemento que le haga contraste (por ejemplo, la primera idea que se me ocurrió, la cual incluso llegué a sacar fotos, fue la de capturar el caos de la ciudad, con fotos en un exposición alta para que se vea el movimiento de la gente y de fondo el quieto de las estructuras tristes y deterioradas del centro porteño). Cuestión que desde aquella clase en la que me tiraste abajo esa primera idea, que habrá sido hace dos o tres semanas, vengo pensando más nuevas. En realidad, vengo simplemente pensando porque no se me ocurrió nada hasta hoy.

Largó feo y lluvioso el tercer día de la semana y tuve que ir a un cine de cadena por Palermo a ver una película privada para prensa porque escribo críticas para una revista. El bondi tardó mil horas y por primera vez llegué tarde a ver una función. No importa cuál era. A lo que voy es que, cuando volví en colectivo, bajé una parada antes -ya no llovía- para pasar por la plaza Aramburu y relajar un segundo porque sabía que iba a entrar a casa y me tenía que poner a escribir tres notas para esa misma noche. Y encima tengo que terminar temprano porque después tengo la clase de Concepto. Y fue en ese momento de suma tranquilidad que lo vi. Era un hombre vestido de naranja y verde, soplando las hojas que habían caído a causa del otoño y el viento con esas máquinas con forma de oso hormiguero. Mi mente, que estaba absolutamente en otra, se frenó y se trasladó automáticamente a vos y a esas insoportables fotos. “La gente que vos no conocés y nunca ves porque estás laburando mientras ellos laburan, que te cuida la plaza y la deja limpia y agradable para que la disfrutes, porque la plaza es súper importante en tu vida, te ayuda para esos momentos que buscás relajación, salir a jugar a con tus hijos o darle una vuelta al perro”. Esa gente merece ser fotografiada, pensé. Ese mismo que acomoda las hojas con su sopladora, el que vigila o cierra las rejas, los de ‘juega limpio’ que siempre andan levantando basura por ahí, todos los que barren, y si hay más, mejor. La foto me la imagino un plano entero de cada persona con la cara sonriente, su uniforme puesto y su contexto de trabajo rodeándolo. De fondo, se vería el verde paisaje de la plaza vacío.

Masticando dicho destello en mi cabeza, pensaba volver y contártela. Pero de repente, se me ocurrió una nueva idea a raíz de la anterior. Literalmente, estaba saliendo el sol entre las nubes. Las fotos servirían para hacer una campaña para un ente ligado fuertemente a la ciudad, por ejemplo al gobierno macrista, o algún organismo importante. Irían acompañadas por un texto que diga entrelíneas: “No es tu gobierno el que te cuida el espacio verde para que vos lo disfrutes, sino que sos vos. Somos nosotros. Aprovechalo, cuidalo. Como hacemos nosotros. Como haces vos”. Habría que definirlo bien, pero la base está.

En fin, esa sería mi idea para sacar las fotos. Espero que la hayas cazado y estoy dispuesto a hacerla me la aceptes o no. Creo que comprendí la idea de este curso que estamos haciendo: emprender, ponerse las pilas y hacer las cosas por amor propio. Te dejo porque la posta es que tengo mil cosas que hacer pero no quería dejar pasar este bello y pequeño momento. El momento en el que se me ocurrió una idea.

Saludos,

Lucas

Pd: Viéndolo así, tan largo y descriptivo, se me ocurre pensar que este mail es re campañeable también.

2 La campaña

A propósito de la postdata –y voy a tener que seguir dedicándole tiempo a esto-, ahora te reto si querés a que vuelvas a leer todo este mail que te escribí y me digas si la misma redacción del mail es realmente ‘campañeable’. Me lo imagino para avisos de una campaña en serie para el Gobierno de la Ciudad: el primero de los avisos sería para el área de turismo o ministerio de cultura o educación y sería ‘el disfrute de los pequeños momentos’ o el ‘nacimiento de una idea’. Es decir, cómo una simple idea que se aparece en tu cabeza por menos de un segundo puede ser llevada a algo mucho mayor que te ocupe más tiempo en tu vida, para que hagas lo que realmente te gusta. Además, imaginate un choclo de texto en una gráfica. Ya sé que hay varios casos así, pero la gente que se detiene a leer eso se da cuenta de que también puede tomarse el tiempo para muchas otras cosas, más importantes. Y en el fondo de las letras, me imagino un fondo pleno o sino una foto de un sol apareciendo por la izquierda entre las nubes metaforizando la aparición de la idea.

