Facebook Twitter RSS Reset

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II temores

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Si sos una persona tímida, es muy probable que eso suponga algún que otro problema en tu día a día. Seguro que te lo has planteado en más de una ocasión cómo perder la verguenza ó la timidez.

Cuando la verguenza no se limita a ser una característica personal sino que se convierte en una limitación en tus relaciones con los demás, tenés un problema.

En esta segunda parte del post sobre “la verguenza y/o la timidez” vamos a tratar de abordar qué son éstas conductas cuasi miserables que nos condicionan para ser mejores como personas realizadas y minimamente felices y además, qué es lo que lleva a determinadas personas a esconderse de los demás y a tener miedo de interactuar con ellos.

Las personas introvertidas pueden aprender a comportarse de otra forma en determinados momentos, si querés perder la timidez y ganar nuevas habilidades sociales te recomiendo que te mentalices en que podés hacerlo y que aparte de leer el post si ó si tenés que llevar algunos conceptos básicos a la realidad de tu vida cotidiana.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II ¿Qué es la timidez? comportamiento

miedos

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

La timidez es un mecanismo de defensa que todos tenemos y que nos protege de lo que consideremos peligroso.

El ser humano, como el resto de animales, tiene su propio sistema de defensa. Del mismo modo que algunos individuos se tornan agresivos ante un problema y no nos cuesta tanto de entender que lo que hacen esconde en realidad algún miedo, las personas tímidas o vergonzosas se protegen a sí mismas de esta manera.

La mayoría de personas tímidas ya lo son desde pequeñas. En el colegio los niños ya desde pequeños se clasifican unos a otros y se forman distintos círculos de poder en los que las personalidades más carismáticas se rodean de fieles seguidores.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Lo habitual es que cuando alguien necesita demostrar fuerza para adquirir el poder utilice a los que menos resistencia opondrán. Esto lo saben ya los niños desde muy, muy pequeños. Ya se dice habitualmente, que los niños son crueles.

No sé si esto pude ser considerado o no crueldad, pero lo cierto es que el niño inseguro es el primero que recibe el acoso de sus compañeros, lo usan para reforzar sus propias personalidades.

En consecuencia el niño más inseguro puede convertirse en tímido, o por el contrario ir acumulando el malestar hasta que un día se desata la agresividad y se defienden de ese modo.

Si miramos el pasado de muchas personas terriblemente vergonzosas y de muchas que actúan siempre a la defensiva nos encontraremos que ya desde muy pequeños en la escuela lo pasaron mal en su relación con los demás y eso les ha llevado a actuar de esa manera. Además es algo de lo que muchos son conscientes.

Saben que siempre han sido tímidos y vergonzosos y que han tenido problemas para relacionarse.

Si la experiencia a nivel social no es buena difícilmente querrán o aspirarán a tener ese tipo de vivencias. Por lo que las personas con una timidez patológica suelen esconderse de los demás y tratar de pasar cuanto más desapercibidos mejor.

Cuando esto te imposibilita hasta el punto de no permitirte iniciar una relación con alguien o de no ser capaz de expresar tus sentimientos en situaciones que realmente lo requieren, a nivel de asertividad, necesitas superarlo, y aprender a comportarte de otra forma cuando sea necesario.

Ser tímido ó vergonzoso puede ser un buen recurso siempre y cuando sepas controlarlo. Ser tímido te permite observar a los demás y aprender de ellos y sobre ellos antes de que ellos sepan sobre vos. Y eso es bueno si sabes utilizarlo. Deberías ser capaz de cambiar la timidez por la prudencia. No quieras aspirar a ser una persona abierta y súper espontánea. No es necesario que cambies tanto.

Si querés cambiar, tenés que saber que podrás hacerlo. Como siempre se tratará de seguir un entrenamiento bien orientado y de mucha fuerza de voluntad.

En primer lugar debes determinar qué querés conseguir, cuáles son los motivos que te impulsan a cambiar.

Como ya vimos más arriba no tendría ningún sentido que aspiraras a ser el alma de la fiesta. Vos no sos así.

Pero sí está bien que aspires a no tener verguenza de hablar en público o a no sentir verguenza de expresar tus sentimientos o dejar claras tus expectativas o necesidades en determinadas situaciones.

