Facebook Twitter RSS Reset

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

La vida en dos ruedas

Motero, motoquero, fierrero. Sinónimos que reivindican una misma pasión: la de abandonar las cadenas de la sociedad para irse a volar bajo, a gran velocidad por caminos impensados a veces, y otras no. Porque una moto no corre, vuela bajito. Porque salir en moto es ir donde va el viento. Es un azar de excitante belleza, un peligro hermoso.

Quienes compartan esta pasión deben tener en cuenta los siguientes consejos. U opiniones, soy de la opinión de que nadie debería dar consejos, sino opiniones porque no tengo la verdad absoluta. Yo no impongo, sólo comparto.

Introducción

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

El motero raras veces sabe adónde va, con quién, por qué y para qué.

El motero cree que las preguntas inhiben la acción, inhiben el “animarse”, coartan la libertad de sentir, porque a veces la racionalidad le roba protagonismo a la pura experiencia.

El motero cumple con sus obligaciones y deberes. Es un humano “normal”, aunque muchos lo tilden de enfermo por los fierros, casi obsesivo. Lo que pasa es que las pasiones no se logran explicar con palabras. Los sentimientos y la fervorosidad no se transmiten con metáforas. El único camino es, simplemente, sentirlos.

El motero, como decíamos, cumple con sus cosas, y llegado un período (por lo general breve) de ocio –un finde largo, feriados de pascua, feriados puente, vacaciones, etc– , arma los bolsos si es como yo, un tipo quisquilloso para viajar, junta algo de guita, cualquier moneda, algo de ropa y se las toma. Te olvidás de la presión familiar, de las novias que no te dejan tranquilo, que te celan, de un patrón que te explota, del banco que te roba, de tus amigos que te piden que madurez y que seas como ellos, de tus vecinos que te rompen las pelotas para que no hagas ruido con el escape. En resumen, te escapás de la maldita “civilización”, calentás los motores, encarás para las rutas y te vas a la mierda. Más de una vez deseaste que sea “para no volver jamás”. Pero bueno, a veces hay que volver.


¿Sos motero? ¡Entrá papu!

Como dijimos, a veces ni siquiera adónde vamos. Sólo queremos escapar. Queremos estar lejos, solos, solamente el ruido del “caballo” y nuestra consciencia, recorriendo los paisajes. Atravesando campo adentro la naturaleza, los caminos rurales, los caminos de tierra inundados por alguna lluvia hechos mierda, las rutas, autovías, autopistas.

El motero sabe que lo único en lo que puede confiar es en su lucidez para manejar y el único vehículo del que depende. El resto son todos complementos.

¿Sos motero? ¡Entrá papu!
Muchas veces, en el camino, arrancamos con algún amigo viajero que nos hace el aguante o levantamos a desconocidos en algún pueblo rutero. La cuestión es hablar con alguien para no embolarse de muerte. Cuando se hacen viajes largos (de 500 km o más), en cualquier vehículo, a veces uno busca una voz humana. Parás en alguna YPF, te tomás un café, descansás un poco la mano de tanto acelerar, fumás un cigarro con este compañero y seguís viaje. Amigos en el camino o gente por conocer son experiencias inolvidables. Algo que refleja estos sentimientos positivos y buenos momentos es la película “On the Road”, basada en la novela de Jack Keroauc, quien él junto a tres amigos más (una chica incluída) recorrieron Estados Unidos en dos ocasiones, ida y vuelta. La gran epopeya les llevó cinco años en total.

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

Para un buen viaje el motero debe antes que nada, dedicarle especial atención a su vehículo.

Todo tiene que estar en orden. Ruedas que no estén lisas ni desinfladas, aceite a punto, cadena, corona y piñón en excelente estado. Frenos lubricados y eficientes. Luces, batería, guiños todo actualizado. Espejos retrovisores sanos, obviamente.

En mi caso le hago el service en mi casa. No es por rata, pero los mecánicos te fajan 300 pesos para arriba por sólo mirarle el aceite y tocar alguna que otra cosa que tranquilamente la podés hacer vos.

Antes que nada, les presento a mi nena. Está sucia porque hice un par de viajes y no tuve tiempo de enjuagarla un poco.

Corven 110 Mirage. 3 años de uso. Más de 60.000 km.

¿Sos motero? ¡Entrá papu!
¿Sos motero? ¡Entrá papu!
¿Sos motero? ¡Entrá papu!
¿Sos motero? ¡Entrá papu!
¿Sos motero? ¡Entrá papu!

¿Cómo cambiarle el aceite a una 110? E

s simple. Cerca del caño de escape, por abajo del motor hay un tapón a rosca. Lo abrís, Ponés un tarrito o una latita y dejás que se escurra todo el aceite viejo. Dejás fluir bien (calculale unas 2 hs, como si fuera una heladera), ponés el tapón, lo cerrás bien para que no pierda ni se falsee, y le agregás el aceite nueva. Obviamente si tenés una moto 110, como yo, le ponés aceite de cuatro tiempos.

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

¡ADVERTENCIA!

Si notás algún ruido anormal, antes de salir llevala urgente a tu mecánico de confianza. Por más que te parezca una boludez. A mí me ha pasado que por pelotudo y confiado me quedé a pata en medio de un campo, acá en Santa Fe, sin celular, sin auxilio y sin una puta casa para pedir una grúa. La cadena se me partió como una gomita y no me maté de pedo. Tuve que arrastrar el cachivache unos tres km hasta que un paisano me prestó un teléfono para que venga un flete y volver a mi pueblo que por suerte no estaba tan lejos.

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

¿Sos motero? ¡Entrá papu!

Lo mismo pasa con las cámaras y cubiertas.

Si ya venís con una de hace rato, cuidado porque cualquier gilada te la revienta. Pisé un clavito de 10 mm y me rajó toda la cámara como si fuera una puñalada. Sii no tenés un parche y herramientas, quedás a pata, como un bolu. Si tenés moto grande eso es raro que suceda porque no van con cámara. Para pinchar una 250 tenés que pisar, como mínimo, un cortafierro parado.


¿Sos motero? ¡Entrá papu!
¿Sos motero? ¡Entrá papu!

El resto que son los papeles, no hay que dar mucha explicación. Lo que sí les recomiendo que los tengan siempre actualizados y encima porque los cobanis en Córdoba y San Francisco se pusieron la gorra. Te hacen multa por cualquier boludez, y multas bastante caras. Si los paran y los multan, no peleen porque después quedan junados y los agarran de punto. A mí me pasó muchas veces.

Cuidado con el alcohol. nada de birra ni vino antes de manejar. Se toma una copa cuando el viaje terminó. Ni siquiera consumir entre las paradas. Alcohol cero. A lo sumo café o gaseosa.

En la ruta manejen si es posible de día. A la noche algunos paran para dormir. Si hay niebla la velocidad se reduce, inexorablemente. Cuidado en las curvas. Cuidado con los campos que más de uno se mató tratando de esquivar un ternero escapado. Cuidado con los camiones, no hagan la pajereada de colgarse que también se pueden matar.

En algunos crucen te piden la luz baja. Tenganlo en cuenta porque sino también te multan.

Gracias por pasar

No comments yet.

Leave a Comment