Facebook Twitter RSS Reset

Tarja Turunen la rompio en Mar del Plata

Tarja Turunen la rompio en Mar del Plata

Tarja Turunen derrochó virtuosismo, simpatía y energía

La cantante finlandesa, por primera vez en Mar del Plata, a sala llena en el Auditorium. El recital contó con la apertura de la marplatense Ana Magiar. La ex líder de Nightwish repasó parte de su fructífera carrera.

Tarja Turunen la rompio en Mar del Plata

La soprano lírica finlandesa Tarja Turunen, precursora del género metal sinfónico, llegó por primera vez a Mar del Plata en el marco de su gira mundial “Colours in the Road” para presentarse el martes último en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium. A sala llena, y con un fervoroso público que alentó cada movimiento de esta diva gótica, el show tuvo su apertura a cargo de la marplatense Ana Magiar.

“Esta es una noche mágica”, dijo Ana Magiar antes de comenzar con la canción “The secret”, en la que se vislumbra su fusión entre el lírico y el pop. Durante media hora, presentó algunos de los temas de su álbum debut “Original fate” como “I´ve seen it all” y “Beautiful”. Y la despedida llegó con un cover de Sarah Brightman, “It´s a beautiful day”, que sirvió para definir lo que fue para ella esa noche, “hermosa”. “Una noche para nuestra Reina”, comentó Magiar para dar pie a lo que se venía. Y no estuvo errada su definición, ya que Tarja se ganó bien su título de “cantante de culto”, porque con sólo ver a su público, se podía prever lo que sería el recital. Un gran porcentaje lució remeras negras con fotos o leyendas impresas de Tarja o de Nightwish (agrupación que lideró la artista durante casi una década, antes de lanzarse como solista), además de muñequeras y pantalones de cuero.

El inicio, fue con un potente sonido de órgano, que provocó que los fieles aumentaran su ansiedad y sus gritos. La “Tocata y fuga” de Bach, aquella que se identifica tanto con las películas o escenas clásicas de terror, fue la intro para otro himno, “El fantasma de la ópera”. Y allí apareció Tarja, con un vestido negro transparente, pantalón de cuero debajo y botas plateadas.

Cuando terminó la canción, la ovación fue tan grande como si hubiera sido el final del recital, hecho que denotaba la devoción de sus fans, quienes no pararon de gritarle piropos y hacer cánticos futboleros.

Durante todo el concierto, la cantante habló con un castellano casi perfecto y derrochó simpatía, además de energía. Y mostró su voz privilegiada, respaldada con una vasta formación artística.

“Estoy muy feliz de estar aquí por primera vez como artista. Es un sueño cumplido para mí. Vamos a divertirnos juntos. Se ven hermosos”, dijo la artista que está casada con un productor argentino, el empresario y manager Marcelo Cabuli. Y es de allí que absorbió el idioma, pero también otras costumbres. Por eso es que uno de los regalos que recibió por parte del público fue muy particular. “Wow, un Minion de San Lorenzo”, expresó al abrir el paquete que un fanático le acercó al escenario.

El repertorio se basó principalmente en su último disco, “Colours In The Dark” (2013), con temas como “500 letters”, “Never enough”, “Neverlight”, “Until silence”, “Deliverance”, y “Victim of ritual”, pero también incluyó material de sus anteriores álbumes: “My winter storm” (2007) y “What lies beneath” (2010). Del primero, eligió “Ciaran´s well”, “I walk alone”, “Damned and divine” y “Die alive”; mientras que del segundo, “Falling awake”, ” Anteroom of death” y “Until my last breath”. Y precisamente el título de esta canción, “Hasta el último aliento”, marca lo que es esta artista en el escenario. Se la ve suelta, divertida, disfrutando, y dejando todo, pero sin esfuerzo. Su voz alcanza matices y tonos insospechados, pero no se queda en el virtuosismo, sino que todo el tiempo alienta al público a que se mueva, cante y se exprese. También hubo espacio para los covers, además del mencionado “Fantasma…”, también le dedicó una canción a una saga de películas que admira: 007. “Me encanta James Bond”, comentó. Es por eso que interpretó su versión de “Goldfinger”, tema central del filme de 1964 protagonizado por Sean Connery.

Tampoco podía faltar una canción de su ex banda Nightwish, y el elegido fue “Staying the dreamer”, además de un adelanto de su próximo disco, “No bitter end”. “Estará listo para agosto o septiembre del próximo año. Esperemos”, anunció.

Después de dos horas de show, y tres cambios de vestuario, se despidió diciendo: “Muchísimas gracias por este recuerdo. Me lo llevaré hasta el final”.