No podés ser tímido en el trabajo, por ejemplo, y no me refiero solo a no ser capaz de trabajar de cara al público sino que tenés que saber defender tus intereses ya sea delante de tus compañeros como de tus superiores.

Si siempre sos el blanco de sus alardes de fuerza, exactamente como ya te pasaba en la guardería escolar ha llegado el momento de cambiar.

Por vos, por tu bienestar. No podés seguir toda la vida temiendo los enfrentamientos y pensando que se van a reír de vos cada vez que abras la boca.

conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

verguenza ¿Cuál es tu problema? fobias

timidez

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Analizá qué te pasa y cómo te gustaría que fuera la situación real.

Por ejemplo, si te presentan a un grupo de gente y te quedás en un rincón mientras los demás hablan y se conocen y a medida que pasa el tiempo te sentís cada vez más aislado, hasta que te das cuenta de que todos están ya totalmente integrados y para vos es demasiado tarde empezar las presentaciones.

Si alguien trata de entablar una conversación con vos y le respondés con monosílabos, en un tono de voz apenas audible y con el aspecto de estar pasandola mal, es lógico que la otra persona prefiera dejar esa conversación.

No por falta de interés. Puede tener mucho interés, la mayoría de la gente rehusan hablar con alguien tan tímido precisamente para evitar hacerle pasar un mal momento.

Lo que tenés que hacer en estos casos es recordar que la timidez y la verguenza están bien hasta determinado punto.

Empezá considerándote una persona prudente en lugar de tímida. Date un tiempo para observar antes de interactuar y de este modo poner a cada uno en su lugar.

Aprendé a ser vos el que pregunta en lugar de esquivar las respuestas evitando hablar. Respondé a la primera pregunta y automáticamente realiza otra. De este modo cambiarás el centro de atención hacia la otra persona y podrás mantener una conversación menos tensa.

Para todo ello hace falta que seas muy consciente de tus carencias y de tus miedos. Para aprender a afrontarlos primero hay que reconocerlos.

Poco a poco podrás ir trabajando punto por punto para desmontar esos miedos y entrenando tus habilidades sociales para poder actuar con naturalidad delante de los demás.

miedos

humanas

temores Gestionar la vergüenza conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Tener vergüenza no es negativo. No saber gestionar la vergüenza es un problema.

Este sentimiento nos hace prudentes y nos permite analizar nuestro comportamiento y aprender algo de nuestros errores y fracasos. Así entonces, hay un tipo de vergüenza que puede ser constructiva, no saber gestionar la vergüenza es un problema, sobretodo cuando nos impide tener una vida social normal, por lo menos sin tensión.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Conocer los motivos por los que tenemos vergüenza no siempre es posible. Es una fase habitual en los niños, que pasan de ser inconscientes y jugar con cualquiera a temer a quien no conocen y a esconderse detrás de las “polleras” de su madre.

Es una fase habitual que no hay que castigar. Es normal que los niños sientan vergüenza y además esto les ayudará a ser prudentes, a pesar con quién hablan, con quién se van de la mano.

Es bueno que los padres refuercen la idea de que hay que ser prudente con la gente que no se conoce y que conocer a alguien no significa actuar como si estuviéramos solos.

La vergüenza es algo necesario para el desarrollo humano en edades tempranas, aprendemos a darnos cuenta de lo que significa estar con desconocidos y someternos a la opinión pública, la que queda más allá de las puertas de casa.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Habitualmente esto es una fase que poco a poco se va venciendo, a medida que se aprende a gestionar la vergüenza, sobretodo ganando seguridad.

Pero no siempre es posible superar esa fase, a menudo debido a componentes genéticos no podemos evitar sentir más vergüenza de lo normal. Sí, el carácter de tus padres o abuelos también lo podés heredar.

Además influye cómo sean los padres, los hermanos… es decir: la influencia directa del joven.

También podemos ser terriblemente vergonzosos si hemos tenido algún tipo de trauma, o simplemente si tenemos miedo o fobia a una determinada situación.

La vergüenza se corrige y se aprende a controlar.