A partir de eso, luego hacemos real esa misma idea, es decir, la campaña con las fotos de los trabajadores que cuidan nuestras plazas. Seguramente podría ser para ‘Jugá Limpio’ o simplemente alguna propaganda para promocionar los espacios verdes de la ciudad.

PD2: Es la primera vez que escribo algo así. Me acabo de dar cuenta de que tengo que soltarme, expresarme con total profundidad, dejar las presiones, abandonar los horarios y centrarme realmente en mis prioridades. Y lo que realmente quiero es ser un buen redactor publicitario. Así que no me importa que hoy tenga clase o que tenga que escribir tres críticas de cine. Voy a dedicarle todo el tiempo del mundo a darle vida a esto.

3 Nueva vida

Ahora bien, ¿cómo haría para arrancar? Aprovechando este documento que estoy armando, se me ocurrió que quizás a la gente joven le cope leer esto y conocer esta pequeña historia de vida: la de un pibe que se centra en lo que quiere y hace todo lo posible para conseguir eso. Si me entienden, se suman y me ayudan. Lo comparten. Además, como estoy buscando laburo en el ámbito publicitario, y la verdad es que la entrada laboral está bastante complicada, su ayuda me serviría para crecer en lo personal.

Dónde encontrarlos? Donde estamos todos: en la web. Y las personas a las que les gusta leer están casi todas en en los blogs, en foros de discusión y alrededor de todas las redes sociales. Así que mi base seleccionada va a ser ‘Taringa!’. Obviamente no son lectores que viven al pedo y no hacen nada de sus vidas, sino que en sus horas libres de oficina o de su vida diaria, les gusta meterse en artículos o historias interesantes, y considero que una persona como yo, que no soy distinta al resto, puede generar afinidad y empatía con su relato.

Los objetivos principales: hacer crecer mi profesionalismo; satisfacer a un ente importante como lo es el Gobierno de la Ciudad (aunque mi voto vaya en contra) ya que todos van a asociar todo este artículo a la campaña en cuestión; y mi aporte a la sociedad: darle consejos de vida a la comunidad para que aprendan a centrarse en lo que realmente quieren.

Sin embargo, me surgió un leve problema. Como casi toda persona que supera los 20 años de edad, mi perfil en la web ya existe. Tengo un Twitter con tan solo 200 seguidores y más de 1500 tweets, tengo un perfil de Facebook con poco tránsito, un Instagram en el que creo subir fotos copadas pero que tampoco explota, y un usuario en ‘la gran T!’ con tan sólo un post casual. A pesar de eso, creo que mi potencial es enorme y me tengo una fe bárbara en lo que hago. Nadie me conoce y yo siento que puedo demostrar que soy capaz de sorprender a la gente y dejarlos maravillados. Quiero dejar de pensar que los demás no esperan nada de mí y empezar a soltarme fielmente a mi manera, a hacer valer lo mío. Y además, con todo esto también demuestro que tiempo y ganas me sobran para dedicarme a lo que quiero para mi vida.

Entonces, para solucionar este problema, lo que voy a hacer es crear un perfil nuevo. Renacer. Dejar atrás mi apellido y empezar una vida nueva. Con eso, aprovechar para lanzar toda esta revolución interna convertida en campaña. Mi nombre va a ser ‘Anonymous Lucas’. Sí, aunque suene paradójico, en este país, somos millones los ‘Lucas’ y decir mi nombre de pila es como decir que soy un anónimo, así que la inclusión del ‘Lucas’ no es más que para diferenciarme. Dejo mi pasado atrás y todo lo que mi historia de vida carga, y me lanzo renovado al mundo digital bajo una máscara (que no me van a poder sacar porque están detrás de una pantalla) y con una historia sin resolver para presentarle a la gente. La cual espero que me haga la segunda ya que dependo 100% de ellos.

Me voy a hacer mi propio isologo y voy a lanzarme a las redes recién nombradas. Éste mismo documento va a ser mi primer post en Taringa y para que crean mi historia, voy a utilizar las fotos que saque de la Buenos Aires caótica en las diferentes portadas.

