Facebook Twitter RSS Reset

Sólo nos enamoramos ingenuamente una vez en la vida…

Alguna vez escuché a alguien decir que

“sólo nos enamoramos una vez en la vida”, y ahora sé que es cierto. En parte. Sólo una vez amamos de una manera tan intensa a alguien equivocado porque sólo una vez en la vida se es ingenua.


Esto no quiere decir que jamás volveremos a amar. Sí lo haremos, pero no de la misma forma. Cuando ese hombre que una mujer considera “el amor de su vida” le rompe el corazón, marcará un antes y un después. Sólo una vez confiamos a ciegas, y nos lanzamos al vacío sin paracaídas. Sólo una vez nos entregamos en cuerpo y alma pensando que él estará a nuestro lado.



Sólo una vez en la vida pensamos que quien está con nosotras nos amará con la misma intensidad con la que le amamos, y sólo una vez tendremos que comprender que cada quien ama de una manera diferente, y que eso no significa que no nos amen.



Sólo nos enamoramos ingenuamente una vez en la vida…

Sólo una vez nos entregamos sin miedo a sufrir pues aún no conocemos esa horrible sensación que llega cuando alguien tan importante se va de nuestra vida. Sólo una vez pensamos que no nos fallarán, pues nos es imposible creer que alguien que nos ama nos pueda lastimar.



Sólo una vez en la vida estamos dispuestas a entregar todo por una persona; a perdernos en el intento de ser perfectas para él. 



Sólo una vez somos capaces de soportar todo y luchar hasta el final contra todos y todo para mantener el amor. Hay miles de cosas que sólo pasan una vez cuando somos inexpertas en el amor.


Además, sólo una vez caemos de golpe, porque sólo una vez dejamos que nos suban a la nube más alta, para ser lanzadas en picada desde ahí. 



Es como si con cada beso nos llenaran de oxígeno y luego, como a un globo, nos soltarán de repente. Cuando estamos más ilusionadas, la decepción nos hace caer.

Sólo nos enamoramos ingenuamente una vez en la vida…

Pero lo peor no es caer, es que mientras vamos cayendo en nuestra mente sólo hay un pensamiento: “Él estará abajo para sostenerme”. Y cuando llegamos abajo, el golpe duele el doble, porque él no está ahí. Entonces nos preguntamos mil veces: “¿qué fue lo que hice mal?”, “¿en que fallé?” Buscamos justificar todos sus errores creyendo que, quizá, la culpa fue nuestra.



Nos preguntamos qué hubiera pasado si hubiésemos hecho las cosas diferentes y nos encerramos en un mundo de historias imaginarias que siempre terminan con un reencuentro inesperado o un mensaje de perdón. Pero ninguna de las dos cosas suceden.



Así que, ten por seguro que sólo una vez en la vida pasarás por todo esto. Porque una vez que lo hemos vivido y hemos superado todo el proceso, jamás volveremos a permitir que algo así nos ocurra.

Sólo nos enamoramos ingenuamente una vez en la vida…

Es triste, pero una vez que nos han lastimado así, no volvemos a ser las mismas. El recuerdo siempre estará en nuestra mente. Pero sólo así podremos ser felices junto a alguien que en verdad valga la pena. Es así como nos damos cuenta cuáles son las cosas que jamás volveremos a permitir en una relación.



Lo bueno de todo esto es que sólo nos ocurrirá una vez en la vida. Sólo una vez tendremos una caída tan fuerte y sólo una vez en la vida nos levantaremos y saldremos adelante de algo tan doloroso. Cuando sucede todo esto, nos damos cuenta de que sólo una vez en la vida dejamos de ser esa niña ingenua que se enamoró a ciegas para convertirnos en una mujer que sabe lo que quiere cuando se enamora.







se que es 

difícil para algunos, pero es totalmente cierto.

un abrazo.







No comments yet.

Leave a Comment