Facebook Twitter RSS Reset

Sisifo y algo más de mitologia griega.

Desde mi primer contacto con este soy un amante del metaverso de la mitología griega, me fascina verlo como si fuese un gran cómic creado por la comunidad de la época, digo cómic porque si imagino un mundo donde existieran humanos con capacidades semejantes a las de por ejemplo Superman; es inevitable para mi pensar que no habría mucha diferencia entre los actos de estos “superhumanos” y los de los dioses griegos en la mitología.





Sísifo



Sísifo fue el fundador y Rey de Éfira, nombre antiguo de Corinto(ciudad situada en el Peloponeso de Grecia). Este hombre dicen era tan buen negociante como navegante, pero también un despreciable avaro y un enemigo de la verdad (un mentiroso). Con despreciable avaro me refiero a que Sísifo mas de una vez recurrió al asesinato de viajeros y caminantes con el fin de aumentar su riqueza. Ostento la fama de ser el mas astuto y sabio de los hombres, astuto al punto de engañar a mas de un dios.

Tanatos, el dios de la muerte sin violencia, tiene parte del trabajo como “La Parca” en el mundo de la mitología griega. Cuando este decidió que era su hora y fue a reclamar la vida de Sísifo, este ultimo lo capturó colocándole grilletes posponiendo así su muerte hasta que Ares (dios de la guerra) liberó a Tanatos y envió a Sísifo al inframundo.

Pero Sísifo era hombre de muchos recursos, así que antes de morir le dijo a su esposa que no realizara el sacrificio habitual a los muertos. Cuando Sísifo llegó a los dominios de Hades, no esperó un segundo para ir a quejarse con el regente del inframundo; alegando que su esposa no había cumplido con el sacrificio, convenció así al monarca del infierno para volver a la tierra a castigar a su esposa. Al respirar nuevamente el aire terrestre de Corinto, Sísifo se niega a volver al inframundo, de esta manera logra vivir algunos años mas en la tierra.

Pero todos sabemos que en el mundo de la mitología dios es a humano como la tijera al papel, con esto quiero decir que la alegría de Sísifo no duro eternamente ya que fue devuelto al inframundo contra su voluntad por el dios mensajero, Hermes.

Ya devuelto al mas allá, Sísifo fue obligado a cumplir su castigo eterno, que consistía en empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, teniendo así que realizar el proceso de nuevo, una, otra vez y por siempre.

Interpretaciones del castigo:

Existen varias interpretaciones del porque de este peculiar castigo, algunos dicen que el hecho de empujar una roca una y otra vez hasta la cima de una montaña es un simbolismo de la “vana” lucha por el conocimiento.

En el siglo I a.C. Lucrecio interpretó el mito como los políticos que aspiran a un cargo, con la búsqueda del poder como una “cosa vacía”, se asemeja a rodar la roca arriba del cerro.

Albert Camus consideraba a Sísifo personificando el absurdo de la vida humana, pero Camus concluye que “uno debe imaginar a Sísifo feliz”, como “la lucha de sí mismo hacia las alturas es suficiente para llenar el corazón del hombre”.

Esta ultima es mi favorita de las que he leído y aporto mi visión de la misma: Todos somos Sísifo, nuestras necesidades son infinitas; dormir, comer, salir, respirar, leer, cada día buscamos satisfacerlas sabiendo que al otro día tendremos que hacerlo de nuevo, y de nuevo, y así por lo que dure nuestra vida. Por esto para mi es que el secreto está en ser conscientes de que siempre habrá piedras por levantar, y lo importante es hacer que cada viaje a la cima de la montaña sea diferente y valga la pena.

Sisifo y algo más de mitologia griega.

Sísifo, cuadro del pintor italiano Tiziano, Realizado entre 1548 y 1549

No comments yet.

Leave a Comment