Cuando sentís vergüenza en realidad lo que estás demostrando es tu incapacidad por hacer algo, el convencimiento de que no sos capaz de hacerlo, que no valés lo suficiente, que lo vas a hacer mal y por eso te avergonzás antes de tiempo.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Es posible que tengas motivos para sentir esas dudas sobre vos mismo, que en el pasado hayas fallado ante determinada situación pero la única manera de darle la vuelta es hacerlo, conseguir hacerlo bien y cambiar la imagen que tenés de vos mismo.

Y sos capaz, seguro. Ya sabés que proyectamos pensamientos y emociones y que los demás son conscientes por nuestro lenguaje corporal, nuestras actitudes de lo que sentimos, lo que nos pasa.

Además si tu mente funciona bajo un lema negativo, no vas a conseguir nada positivo. ¿Para qué esforzarse en algo que está perdido de antemano?

La vergüenza en realidad esconde el miedo al fracaso, al rechazo, a quedarse solo.

Actuás con tanta precaución debido a tu temor a fallar, a hacerlo mal y que los demás no te acepten. El problema es que ya aceptaste estar solo y que nadie te va a aceptar (al menos con esa actitud).

Si la visión que tenés de vos mismo es negativa nunca podrás actuar bien, en realidad lo que estás haciendo es autolimitarte.

Además de hacer ejercicios para perder la timidez deberías trabajar la autoestima y reforzar la visión que tenés de vos mismo. Hasta que vos no te veas bien y seas capaz de demostrar seguridad los demás no te verán así.

Como en la mayoría de este tipo de procesos, todo lo que conlleva un cambio profundo en la manera de ser, implica introspección. En primer lugar deberías analizar los motivos que te llevan a sentirte y a actuar así.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Debes saber diferenciar entre la vergüenza, que como decíamos está asociada al miedo a estar solo, y la culpa, que está asociada al miedo, al castigo.

Muchas personas actúan de forma vergonzosa movidos por un sentimiento de culpa, que implica una aceptación de haber hecho algo mal.

Debes saber discernir esta culpa del simple sentimiento de incapacidad por hacer algo. La vergüenza también puede ser causada por la culpa pero entonces tendrá distinta solución.

El tímido, el vergonzoso, el que cree teme actuar por miedo a hacerlo mal es el que debe analizar los motivos de esa creencia y si están fundamentados deberá trabajar para darle la vuelta a la situación.

Siempre que se recomienda introspección se recomienda también mucha paciencia y mucha tenacidad, cuando abrís los rincones más profundos y escondidos de vos mismo debés estar preparado para dudar de todo y para encajar de nuevo las piezas que sacaste de su sitio. Solo que esta vez serás capaz de encajarlas de manera que formen una base firme y fuerte.

Aprovechá tus experiencias para obtener aprendizajes positivos. No te quedes con lo malo. Si tuviste malas experiencias a nivel social podés analizar cómo ha ocurrido todo y pensar qué es lo que te ha llevado a fracasar en esa circunstancia.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Cuando des con el problema, en lugar de sentirte culpable por eso podés buscar la manera de hacerlo mejor la próxima vez.

También tenés que aceptar que a menudo el error está en los demás, puede que vos no seas incapaz ni fracasado sino que en realidad hayas tenido mala suerte y te hayas cruzado con malas personas.

De eso también podés aprender. En primer lugar a que nadie debería menoscabar tu imagen propia y hacerte dudar de vos mismo y en segundo lugar aprender a diferencias a cada persona por sus intenciones.

Tener mala suerte puede suponer un gran aprendizaje, no permitas que te pase por segunda vez. Y no permitas que eso te hunda aún más en el conflicto. Confíá en vos mismo, podés hacerlo.

Para eso será muy bueno que aparte de la introspección hagas ejercicios específicos para perder la vergüenza, paso a paso, correctamente organizados y pensados para hacerte ganar seguridad en vos mismo a la vez que mejorás tus habilidades sociales

temores

conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II Como mejorar el estado de la timidez verguenza

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

La timidez es un rasgo con el que muchas personas conviven y no es del todo malo, es una parte más de la personalidad. Hay personas que manejan bien su timidez y otras que dicha timidez les dificulta mucho la vida.

