Facebook Twitter RSS Reset

Sobre los distintos rumbos que bla bla, etc.

Sobre los distintos rumbos que bla bla, etc.

Ayer fui a visitar Región Lluviosa (región de fantasía que creé el último verano para evadir el irritante calor de Región Calurosa -región de fantasía que creé el anterior invierno para evadir el insufrible frío de Región Fría-).

Sobre los distintos rumbos que bla bla, etc.Región Fría, a su vez, nació para protegerme de Región Infierno -región de fantasía que creé para protegerme de Región Paraíso, en donde los placeres estaban vetados para mí-. Y Región Paraíso sí que nació para evadirme de aquel mundo convencionalmente conocido como Mundo Real.

FIN.

Atletico MadridAh, no. Yo venía a contar una historia. Y no precisamente una historia itineraria acerca de las regiones-fantasías que he creado hasta la fecha, sino una historia que involucra la final de la Champions league de este año. Aquí les va:

ChampionsAyer fui a visitar Región Lluviosa (región de fantasía que creé el último verano para evadir el irritante calor de región Calurosa -región de fantasía. Mierda. Caí en la trampa de la repetición. Pero ustedes sabrán perdonarme. Es proverbial en la raza humana esto de repetir. Usted, lector, que seguramente viaja todos los días en la misma línea de tren a la misma oficina de siempre, me entenderá esta costumbre. También sabrán perdonarme el paréntesis que dejé en este párrafo sin cerrar. El lector obsesivo se puede sentir ofendido. Sigamos ofendiéndolo entonces, porque no lo pienso cerrar. Intentaré de nuevo contar la historia que venía a contar:

champions leagueAyer fui a visitar Región Lluviosa (región de fantasía que creé el último verano para evadir el irritante calor de Región Calurosa). Y que nadie pregunte de dónde salió Región Calurosa, porque no me gastaré en decirlo. Vine acá a contar una historia y todavía no puedo empezar por culpa de este afán aclaratorio. ¡Ni siquiera debería importar de dónde salió Región Lluviosa! Vamos, ahora sí que sí que sí:

futbolAyer fui a Región Lluviosa, región de origen incierto. Sólo diré que es una región de fantasía, sin explicitar la causa por la cual la creé. Como es una región de fantasía, uno puede pasearse sin paraguas y no resfriarse después. También puede uno espiar a las personas en sus casas, mirando desde la ventana y sin ser visto por estas personas, quienes hacen sus vidas sin preocuparse por la presencia espía del narrador. Uno es invisible. Uno observa y escribe tranquilo. Como viajar en trenes imaginarios e ir anotando lo que ocurre alrededor. Viajar en un tren del Mundo Real no facilita la escritura; la gente se sentiría observada y su incomodidad me incomodaría. Pero les contaba: Pasé por fuera de una casa y se me ocurrió mirar por la ventana en el momento justo en que estaba terminando el partido entre el Real Madrid y el Manchester City. Ganó el Real. La final será Real Madrid versus Atlético de Madrid. Frente al televisor, estaba un hombre, cincuentón, visiblemente molesto. Una mujer, de la misma edad, se paseaba de un lado a otro, trayendo y llevando cosas en sus manos. El hombre gritó: “¡María! ¡Hoy ganó la bestia adinerada, de nuevo, la re puta madre!” . Quién sabe si María lo escuchó, ya que en ese momento ella estaba en la habitación; había ido a dejar un peine previamente traído desde el baño. Más tarde salió de la habitación con una taza, dirigiéndose a la cocina. Cuando iba a medio camino, en el living, el hombre le gritó de nuevo: “¡María! ¡Te digo que ganó el Real, la puta que lo parió! ¡Ojalá el Atlético gane la final! ¡Ojalá el Atlético lo haga mierda al Real en la final! “. María le respondió: “Da lo mismo quién gane la final, Raúl. Da lo mismo“.

cuentoGrosso error, María. Claro que no. Claro que no da lo mismo. María, aunque personaje ficticio, está limitado temporalmente y no puede conocer el futuro, no puede conocer los distintos caminos que tomará la historia de la Humanidad si gana uno u otro equipo. Yo, personaje “real” , tampoco puedo conocer esos caminos; pero en tanto narrador, clarividente, situado en un espacio ficticio, sí puedo conocer esos caminos. Los expondré en el párrafo siguiente.

