Facebook Twitter RSS Reset

Sirius, nueva instalación de luz sincrotrón para Brasil

Sirius, nueva instalación de luz sincrotrón para Brasil

Brasil concluyó el proyecto básico para la construcción de su nuevo acelerador de electrones y en las próximas semanas empezará con la limpieza del terreno para su construcción, con previsión para entrar en funcionamiento en el 2016. El proyecto del edificio de 43.000 metros cuadrados que albergará el acelerador con hasta 45 líneas de luz sincrotrón con que estará equipado ya están listos, dijeron hoy fuentes del estatal Centro Nacional de Pesquisa en Energía y Materiales (CNPEM).

Sirius, nueva instalación de luz sincrotrón para Brasil

Brasil, el único país de América Latina que cuenta con un sincrotrón para investigaciones científicas, pero tiene en marcha un proyecto para construir una nueva fuente de luz sincrotrón más moderna. Se trata de un anillo de tercera generación con 153 metros de diámetro y una franja de frecuencia de rayos luminosos más amplia que será operado por el Laboratorio Nacional de Luz Sincrotrón (LNLS), organismo vinculado a la CNPEM.

Sirius, nueva instalación de luz sincrotrón para Brasil

El llamado Sirius podrá aumentar la capacidad y el número de usos, aplicaciones e investigaciones que ya se realizan en el UVX, el acelerador de electrones de segunda generación que Brasil opera en la ciudad de Campinas desde 1997 y que tiene 30 metros de diámetro.

El nuevo acelerador será una fuente de luz sincrotrón con aplicaciones en áreas de conocimiento como la nanobiología, la farmacología, la energía, la microelectrónica, la paleontología y las industrias de alimentos y de análisis de materiales.

Sirius, nueva instalación de luz sincrotrón para Brasil
Los sincrotrones son aceleradores de electrones que producen diferentes franjas de frecuencia de luz, cada una útil para un tipo específico de aplicación, y que puede permitir estudios de estructuras en escala atómica, molecular, microscópica o macroscópica.

Según las informaciones suministradas hoy por la CNPEM, además de la conclusión de los proyectos básicos, los responsables por el nuevo acelerador ya construyeron y testaron con éxito los prototipos del sistema de control digital, de la cámara al vacío y de multipolos pulsados del Sirius. “Este es uno de los proyectos brasileños de ciencia que representan un divisor de agua”, aseguró el director general del CNPEM, Carlos Alberto Aragao, en un seminario dirigido a los usuarios del actual acelerador de electrones. El actual acelerador, usado por cerca de 2.000 investigadores (20% de ellos estranjeros) y unos 460 proyectos de investigación, opera con una energía de 1,37 gigaelectrón por voltio (GeV), lo que le permite generar radiaciones electromagnéticas que van hasta la franja de los rayos X blandos.