Tenés que tener claro también que la timidez forma parte de tu personalidad y aunque hablamos de “eliminarla” o “mejorarla” no se puede erradicar, pero si controlar, porqué si erradicáramos la timidez de tu personalidad estaríamos matando tu personalidad, por lo tanto cuando hablamos de eliminarla en realidad nos referimos a mejorar la timidez.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

La timidez es lo que hace que estés a gusto estando solo, quizás que seas más creativo u otros rasgos de tu personalidad que considerás interesantes pero que no sos consciente de que son así gracias a tu timidez.

De todos modos tampoco podés permitir que tu timidez te aísle del mundo y debés aprender a controlarla, no debés dejar que tu timidez te controle, debés manejarla vos a ella porque sino serás un esclavo de la timidez que cada vez te aísla más y más y pasarás a ser otro de los cientos de casos que conozco de personas aisladas, intolerantes que no solo no se relacionan con nadie por vergüenza sino que se convierten en personas insoportables.

miedos

humanas

temores Diversas formas de como mejorar la timidez conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

.

Acostumbrate a salir a la calle

El problema de la gente tímida es que con los años se acostumbran a no salir a la calle e incluso se ponen sus normas de no salir.

Se empeñan en poco a poco aislarse del mundo. Un día dijeron que no para ir al cine y pasados unos meses se dan cuenta que les da hasta vergüenza salir a comprar el pan.

Si sos tímido y te negás a salir a la calle lo que vas a conseguir es que cada vez tengas más timidez e incluso te puede llegar a derivar en una fobia social y paranoia.

Todo ser humano necesita relacionarse y tener contacto con otras personas, amigos… Por qué sino se llega a un estado mental que ninguna persona desearía ni para su peor enemigo.

Por lo tanto no dejes que conquisten tu último reducto de defensa, por muy mal que estén las cosas a la hora de salir con amigos jamás dejes de acostumbrarte de salir a la calle y si hace tiempo que no salís aprovechá ahora y salí.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Andá a hacer las compras, compra el pan, date una vuelta por el parque, andá [email protected] al cine… Comenzá haciendo cosas que no te den mucha vergüenza y poco a poco andá incrementando las cosas que hacés saliendo a la calle.

Si lo más fácil para vos es salir a tirar la basura a la vereda comenzá con eso, luego a comprar a los chinos ó al súper, luego a pasear a una plaza ó a un parque…

Tenés que ir poco a poco escalando pero lo que no podés hacer bajo ningún concepto es leer éste post de principio a fin y quedarte igual porque después estarás quejándote y las cosas siempre te irán peor. Grabate esto a fuego en tu mente: Si vos no te animás a salir afuera (al mundo fuera de tu casa) nadie lo va a hacer por vos.

No me hagas como un fóbico social que decía que cada vez que estaba con gente le agarraba urticaria pero era un tipo que siempre decía que no a todo y se negaba a salir de casa.

Era un tipo tan raro que ibas a verlo y era capaz de no hablarte en dos horas porque jugaba con el celular y te hablaba más delante tuyo por el whatsapp que en la cara.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

No podés estar quemando tu casa y después quejarte de que se ha incendiado, es absurdo, pero es que muchos tímidos y fóbicos sociales actúan así.

Se quejan constantemente de que no tienen amigos, de que están muy solos o simplemente de su timidez. Pero luego los invitan a salir o les decís como superar su problema y prefieren ponerse la notebook sobre las piernas y seguir en su mundo nerd para, de vez en cuando, entrar a leer un post como este y después seguir quejándose.

No me vengas con historias o excusas, acostumbrate a salir a la calle y aprovechá todas las oportunidades de relacionarte con personas que se te crucen.

Las personas superan sus problemas, no te dejes derrotar.

¿Qué harías si de repente todo dependiera de vos mismo? ¿Quedarte encerrado en casa? Debés acostumbrarte a salir a la calle, ese es el primer paso y si no lo comenzás a hacer tené muy claro que JAMÁS conseguirás superar tu problema.

Muchas personas con timidez se acostumbran a ser derrotados, ni quieren hacer nada, ni van a hacer nada pero ya es hora de que esto cambie y apliques el primer paso para mejorar la timidez.

comportamiento

miedos

humanas Salí de tu zona de confort con ejercicios temores

conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

La zona de confort es el lugar dónde nos sentimos seguros. Alguien que da conferencias por todo el mundo es alguien con una zona de confort sobre la timidez muy amplia, en pocas ocasiones se sentirá tímido e intimidado. Puede estar perfectamente en un bar luego de dar una conferencia y charlar con el mozo ó la camarera o con el tipo que tiene al lado, esté en la otra parte del mundo o al lado de su casa.

