Facebook Twitter RSS Reset

Serie: Los Pintores – 50 – Jean-Baptiste Greuze

Hay algo de infantil en su hermosura entre apagada y luciente. Un inmutable aire de ingenuidad se desprende de su piel.

¡Oh!, sin duda, las perlas son las bolitas con que el mar jugaba cuando niño.

Serie: Los Pintores

50 – Jean-Baptiste Greuze

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Autorretrato

De muy antiguo viene aquello de que el siglo XVIII es el siglo del espíritu. No importa que algunos tilden su sensibilidad de frívola y teatral.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Lo cierto es que desde los últimos años de la Regencia hasta los primeros de la Revolución, el 1700 se caracteriza por un movimiento profundo, en que las ideas se afirman y en que el alma parece emprender nuevos vuelos.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El souvenir

Greuze, que había nacido en 1725, no escapó al sutil influjo de su tiempo.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El souvenir

Alguien ha dicho que entre el sueño genial de Watteau, la simplicidad burguesa de Chardín, la voluptuosidad de Boucher, el naturalismo de Lantara, la lígera galantería de Fragohard, la gracia provocativa de Lagrenée y la malignidad de Bouilly, Greuze aparece menos clasificado por todo lo que rindió de impresiones diversas y concibió notas de arte casi contradictorias.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Apresurémonos a añadir nosotros que en medio de tales maestros y de tales corrientes espirituales, primero el niño, luego el joven y por último, el gran pintor que fue Juan Bautista Greuze, impone su modo peculiar y termina por cautivarnos por su honda ternura y por su concepción celestial del dolor y de la miseria humana.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

No bien abre los ojos a la luz, cumplido el primer cuarto de siglo del 1700 el panorama que ofrecen el arte y las letras se ve conmovido por algunos de los más resonantes acaecimientos de la literatura v el arte franceses.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El Quejarse del reloj. 1770. Óleo sobre lienzo, 79,3 x 61 cm. Alte Pinakothek, Munich

El Gil Blas y las Cartas Persas están en el aire. Voltaire anda aún en busca de sí mismo. Marivaux se inicia. Y en lo que atañe al arte, Lancret, Boucher y Vanloo acaban de iniciar su carrera triunfal y Wátteau acaba de partir para siempre, en plena juventud.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Greuze tuvo, en Lyon, como maestro a Grandon, quien con paciencia y amor ejemplares fue orientando su pincel.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El espejo roto 1763. Óleo sobre lienzo, 56 x 46 cm. Colección Wallace, Londres

Entre copla y copla de antiguos grabados, composición y composición de telas cotidianas y busca y rebusca de este o aquel color el joven aprendiz fue comprobando cómo su mano se volvía dócil a los dictados de su inspiración y cómo aquello que en un principio le había parecido tan difícil, no era sino un juego para él.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Entre tanto las ideas de los demás – las grandes ideas – buscaban aposento en su mente.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

La guerra a los prejuicios y la defensa de la naturaleza eran entonces el pan nuestro de cada día.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Y Greuze, con su Voltaire, su Marívaux, su Destouches, su Boissy, su La Chassé al alcance de la mano, terminó por sentirse cómodo en la corriente y por sumarse a ella con toda el alma.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Inocencia

Tal cuando se presentó por primera vez ante un público tan exigente como el de París lo hizo con su gran composición “El padre de familia explicando la Biblia”. Y ello constituyó su primer paso decisivo en el camino del arte.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Es dable advertir, en efecto, en esa tela todas las posteriores virtudes de Greuze, aunque en cierto modo todavía no con la pujanza y la claridad de sus obras posteriores.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El motivo familiar y el toque de delicadeza están allí inconfundibles en la serena figura del padre y en la expresión atenta, llena de encanto de los rostros infantiles.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Es Greuze, sin duda. Pero Greuze en su iniciación, en su despertar, en su primer paso por un sendero lleno de maravillosas revelaciones.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Por sobre todo, a este artista le agradaba que sus cuadros fueran “gustados” y por eso todo se vuelve exquisitez y finura en su pincel lleno de misteriosos secretos.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

La infancia es para él un motivo placentero. Todas sus niñas aun las más rústicas, se destacan como envueltas en un viento de gracioso, de hechicero sentido plástico y de honda, de avasalladora ternura.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Están en la tela como si no pudieran estar en otra parte, porque su verdadera vida parece ser la de esos colorea y la de esas actitudes, a veces convencionales, a veces inexplicables, pero siempre empapadas en una luz que es lisa y llanamente la luz de la infancia.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

No se crea por lo que llevamos expuesto que la vida de Greuze fue una vida llena de felicidad. No. Todo lo contra rio. Sufrió mucho. Y la causa de ello fue una mujer: la bella Ana Gabriela Babuty.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Era Ana Gabriela famosa por tres razones cuando la conoció Greuze. Famosa por su aire virginal, famosa por sus maravillosos ojos celestes y famosa por sus liviandades. Reverenda puta como le diríamos hoy.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Juan Bautista, perdidamente enamorado, hizo oídos sordos a las advertencias de sus amigos que tanto le querían, y la desposó.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Poco después de casado compuso el cuadro “El cantarillo ro¬to”. Y a éste sucedieren La inocencia acariciando a dos palomas” y otras telas, en que siempre se repetía el mismo modelo.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El éxito de las dos obras nombradas fue instantáneo. Historiador hay que sostiene que Fragonard ante la inexpresable sensación de pureza que causa la modelo de “El cantarillo roto”, exclamó: Este hombre ha tenido que ir al cielo para encontrar esta virgen…

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Y resulta que la virgen de la tela no es otra que Ana Gabriela Babuty, la esposa del pintor cuya vida al lado de ella se había convertido en un infierno.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Existen documentos de puño y letra del artista dirigidos a la justicia por los cuales se sabe que el infeliz marido quiso divorciarse a poco de contraer enlace.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Por esos documentos nos enteramos de que Ana Gabriela “es insoportable” y de que “si no la he estrangulado, es porque la amo con toda el alma”.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Y mucho debió amarla, en efecto, ya que la obra de Greuze nos ofrece a Ana Gabriela a cada rato.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

El rostro alucinante de la criatura que él adoraba luce en casi todos sus cuadros famosos. Pero no trasluciendo su verdadera alma perversa, sino otra que parece venida de un paraíso de bondad y finura.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Muchos años de torturas inenarrables pasó Greuze al lado de su mujer. Pero por fin un día se separó de ella legalmente. El artista acababa de cumplir sesenta años cuando tuvo este alivio.

La vida del amor estaba, pues, casi terminada para él. Pero le quedaba la del arte.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Y aún siguió produciendo durante veinte años Había sido el espejo de su siglo durante el período acaso mas grandioso y conmovedor que ha vivido la humanidad.

Serie: Los Pintores - 50 - Jean-Baptiste Greuze

Y se iba a lo desconocido en plena época napoleónica – 1805 – dejándonos como herencia inapreciable el espíritu de su tiempo en un montón de telas luminosas.

Fuentes:

Wiki

Reviste Selecta Abril 1945

Nota:

Todas las fotografías son propiedad de sus respectivos dueños.

Todas las fotografías que aparecen en esta página Web son para uso no comercial.

Las imágenes que se ven son extraídas en su mayoría de Internet a los efectos meramente ilustrativos de las entradas como así otras que componen el entorno de la publicación.

No se pretende violar ningún derecho de autor si alguna de ellas tiene derechos reservados como algún texto favor comunicarse y se procederá a quitarla.

Nos colocamos bajo la protección del artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos, el cual estipula: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 en París

No comments yet.

Leave a Comment