Facebook Twitter RSS Reset

Si es pobre, se le ignora; si está bien vestida, se le ayuda

Si es pobre, se le ignora; si está bien vestida, se le ayuda

UNA NIÑA SOLA EN LA CALLE: SI ES POBRE, SE LE IGNORA; SI ESTÁ BIEN VESTIDA, SE LE AYUDA

ESTE EXPERIMENTO SOCIAL DE LA UNICEF MUESTRA LO HABITUADOS QUE ESTAMOS A IGNORAR LA DESIGUALDAD Y LA POBREZA, COMO SI NO EXISTIERAN O COMO SI CREYÉRAMOS QUE ES ALGO NATURAL EN EL MUNDO.

En sociología existen estudios en torno a la “invisibilidad social”, un concepto que, a grandes rasgos, se refiere al hecho de que en la vida cotidiana existen personas a las que estamos acostumbrados a pasar por alto, a “no ver”, como si de verdad no estuvieran ahí. En las sociedades modernas apartamos la vista ante la pobreza, la mendicidad, la locura, la enfermedad, el defecto, el crimen, pero también, en tiempos más recientes ante personas que han sido empujadas las márgenes del sistema por otro motivos, desde el personal de limpieza de grandes edificios hasta manifestantes que se muestran su desacuerdo colectivamente. Todos ellos, en algún punto, pueden ser invisibles ante nuestros ojos formados para ignorarlos.

Retomando en parte esta noción, la UNICEF (en colaboración con la agencia Switch Communications y en el marco de su campaña #FightUnfair), realizó recientemente un experimento social en el que Anano, una pequeña niña de 6 años deambuló sola en dos lugares públicos: una calle concurrida y un restaurante, ambos en la ciudad balcánica de Tbilisi, la capital de Georgia.

El detalle, sin embargo, fue que la pequeña se presentó bajo dos aspectos muy distintos: en uno, con ropas andrajosas, la cara sucia, el cabello desliñado; en otro, limpia, con abrigo y zapatos lustrosos, bien peinada.