Facebook Twitter RSS Reset

Ser una persona atractiva te juega en contra

Ser una persona atractiva te juega en contraGIF

Según los científicos, ser una persona atractiva también te juega en contra

Ser una persona atractiva te juega en contra

En la vida, ser una persona atractiva conforme los cánones de belleza contemporáneos y convencionales, trae un montón de ventajas, siendo clave a la hora de abrir puertas en una sociedad tan superficial, vacía e hipócrita como la de nuestros tiempos. Una persona guapa será admirada, causará envidia y seguro tendrá más pretendientes.

Sin embargo, si bien hay muchas ventajas, la belleza también trae importantes desventajas. Mediante diversos estudios, desde las ciencias se ha demostrado que, en muchos casos, la belleza juega en contra del desarrollo de las personas. ¿Quieres saber cómo?

Ser una persona atractiva te juega en contra

Las ventajas y desventajas de ser una persona atractiva

Ser una persona atractiva te juega en contra

Ser una persona físicamente bella seguramente hará las cosas más fáciles en la escuela. Para sacar buenas notas hay que esforzarse mucho, pero los profesores que ven belleza en los chicos y jóvenes, tienden a favorecerlos. En tiempos de bullying y ciberacoso, ni hablar el grupo de estudiantes.

Un estudio realizado por el departamento de sociología de la Universidad de Illinois, EE. UU., concluyó que los estudiantes con buena apariencia son percibidos como más inteligentes por los maestros, especialmente a nivel escolar, por lo que reciben mejores calificaciones que sus compañeros de apariencia común o poco agraciados, pese a tener los mismos méritos.

Eso si, toda regla tiene su excepción. Si el profesor es del mismo sexo que el alumno, tenderá a mirarle en menos y considerarle superficial, lo que incide en cómo le califica. Una vez que llegan al mundo laboral, la gente atractiva encuentra trabajo más fácil y recibe mejor remuneración. Una investigación realizada en Italia muestra que quienes tienen una apariencia comúnmente considerada bella tienen alrededor de un 50% más de posibilidades de sortear sus entrevistas laborales con éxito y conseguir trabajo.

A las mayores posibilidades de conseguir trabajo le sumamos que sus remuneraciones son un 4% superiores que sus pares, eso según el economista Daniel Hamermesh, de la Universidad de Austin. Parece que la vida de «los lindos» es un cuento de hadas, pero una vez que ingresaron al mundo laboral, aparecen las desventajas.

Una persona atractiva tiene menos probabilidades de ser contratada para un trabajo que incluya liderazgo o conseguir un ascenso a un puesto donde se dirija a otras personas, lo que se da mayormente en el caso de las mujeres, ya que se cree que son superficiales, aunque los hombres también sufren las consecuencias de los estereotipos y otros tipos de discriminación.

contra

Problemas médicos y amorosos

Ser una persona atractiva te juega en contra

Llegar a la sala de urgencia significa que necesitas ayuda y ya. Si tienes una apariencia estándar, el médico va a escucharte y en base a juicio darte tratamiento, pero en el caso de las personas que cumplen con las normas estéticas de belleza contemporánea, las cosas pueden cambiar.

Tanto médicos como también el resto del personal del salud tienden a tomar menos en serio tus quejas, ya que la belleza suele ser relacionada con un buen estado de salud. Producto de ello, un diagnóstico puede demorar más y si sienten dolor, se les dará menor cantidad de analgésicos. Estos son los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Sur.

Si nos movemos al ámbito del amor, lo común es pensar que la gente linda tiene más facilidad para encontrar pareja, pero en muchos casos es todo lo contrario, ya que intimidan a aquellos que podrían estar interesados en ellos. Las personas que se perciben a si mismas como de apariencia común o poco atractivas, creen que no tienen posibilidades de ser tomadas en serio o resultar interesantes por aquellos que destacan por su belleza.

En el caso de la amistad sucede algo similar, sobre todo cuando se trata de amigos o amigas del mismo sexo. Se tiende a pensar que estar rodeado de gente atractiva hace ver al otro como alguien de una belleza menor o que el amigo «bonito» se llevará el interés del resto. Todo esto lleva a que las personas bonitas sufran rechazo social y exclusión de grupos.