Facebook Twitter RSS Reset

¿Te sentís mal? Peor es ser Messi

Son las 11:16 AM y hace 25 horas no duermo.

¿Por qué? Hoy rendí un parcial y de pedo llegué con los temas.

Tipo 7, levanté a mi vieja así me llevaba hasta la facultad porque estaba hecho un zombi.

En el camino iba repasando a tres manos porque todavía me faltaban cosas, y mi vieja me preguntó “¿Cómo te ves?”.. Le dije la posta: “me confié y me parece que no llegó”

Se rió, y me dice “no pasa nada, si siempre te vas a recuperatorio y aprobás, peor esta Messi”

Cerré el cuaderno, prendí la radio y me quedé pensando en eso.

Peor esta Messi… A mi me pone nervioso no llegar a un parcial..¿Por qué? Porque existe la auto-presión. No es presión de mis viejos, es la presión que ejerzo en mi mismo a la que le aterroriza el fracaso. Porque una profesora va a ver mi exámen y quiza me desapruebe.

Pero me acordé que hay un pibe que usa botines esperando a que 40.000.000 de críticos lo aprueben

Mirá esta cara unos segundos



¿Te sentís mal? Peor es ser Messi

En esa cara no hay tristeza, no hay bronca, no hay amargura. Es una clara expresión de shock. Nadie entiende cómo un pibe que mete de a 5 goles por partido en España, con la celeste y blanca no se le da. No hay explicación. Messi gana todo. Menos con Argentina, la camiseta de su país. Imagínense, o por lo menos intenten imaginar la cantidad de veces que Messi se habrá preguntado “¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ A MÍ?”… Y ayer, la gota que rebalsó el vaso fue errar ese penal.

Un pibe que desde que se pusó la casaca celeste y blanca fue críticado, hoy asegura que se cansó. Lo más triste fue escucharlo decir “Quizá esto no es para mi”… Que el mejor jugador del mundo, quizá de la historia, diga algo asi.

Pero la culpa no es de él. La culpa es de nosotros, que con nuestra pasión a flor de piel le exigimos a un muchacho que nos alegre un poquito la vida.

No se olviden que Messi tiene dos brazos y dos piernas, que está hecho de carne y hueso. Aunque se haya ido a Saturno o quién sabe que planeta para volver con su magia, no deja de ser ese pibe que alguna vez soñó jugar en la selección, con representar a su país. Un país que no le dió nada, pero le exige todo.

Tengo un poco de sueño y cada vez que escribo una palabra vuelvo a escribirla porque me comí una letra. Yo ya rendí mi parcial y me voy a ir a dormir, tranquilo. No como Lionel, que muy pocas veces en su vida habrá dormido tranquilo y sin pensar qué hacer para complacer a 40.000.000 de personas.

No te merecemos Lio, esta venda de exigencia en los ojos no nos deja ver qué tan grande sos. Ni en 10, ni en 100, ni en 1.000 va a existir un jugador asi, por favor, disfrutenlo.

No comments yet.

Leave a Comment