Facebook Twitter RSS Reset

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Quiero partir diciendo que soy vegetariana y que muchas veces me he enfrentado al estereotipo que muchos tienen sobre este tipo de alimentación: que quieres adelgazar, que la verdad es que quieres estar a la moda, que tienes un problema, que sólo eres caprichosa con las comidas. De tantos estereotipos, mucha gente termina creyendo que son verdad. En mi caso soy delgada, pero eso es porque hago mucho deporte y cuidado, porque me como todo lo que encuentre si no tiene productos animales. Los carbohidratos son mi mejor amigo y supongo que es por eso que una historia como esta me asombra y preocupa aún más.

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Una nueva iniciativa, llamada El Proyecto Anti-Dieta, busca compartir historias de diferentes personas que quieren redefinir su relación con su cuerpo y con la comida. Fue en esta interesante sección que una chica llamada Anna Kavaliunas contó su historia de forma simple y potente: ella se hizo vegana para ser más delgada. Claramente, a esta chica la aquejaba una enfermedad que lamentablemente es muy común en el presente: la anorexia. Su perspectiva era clara y brutal, porque incluso si alguna vez había pensado en el veganismo como una opción para comer más saludable o luchar por el medio ambiente, para ella pronto se convirtió en un vehículo para restringir su dieta y perder kilo tras kilo sin que nadie cuestionara sus razones.

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Sin embargo, al realizar este cambio, parte de su identidad y de su personalidad se quedaron atrás. Anna pronto se dio cuenta de que estaba dispuesta a este sacrificio si eso significaba crear una nueva identidad, siempre y cuando fuese más delgada que su antiguo yo. Muchos de sus amigos comenzaron a mostrarse inquietos, y si bien la mayoría creía que su cabeza estaba por las nubes, ella tenía clara su nueva meta: verse mejor que nadie según sus nuevos estándares. En vez de decirle a sus seres queridos que sentía que se estaba volviendo loca y que en verdad no le importaba comer saludable sino que sólo comer muy poco, repetía una y otra vez su practicada mentira: que estaba haciendo esta dieta crudívora, vegana y sin gluten porque quería ser más saludable.

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Sin embargo, y como vegetariana, puedo decir que su restricción poco tenía que ver con una lucha por el medio ambiente o por la nutrición: Anna estaba luchando contra sí misma, consumida por una enfermedad que no la dejaba en paz. Un año después, Anna se encontraba en el mismo lugar, pero una extraña situación le mostraría la salida. Comprando algunas provisiones en el supermercado un día tuvo una revelación que la hizo detenerse. La comida en sí no podía ser separada en categorías, era ella misma quien había separado todo y quien, al mismo tiempo, había decidido que dejar atrás su antigua identidad. Anna decidió que algunas cosas tenían que cambiar y que lo primero sería su relación con la comida y con su cuerpo.

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

Anna comenzó su lenta recuperación y contrario a lo que muchos pensarían, sigue siendo vegana. Sin embargo, en esta ocasión ella ha decidido escuchar su cuerpo y dejar de pasar de un extremo a otro. Vivir una vida sin consumir productos animales no tiene que ser un extremo en sí mismo y no tiene que significar vivir bajo un estereotipo. Anna comprendió que lo había estado usando como una excusa para cubrir un problema mayor y se decidió a cambiar la implicancia que comer de esta forma tenía para ella. Al final, no se trata de escoger un lado u otro, sino de comprender lo que nos hace bien y lo que nos hace felices. Para Anna haber comenzado a recuperarse, claramente es una fuente infinita de felicidad y orgullo personal.

Si quieres adelgazar, no te hagas vegano

No comments yet.

Leave a Comment