En cambio la zona de confort de alguien tímido o muy tímido suele ser muy pequeña. Cuando salís de tu zona de confort poco a poco la expandís y tu zona de confort se vuelve mayor.

Imaginate que te da vergüenza preguntar a chicos/as por la calle: “Hola, sos muy hermoso/a, ¿Tenés pareja?”. Solamente preguntar eso, ¿Te da vergüenza verdad?

¿Si lo hicieras cada día, durante 5 años crees que al 6 año te seguiría dando vergüenza? SEGURAMENTE NO, sería algo sumamente fácil y habitual para vos, habrías expandido tu zona de confort. Vamos a hacer que te imagines la zona de confort como un círculo que te rodea.

Tú círculo actualmente mide solamente 10 centímetros, la de una persona social mide 10 metros. Nadie puede pasar de expandir su zona de confort de 10 centímetros a 10 metros, eso te llevaría probablemente 6 meses (con un entrenamiento correcto e intensivo) o de 1 a 3 años con un entrenamiento normal.

Pero la gente siempre llega, no solo en este tema sino en todos, y pretenden que lo que no han hecho en toda su vida se solucione en dos días.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

No es realista ni demuestra inteligencia de tu parte. Si querés mejorar tu timidez deberás expandir la zona de confort con ejercicios. Pensá que cada ejercicio que hacés puede ser equivalente a 5 centímetros y conforme avances cada ejercicio expandirá más tu zona de confort, 10cm, 30cm, 50cm…

Es imposible expandir tu zona de confort sentado en tu silla frente a la PC ya sea en Taringa! ó stalkeando a alguien en el face.., para poder mover tu zona de confort deberás hacer ejercicios que puedan generar “ganancias” en tu sociabilidad.

Realmente por vos mismo es difícil que sepas que ejercicios hacer pero ponete en mente que cada vez deben ir más lejos y por supuesto comenzar por algo bien sencillo.

Por ejemplo salir a la calle y no entrar a tu casa hasta que no le preguntes a 10 vecinos “¿Que hora tiene?”.

Este podría ser un buen ejercicio de iniciado e incluso los hay más fáciles. Me pasé años estudiando ejercicios, poniéndolos en práctica e investigando que aspectos de la personalidad y la timidez mejoraban.

Muchos tímidos dicen que no entienden su timidez porque trabajan por ejemplo de teleoperadores y no les da vergüenza hablar por teléfono durante horas, pero luego del trabajo salen con un grupo de compañeros y compañeras y son incapaces de pronunciar ni una sola palabra.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Lo mismo ocurre en todo tipo de ambientes: atención al público, en una disco… Hay veces en la que sin que te des cuenta entrenaste tu timidez para desenvolverte bien en determinadas situaciones, pero al salir de esos ambientes tu timidez vuelve a ser la de siempre y no sabés desenvolverte.

Así que es posible que nos encontremos con alguien que atiende al público de manera social y muy correcta, pero luego va a tomar un café y no sabe pronunciar palabra ó solo manifieta monosílabas.

Eso es porque la zona de confort de la timidez solo se ha expandido en ese ambiente y debe ser expandido en los demás ambientes.

Por eso, el constante “entrenamiento” de sociabilidad que hagamos es importante, porque “Forzaran” la calidad de comportamiento para que se expanda tu zona de confort uniformemente en todos los ambientes y así no te ocurran estas cosas.

timidez

comportamiento

miedos ¿Porqué la timidez es realmente complicada? humanas

temores

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Sé tolerante, realista y buscá la ayuda que necesitás

A la hora de mejorar la timidez y convertirte en una persona social es imprescindible que seas tolerante y honrado con vos mismo, dejá tu odio a un lado, calmate y sé realista. No dejes que tu ego te carcoma y te impida mejorar.

Muchos tímidos creen que “no necesitan ayuda” pero les cuesta mucho hacer amigos y nadie los aguanta.