literaturaBienvenidos al párrafo siguiente, que ya no es párrafo siguiente, sino párrafo presente. Según la promesa del párrafo anterior, este párrafo está destinado a mostrar los distintos caminos que tomaría la historia de la Humanidad en caso de que gane uno u otro equipo. Pero me estoy extendiendo mucho y estoy evaluando la opción de incumplir la promesa y relatar estos caminos en los párrafos siguientes a este párrafo siguiente no siguiente sino párrafo presente. Sí, definitivamente es mejor continuar abajo:

arteSi gana el Real: Raúl, enojado, gritará “LA PUTA QUE TE RE MIL PARIÓ CRISTIANO RONALDO Y TODO TU SÉQUITO DE LAMEPORONGAS, FORROS” . Un niño, de una casa contigua a la de Raúl, escuchará estas palabrotas y las repetirá, jugando. La madre, nerviosa, le pegará un coscorrón a este niño y le dirá: “¡Esas palabras son feas. No se dicen. Caca. Nunca más dirás eso o te voy a pegar un coscorrón más fuerte!” . El niño, quien nunca había sido reprendido por su madre de esta forma tan violenta, reaccionará llorando con una furia incontrolable. La madre le dirá “Callate de una vez, la puta que te re mil parió” . El niño, confundido por la divergencia entre el primer discurso anti-puteadas de la madre y su segundo discurso puteador, sentirá que la figura materna sale de esa condición divina en la cual se encontraba. La madre adoptará una forma más terrenal, y el niño, por lo tanto, le perderá ese respeto sacro que le tenía hasta ese entonces. El trato entre el niño y la madre cambiará para mal. Unos años después, el niño no tan niño cargará con el peso de una relación complicada con la madre y encontrará en la cocaína un refugio. Una noche, en búsqueda de cocaína, irá donde Juan Manuel y le pedirá un par de gramos. Juan Manuel le dirá: “Lo siento, es que ya no vendo cocaína” . El niño no tan niño apuñalará a Juan Manuel. La muerte de Juan Manuel aparecerá en un periódico de Crónica roja muy popular en la región. Un ucraniano comprará el periódico. Ninguna noticia lo cautivará, salvo la noticia del asesinato de Juan Manuel. Tan cautivado estará, que cruzará la calle sin levantar la vista del periódico, y al siguiente día será el propio ucraniano quien aparecerá en la portada del periódico regional. ( “CAMIÓN PISA A UCRANIANO QUE ESTABA DE VISITA EN LA REGIÓN” ) . Este ucraniano, si no hubiese muerto a causa de la muerte de Juan Manuel, hubiese revolucionado a la ciencia, diez años después, con un invento que curaría el Cáncer hasta en sus etapas más avanzadas. Y, veinte años después, Alejandro Bellavista no hubiese muerto de cáncer a los cuarenta y dos años. Alejandro Bellavista estaba destinado a descubrir una galaxia lejana a los cuarenta y cuatro años. Esta galaxia lejana tendría, en su centro, los espíritus de todas las personas que vivieron en la Tierra y que fueron buenas, y estas personas habrían revivido en el paraíso Kyok brindado por esta galaxia. Kyok es un lugar paradisíaco, hermoso. Quizás usted mismo, lector, si es buena persona (recuerde que ser bueno no tiene nada que ver con los valores del cristianismo; bien puede usted pecar mucho y seguir siendo una buena persona) podría haber aparecido en el paraíso Kyok. Pero la victoria del Real no se lo permitirá.

futuroSi gana el Atlético: Raúl, contento, gritará “BIEN! BIEN! BIEEEEN LA PUTA QUE TE PARIÓ!”. Un niño, de una casa contigua a la de Raúl, escuchará estas palabrotas y las repetirá, jugando. La madre pensará en darle un coscorrón, pero las palabrotas no son tan fuertes, por lo que sólo le dirá: “Hey, eso no se dice” muy calmada. El niño seguirá divirtiéndose con sus juguetes tranquilamente y no caerá en el vicio de la cocaína años más tarde. Juan Manuel se retirará del narcotráfico y nadie lo asesinará, por lo que no saldrá en la portada de ningún periódico. Un ucraniano comprará el periódico y ninguna noticia le llamará la atención, por lo que botará el periódico a la basura y mirará a los dos lados antes de cruzar la calle. Verá el camión que viene y esperará a que pase. Luego cruzará tranquilamente y llegará vivo a la acera del frente. Diez años después, el ucraniano inventará una medicina que cura el Cáncer hasta en sus etapas más avanzadas. Alejandro Bellavista, veinte años después consumirá la medicina y se curará de su Cáncer, y a los cuarenta y cuatro años descubrirá una galaxia lejana, en cuyo centro se acumulan todos los espíritus de las personas que vivieron en la Tierra y que fueron buenas. La galaxia estará dormida y se despertaría gracias a un científico posterior, quien estimará que la galaxia podría despertar con material desechable. Este científico irá al vertedero regional y juntará mucha basura. Comenzará a seleccionar los desechos aptos para el despertar de la galaxia y se encontrará, en esta acción, con un periódico que desechó un ucraniano varias décadas atrás. El científico quedará embelesado con una noticia que hay allí y se quedará leyéndola. Incluso, se irá a casa leyéndola. Cruzará la calle sin levantar la vista y un camión lo pisará. Luego, ningún otro científico posterior a este científico posterior podrá dar con la clave para revivir la galaxia y la galaxia nunca despertará.

xxscholesxxOh, el desenlace fue igual en ambos casos. Entonces da lo mismo quién gane la final de la Champions. María tenía razón.

Alexis González



Sobre los distintos rumbos que bla bla, etc.

No comments yet.

Leave a Comment