Facebook Twitter RSS Reset

Speed Ski: el frenético deporte de altas velocidades.

Speed Ski: el frenético deporte de altas velocidades.GIF

Speed Ski: el frenético deporte que nos pone ante velocidades superiores a los 200 km/h
Speed Ski: el frenético deporte de altas velocidades.

Los amantes de la velocidad y los deportes extremos ya tienen un nuevo entretenimiento, se trata del Speed Ski, el cual es uno de los deportes no motorizados más veloces del mundo, sólo superado por el paracaidismo, donde los atletas consiguen velocidades que superan los 200 kilómetros por hora en sólo unos segundos. Suena divertido ¿no?

El Speed Ski surge como deporte de demostración en los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville en 1992, pero en los últimos años se ha ido popularizando, ya que la espectacularidad de ver descender a una persona a esta velocidad es realmente impactante, donde no sólo interviene la destreza física, sino también la tecnología.

De 0 a 100 km/h en sólo 3,4 segundos

El Speed Ski se practica en pistas de un kilometro, las cuales están especialmente diseñadas para realizar bajadas rectas sobre una inclinación de 50º. Estas pistas se dividen en tres partes, los primeros 400 metros son para la aceleración, en los siguientes 100 metros se consigue la mayor velocidad y los últimos 500 metros son para frenar.

Speed Ski: el frenético deporte de altas velocidades.

Debido a esto, se pueden conseguir velocidades que superan los 200 km/h en aproximadamente 8 segundos, una aceleración comparable a un coche de Formula 1, de ahí la importancia de tener una máxima concentración y gestión del miedo, ya que el mínimo descuido puede traer consecuencias fatales.

Parte importante de este deporte es la tecnología e investigación que hay detrás, esto con el objetivo de cada vez ser más rápidos. Para reducir la resistencia al aire, los esquiadores utilizan trajes de poliéster, poliuretano y elastodieno de apenas un milímetro de grosor, los cuales son sometidos a diversos análisis, así como pruebas en túneles de viento para conocer su resistencia y flexibilidad. Otro elemento es el casco, que posee un diseño aerodinámico realizado por la Universidad de Cambridge y donde se suele colocar el sensor que mide la velocidad del descenso.