Facebook Twitter RSS Reset

Solo

Se escribe con palabras tristes en estos días cuando mi realidad es la soledad, cuando la desesperanza ha agotado hasta el más sencillo de mis sueños y se han reducido a cenizas los momentos en que brotaban las sonrisas inspiradas en tu voz, por eso hoy solo transcurre el tiempo consumiéndome por el olvido en que me dejaste con tu partida.

Aún recuerdo el sonido de tus palabras cuando indiscriminadamente plantabas en mi corazón semillas de ilusiones que algún día inundaron mi alma de regocijo y terminaron desvaneciéndose con ese terrible adiós que para mí significo la renuncia a todo cuanto deseaba, pues lo deseaba contigo.

Me resigno porque no tengo alternativas y no existe un solo motivo que me de fuerzas para intentar al menos olvidarte ya que, aunque sufriendo por tu ausencia mi pensamiento no reconoce la premisa de una nueva vida, solo existo en las evocaciones de ese ayer contigo que, aunque se desvanece al abrir mis ojos no hace más que fortalecerse en mi corazón.

Se ha transformado mi vida en una mezcla de amargura y muerte emocional alimentada en fantasías de metas no cumplidas, en deseos de planes no realizados, en esfuerzos infructuosos por buscar tu presencia.

Estoy extraviado en mis anhelos que no tienen consecuencias en la realidad, por mucho que quiera y necesite de ti soy cada día un poco más consciente que algo roto de verdad no se puede volver a unir y así como una estrella muerta nunca recupera su brillo son los corazones rotos de los amantes que no fueron sinceros, quizás por eso estoy solo y cada instante un poco más alejado de aquello que algunos reconocen como felicidad.