Facebook Twitter RSS Reset

Siria: el riesgo de una generación perdida

Más de 14 millones de niños de la región sufren los efectos del cada vez más intenso conflicto que se desarrolla en Siria y gran parte de Irak. Más de 4 años de guerra están dejando profundas cicatrices en:

6 millones de niños que sufren situaciones extremas dentro de Siria: pobreza, desplazamiento y estado de sitio.

2,2 millones de niños que viven ahora como refugiados en Líbano, Jordania, Irak, Turquía, Egipto y otros países del norte de África.

3,6 millones de niños de las comunidades vulnerables en las que se albergan otros refugiados.

2,8 millones de niños iraquíes obligados a abandonar sus hogares, muchos de los cuales se encuentran atrapados en las zonas controladas por los grupos armados.Todo ello ha generado una crisis de refugiados y migrantes sin precedentes en la Unión Europea (UE) desde la Segunda Guerra Mundial. Más de 790.000 personas han llegado a Europa por mar en lo que va de 2015, la mayoría huyendo de la guerra en Siria.

Se trata de una crisis con rostro de niño: 1 de cada 5 solicitantes de asilo son niños, y unos 225.000 niños y niñas necesitan ayuda de aquí a finales de año.

Casi todos los refugiados y migrantes arriban al Viejo Continente después de varios meses sin acceso a servicios básicos y traumatizados por la violencia que han experimentado o presenciado en Siria y por la que han sufrido durante su viaje, víctimas de malos tratos y abusos a manos de traficantes y bandas locales.

Con la llegada del invierno y el cierre de fronteras en algunos países europeos, los niños y sus familias son aún más vulnerables.

No comments yet.

Leave a Comment