Si tenés un problema debés recibir ayuda, no creas que por recibir ayuda sos menos hombre/mujer o peor persona, al contrario, si dejás que tu ego te impida mejorar es que no estás siendo nada inteligente.

Hay partes de nosotros que nos controlan y nos ciegan, ¿Acaso sos tan tonto que dejás que partes tuyas te controlen y manipulen a tu antojo?

Cuando dejás que tu EGO te diga: “No necesitás ayuda, sos todo un winner (o una mujer hecha y derecha)” y vos aceptás esa idea como válida, estás cediendo y siendo manipulado por tu ego. El ego es la parte encargada de que no nos hagan daño, de creernos superiores y de que no salgamos lastimados emocionalmente.

Pero vos sos el encargado de decirle a tu ego cuando dejarte a vos al mando. ¿Vas a pasarte toda la vida delante de una PC ó tablet ó celular ó vas a dejar tu ego a un lado y mejorar?

Deja toda esa basura a un lado y por una vez sé vos mismo, poné todo de tu parte para mejorar la timidez porque cuando superes tus problemas te darás cuenta que desperdiciaste años de tu vida, sin embargo vas a poder sonreír porque podrás aprovechar al máximo todos los que te quedan.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

verguenza

fobias Usá la gran suerte que tenés Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

comportamientoTe ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Muchas veces es desesperanzador ver a la gente que ha nacido sana porque no valoran su estado en absoluto.

No hay peor enfermedad que no valorar lo que tenés. es una pena ver gente sana sufrir por tonterías o gente que se pasa la vida en su casa, sin salir y solo gastan el dinero en su vehículo y en consumos estériles de porquerías que no necesitan y que incluso ni van a usar nunca y creen que son libres pero están más esclavizados que en una dictadura.

Hay una cosa que define la intensidad de una vida y es los momentos que podés recordar. La mente humana solo recuerda buenos y grandes momentos, viajes, compartir tu vida con amigos, vivir historias…

Todo esto te lo perdés si no salís de tu “covacha” de tu casa, si no mejorás tu timidez y aprovechás al máximo la sociabilidad.

No le faltes el respeto a la vida, vívila intensamente, un nuevo mundo para vos lleno de sociabilidad es posible, así que no pongas más excusas, ya es hora de mejorar tu timidez al máximo.

humanas

temores

conductas Quiero dejar de ser tímido Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

verguenzaTe ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Para muchos la timidez les imposibilita la vida social, para otros es una ventaja puesto que les convierte en más prudentes.

Para dejar de ser tímido y que los demás te vean así es básico que aprendas a hablar algo más que con monosílabos.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te sugiero que practiques frases algo más largas, tampoco hace falta que sean muy comprometidas, y que empieces a usarlas en las ocasiones donde ahora solo sos capaz de decir palabras como para salir del compromiso de una pregunta.

Oblígate, aprendelas y poco a poco irás ganando confianzay acostumbrándote a tu manera de hablar. Cuanto más te oigas menos raro te parecerá.

Así que para sentirte mejor en un grupo tenés que esforzarte por hablar un poco. Un poco.

No te me pongas nervioso. Solo analizá las situaciones en las que podrías haber dicho algo más que sí o que no y ensayá delante del espejo.

Se trata de actitud. Cuando consigas decirlas bien delante del espejo empezá a soltarte poco a poco con la gente.

Aprendé a reírte de vos mismo. Si tu miedo es que los demás se rían de vos debés saber que no es igual de “divertido” reírse con alguien que de alguien.

Si éstas personas que se burlan de vos son malintencionadas, ver que vos también te reís de vos mismo o incluso que sos el primero en hacerlo les restará ganas y fuerzas. Si no te hacen daño ya no es tan divertido reírse de vos, ¿verdad?.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Ojo con este punto, una cosa es que tengamos la capacidad de reírnos de nosotros mismos y otra que ofrezcamos a los demás en bandeja nuestra cabeza. No te castigues y no hagas con tus bromas sobre vos mismo que los demás tengan más ganas de hacértelas.

Como tímido, lo que tenés que hacer es encontrar la manera de interactuar con los demás, de sentirte cómodo en tu papel, aunque sea actuado. Y poco a poco ir dominándolo y usándolo para las relaciones sociales.

