Facebook Twitter RSS Reset

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

Con el motor de un auto y en sólo dos años, un joven de nuestra ciudad construyó su propia aeronave, un modelo experimental basado en los planos de un Piper J3. La idea del creador es realizar su vuelo bautismo en octubre.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

Andrés Calcagno (30) tenía sus sueños por los aires y no era metáfora. Y es que de pequeño soñaba con poder construir su propia aeronave y surcar los cielos. Hoy, con técnicas artesanales y recursos propios, Andrés ha construido durante los últimos dos años su propia nave, un modelo experimental basado en los planos de un Piper J3 adaptado a un PA11. Se trata de un avión de más de 6 metros de largo y con alas que tienen una envergadura de 10 metros.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

“De chico me interesé por el aeromodelismo, comencé comprando kits con los que armaba aviones a escala y más tarde diseñaba mis modelos. Siempre tuve el sueño de armar algo a gran escala que me permita volar”, contó Calcagno a El Periódico.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

El despertar

Un día de julio de 2011 Andrés se despertó convencido: “Voy a hacer un avión. Y comencé a investigar un plano de un Piper J3 que siempre me gustó”, recordó.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

Así fue adentrándose en el mundo de la aeronáutica. No la tuvo fácil, tuvo que invertir mucho en materiales y tiempo de trabajo. Llegó a dedicarle alrededor de 10 horas de trabajo diarias. Mucho lo ayudaron sus conocimientos en mecánica, física, aerodinámica y electrónica.

El joven constructor explicó que conseguir los planos y materiales para su avión no le resultó nada sencillo y tuvo que reemplazar algunos elementos por otros similares.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

“Cuando me largué con el proyecto me enteré de que existía una Asociación de Aviación experimental en General Rodríguez (Buenos Aires). Contacté a esa gente y me facilitaron información, técnicas y conocimientos. También realicé varios cursos de entelado, soldadura y trabajos en madera”, describió.

Un motor especial

“Conseguir el motor de un avión puede costar algo así como 45 mil dólares, así que no me quedó otra que adaptar el motor de un auto”, se sinceró. De esta manera adecuó el motor de un Subaru de 110 caballos de fuerza para su Piper.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

Para la realización del tablero de control e indicadores Andrés tuvo la ayuda especial de su padre, relojero de profesión.

Restan detalles

Antes de embarcarse en su sueño, Andrés realizó los cursos como piloto y su deseo es que en poco tiempo la nave realice su vuelo de bautismo.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

La parte estructural metálica de su Piper está concluida, quedan detalles como el capó del motor y el entelado de una de las alas. Restará una inspección para poder volarlo en el aeroclub de nuestra ciudad.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

“Tengo una lista importante de gente que se quiere subir en el primer vuelo. Vamos a tener que hacer varias horas de vuelo para cumplir con todos los pedidos”, reconoció.

Facebook de Andrés Calcagno.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

Siguió su sueño y fabricó su propio avión.

No comments yet.

Leave a Comment