Como también estoy buscando laburo, y como tengo armada una buena base de datos con mails de agencias de publicidad, me voy a crear un currículum bajo mi nueva identidad y voy a mandárselos. En un pdf adjuntado, los voy a invitar a conocer estos nuevos espacios abriéndoles así las puertas a un nuevo mundo que fui capaz de crear yo solo, como un verdadero desarrollador profesional creativo de campañas 360° (esas que integran muchos medios). Mi slogan para todo va a ser: “Tengo una historia de vida para contarles”. Con ese lema y la ayuda de mi nueva personalidad anónima, seguramente se genere la intriga y se despierte el interés de la gente. Y sí me sale mal, tampoco creo considerarme un pelotudo ya que más allá de la potencialidad o no que pueda llegar a tener esto, la verdad es que tenía ganas de bajar del carro un poco y a hacerme un psicoanálisis propio a partir de poder expresarme desde lo más profundo de mi ser, por medio de la escritura de este archivo de word.

Los invito a conocerme. Van a descubrirme y van a enterarse con los días cómo sigue esta historia. Ahora es miércoles y se viene el fin de semana largo. Por eso mismo, sé que la gente va a estar en cualquiera, así que espero hasta el próximo lunes para poder pulir detalles, agarrarlos fresquitos a todos y poner en marcha el motor de esta nueva vida mía.

4 Nace un superhéroe

Estamos pasando del domingo al lunes. Pasaron muchas cosas en estos días. Me di cuenta de que no quería regalarme a las agencias. Comprendí que ya conseguí un nuevo trabajo y que yo soy mi propio cliente. Pensé tantas cosas nuevas que se me ocurrió postergar el lanzamiento una semana más. Pero me puse las pilas y dije que no, que si yo iba a ser mi cliente iba a tener que cumplir con la fecha de entrega. Este lunes, es decir, hoy.

Ésta es la primera vez que le escribo consciente a la comunidad, ya no le hablo únicamente a Nacho. Me di cuenta de que vivimos en una sociedad, sobretodo en Argentina, en la que todo el mundo quiere hacer llegar su nombre hasta lo más alto. Soberbia pura. Pero saben la verdad cuál es? Yo no! Soy una persona, tengo vida, ya elegí no ser un isologo. Voy a ser un superhéroe. Voy a ser el superhéroe de las ideas. Las ideas que nacen en nuestras mentes y tenemos que saber disfrutar. Voy a invadir de repente a todas las redes sociales. Voy a usar el espejo de mi cuarto repleto de frases escritas (que terminé de completar este mismo fin de semana) para darle un toque característico de arte a mis fotos, diseños y videos. Voy a ser como ‘V’ de ‘V de Venganza’ pero en la vida real. No voy a ser agresivo, sino divertido. Voy a tener mi propia firma. Voy a darle mi toque personal al personaje. Me gusta la música, el cine, el humor sencillo y la creatividad. Creo que mis pasiones son un cliché pero son esas al fin y al cabo, por eso pienso que a todos les va a gustar todo lo que estuve pensando.

Voy a mezclar mensajes emocionales de vida con pequeñas cosas graciosas que nos suceden en el día a día y no entendemos por qué pasan. Voy a tocar temas tabú. Ya tengo más de 10 ideas para filmar pequeños videos y estuve manchando los papeles de tinta con muchas más cosas. Esos videos, decidí hacerlos selfie. Sí, ahora conmigo las selfie también vienen en forma de video. A la par, voy a ir tirando propuestas y vamos a pensar ideas juntos. De paso, les voy subiendo las cosas que hago y mostrando cómo va el progreso de mi trabajo con Nacho. Anonymous Lucas no es más que la cara de una nueva comunidad.

¿Se imaginan que esto tiene éxito? Yo ya me lo estuve imaginando. No es que me la crea, pero si uno se pone un objetivo está bueno proyectarlo y hacer lo posible por alcanzarlo. Mi nombre original, que a partir de ahora va a dejar de existir, desaparece. Anonymous Lucas vendrá al mundo para representar las ideas en las que cree la gente y en los ideales emocionales más profundos. Hasta quizás (quién sabe) en un futuro podamos elegir juntos las ideas que van a salir en la tele.