Dicen que los actores son grandes tímidos y en el fondo se trata de eso, de ofrecer algo que va bien en sociedad pero que no te expone a vos mismo ni te desnuda.

miedos

humanas

temores Mejorando tu vida social conductas

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte IITe ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

¿Sos tímido? Si es así, puede que sientas que tu vida social está limitada por este pequeño detalle. Sos buen amigo de tus amigos pero te cuesta conocer a gente nueva y relajarte en las situaciones desconocidas.

Perdiste toda la seguridad en tu propia persona.

Sonreí siempre a los demás. Ir por la vida con una sonrisa es uno de los mejores consejos que alguien te puede dar.

En serio. Aunque no tengas motivos para sonreír. Con no tener motivos me refiero a estar serio, tener un mal día o simplemente no tener ganas. No quiero decir que cuando tenés un problema importante debas ir sonriendo por la vida.

Pero en general ir por la calle con una media sonrisa y cuando nos cruzamos con alguien sonreírle es una buena táctica.

No te confundas. No estás seduciendo ni haciendo nada en ese sentido. Simplemente que si te cruzás con alguien en un ascensor, mientras le cedes el paso para que salga una sonrisa es el mejor acompañamiento.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Llegas a un lugar donde hay mucha gente? Llegá sonriendo. Si alguien te mira, sonreíle. Vss a ver que es más fácil acercarse a alguien sonriente que a alguien que tiene cara de culo, o de estar pensando en sus cosas.

Puede que tengas mucha riqueza interior y que tus propios pensamientos te alejen un poco de la realidad que te rodea pero para mejorar tu vida social es básico que estés aquí y ahora. Que vivas y sientas lo que pasa a tu alrededor. Y que lo hagas sonriendo, por supuesto.

Bien, aprendiste a poner buena cara, a sonreír a todo el mundo, ahora es el turno de hablar con desconocidos.

No hace falta que te vayas a un bar a hablar con el primero que pasa. Seguro que es un buen entrenamiento, si te vez capacitado de eso pero con hablar con alguien en la fila del súper, en la cola del cine o en la sala de espera del dentista tendrás suficiente.

Buscá temas banales que puedas usar para hablar con cualquiera. El tiempo, por ejemplo. No seas pesado, simplemente es una manera de intercambiar palabras con alguien. Llegás, saludas, ” Uff que humedad está haciendo “. Y ya está.

Te contestarán, respondes y la conversación llegará hasta donde dé. Pero poco a poco perderás el miedo a hablar en público, a hablar con desconocidos y sobre todo se notará en el timbre de tu voz que no reflejará tensión y en que tus conversaciones serán más provechosas.

Aprendé a preguntar. No hace falta que cuando hables con alguien lo hagas siempre sobre vos. Por favor, ¡no lo hagas!.

Aprendé a preguntarle a la gente que los trae por aquí, qué opinan sobre determinada cosa, qué consejo te dan ante una situación concreta.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Escuchar a los demás y saber conducir las conversaciones es algo bastante difícil de conseguir. Necesitarás práctica y sobre todo analizar cómo te ha ido y cómo lo mejorarías.

Saliste con [email protected] y una vez que vuelvas a casa analizá qué dijiste, cómo lo dijiste, en qué punto se trabó la conversación y podrías haber hecho algo por mejorarla, qué podrías haber preguntado… Anotá mentalmente, o llevá un registro escrito, como quieras. Pero tomá buena nota de las posibles mejoras y aplicalas la próxima vez.

Tampoco creas que tenés que estar hablando siempre. El silencio es bueno, aprender a estar en silencio sin sentirte incómodo es algo importante.

Y por último, a medida que vas ganando seguridad asegurate de mirar a la gente a los ojos. No rehuyas sus miradas. Afianzá la mirada con una buena sonrisa y tendrás mucho ganado.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

miedos

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

[email protected] ¡¡ Que tengas un gran día !!

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

Sumando buenas voluntades es la única manera de conseguir la victoria en una sociedad moderna, sea para bien ó para mal… Vos elegís en que vereda te parás.

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

verguenza

Te ayudo? Perdiendo la verguenza Parte II

No comments yet.

Leave a Comment