Facebook Twitter RSS Reset

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.

A días del incendio del taller clandestino ,donde murieron dos niños, el gobierno de la ciudad dice desconocer las denuncias que había sobre ese taller. La esposa de Mauricio Macri, copropietaria de la marca Cheeky, tiene varias denuncias por trabajo esclavo.

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.



El cinismo y la cara de piedra de varios integrantes del gabinete del PRO en los medios cuando se les preguntaban por la responsabilidad que les compete sobre la tragedia de Flores, no tienen límites. El candidato a jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta entrevistado en el programa Desayuno Americano afirmó: “En un accidente así, no hay mucha explicación” y, ante la indagación de la conductora: “¿se le puede llamar accidente algo que se pueda prevenir?”, el señor contesta que no había ninguna denuncia realizada al Gobierno de la Ciudad. Sin embargo, Lla Fundación la Alameda presentó la denuncia de Páez 2796 el año pasado y no hubo ni siquiera una inspección.

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.

María Eugenia Vidal la actual vice jefa de gobierno, al igual que Rodríguez Larreta, desestimó las denuncias en el programa Intratables y con un cinismo increíble publicó en su facebook una foto visitando sonrientemente un taller textil del conurbano, diciendo: “esta semana estuve charlando con mujeres que trabajan en un taller de corte y confección en el barrio San Alberto de Ituzaingó, y pese a los problemas de inseguridad que tienen, todas las mañanas empiezan muy temprano (cuando todavía es de noche) para después poder volver y estar con sus hijos cuando salen de la escuela. Todas trabajan mucho para darles un futuro mejor y necesitan un Estado presente que haga equipo con ellas”.

Cheeky, la marca ropa de los hermanos Awada

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.
No es de extrañar la convivencia que existe entre empresarios del rubro textil y los políticos de turno. En el caso de Cheeky, los lazos son carnales y vienen esquivando denuncias de reducción a la servidumbre y trabajo esclavo hace mucho tiempo. La marca produce ropa infantil, medias y pantalones .Tienen varios locales en shoppings y dos por la Avenida Santa Fe.

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.

Algunas de las denuncias:

En enero del 2007, durante el gobierno de Telerman, se allanaron algunos talleres vinculados a los Awada, pero fueron sobreseídos por el entonces juez federal Guillermo Montenegro, actual ministro de Seguridad del gobierno de la ciudad.

En el 2012, a raíz de filmaciones de la Fundación La Alameda, se constató la reducción a la servidumbre y el hacinamiento en que se encontraban 13 costureros en el barrio de Mataderos, donde hace 3 años se producía exclusivamente para la marca Cheeky.

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.

No podían salir a la calle, si lo hacían tenían que dejar documentación. Dormían en camas cuchetas que también era el lugar donde comían ya no había ni sillas ni mesas.

En ese espacio reducido estaban encerrados los niños de los costureros. Fue denunciada por reducción a la servidumbre, evasión fiscal, violación a la ley de migraciones y violación a la ley de trabajo a domicilio.

La causa del 2007 y las seguidillas de denuncias hicieron que se reactivara la causa y quedó imputado Daniel Awada, el cuñado de Mauricio Macri. La causa está paralizada siendo que hay pruebas contundentes de la responsabilidad solidaria de la marca con los talleres clandestinos.

Talleres clandestinos: Juliana Awada, empresaria esclavista.

En el 2013 en la fábrica Textil Elemento se prendió fuego una trabajadora por las constantes presiones y maltratos a las que estaban sometidas. En la misma se producen medias y una de las marcas para las cuales trabajaba era Cheeky que tercerizaba sus medias allí. En esa fábrica no se respetaba el convenio laboral ni se pagaba como corresponde. Los trabajadores se organizaron y le arrancaron el convenio aunque sufriendo 2 despidos de activistas que luego fueron reincorporados.

También aquí el macrismo de la ciudad hizo oídos sordos, al igual que el Gobierno Nacional que vía el Ministerio de Trabajo no regula ni inspecciona estos lugares.

No comments yet.

Leave a Comment