Voy a llenarles las bandejas de entrada a todas las agencias y voy a buscar promocionarme por mano propia. Y al día siguiente, voy a mandarles mails otra vez a las agencias. Porque si yo puedo tolerar sus publicidades 15 veces en la tele, ellos también tienen que estar dispuestos a soportarnos a nosotros. Voy a buscar repercusión y salir del ámbito publicitario. Medios informativos, twitteros, blogueros y la ayuda de todos ustedes. Ya tengo un seguidor y soy yo. Quiero que te sumes. Te prometo que te vas a reír y voy a terminar de contarte esta apasionada historia.

5 Gestión de riesgo

Acabo de tener dos pensamientos sumamente racionales y lúcidos a las 6:15am del lunes. Sí, estoy enganchado con esto y creo que va en serio. Empecé a crearme las cuentas con el nombre Anonymous Lucas pero ese nombre es bastante complicado. Ya sabía que lo era, pero tampoco para tanto. Pasé a ser de esta manera Anónimo Lucas para intentar filtrarme un poco. Pero cuando me metí a los facebooks los noté muy vacíos, podrían censurarme fácilmente porque no muestro mi cara y puedo llegar a ser cualquier loco perverso. Y para colmo, Instagram ni siquiera pude hacerme. Para no arriesgar al pedo, decidí como autor propio hacerme cargo de la creación de mi personaje. De todas maneras, voy a tratar de tener los resguardos principales para que no puedan ingresar a ver mis fotos de mi pasada identidad. Así que la mayoría de ustedes tampoco va a poder ver la cara que hay detrás de mi máscara. Solamente sorprenderé a los pocos que ya me conocen. Oficialmente, soy Lucas Anónimo. De esta manera, vuelvo a repetir, lo importante de este proyecto no soy yo. Es la idea.

6 Antes de salir a la cancha (en mi FB)

El año pasado terminé mi carrera tranquilo (aunque todavía tengo que hacer la defensa en el coloquio), me pude ir a unas hermosas vacaciones y veo siempre a todos mis amigos. En lo personal, me siento diez puntos. Me di cuenta de que en la vida todo puede pasar y qué solo hay que encontrarle las razones a todo para no alterarse tanto. Por otro lado, en lo laboral es distinto. Hoy en día me mantengo con algunos curros (nada turbio) pero quiero tener mi sueldo fijo y trabajar en lo mío, la publicidad. Decisión que tomé felizmente cuando tenía 17 años. La verdad es que tuve algunas entrevistas en las que salí entusiasmado, pero todas terminaron sin éxito. Al parecer, contratan gente con experiencia. Pero sinceramente yo pienso que mis 22 años de vida son más que suficiente experiencia. Entonces, opté por tomar todo lo bueno de mi vida personal, potenciarlo y salir renovado al mercado. En consecuencia, me acompañaron las ideas y me las ingenié con los elementos que tenía a mano para crear algo propio y original. Sin un peso, sólo con dedicación y tiempo. Decidí así lanzar oficialmente mi vida profesional. Lo que se me ocurrió fue tomar todos mis conocimientos (principalmente publicitarios y cinéfilos) y todas mis pasiones (principalmente publicitarias y cinéfilas), y mezclarlas con las ganas de jugar y divertirme. Me dejé llevar, mi cabeza no paró de volar. Quería ver qué pasaba. Así que creé un personaje, un personaje publicitario. Los invito a empezar a recorrer esta historia leyendo este post que subí en Taringa!, en donde cuento la forma en que fue creciendo esta historia y le doy la bienvenida al resultado final. Me entusiasmó la idea, sino ni lo hubiese hecho. Ahora van a poder ver que sí trabajo. Esperen ahí en la pantalla que no terminé todavía, recién empiezo.

7 La historia no termina

Si llegaste hasta acá, es porque realmente ya sos parte. Ustedes decidirán qué tal está todo, pero al menos yo ya conseguí un espacio para subir lo que hago. Tengo una historia para vos, te invito a conocerla.

PD 79: Al final el mail a Nacho terminaron siendo siete páginas en Word en Calibri 11 interlineado 1,5. Mis disculpas a todos.

https://www.facebook.com/soyanonimolucas

No comments yet.

Leave a Comment