Facebook Twitter RSS Reset

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

Cuando se trata de maravillas antiguas, hay más para explorar que Petra, Angkor Wat y el Partenón.

Para descubrir algunas estructuras fuera del mapa turístico, utilizamos la página web de preguntas y respuestas Quora, en la que los usuarios han estado compartiendo sus opiniones sobre algunas de las estructuras antiguas más impresionantes del mundo.


Derinkuyu, Turquía

Esta maravilla antigua de Anatolia tiene todas las características de un centro municipal bien desarrollado, con escuelas, establos e iglesias. Pero en lugar de erigirse desde el suelo, los lugares de encuentro de Derinkuyu están esculpidos en blanda roca volcánica a entre 60 y 85 metros bajo tierra.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

Construido entre el VI y el VIII siglo AC, el complejo se hizo para defenderse de los ataques de los ejércitos saqueadores.

Aunque se pensó como refugio temporal, sus servicios eran impresionantes: unas 600 puertas para entrar desde la superficie, 15.000 conductos de ventilación para proporcionar aire fresco, así como muchas bodegas y una compleja red de pasadizos, túneles y pasillos.

“Era lo suficientemente grande como para dar refugio a 20.000 personas con su ganado y sus reservas de alimentos“, escribe el usuario de Quora Trishla Prasad.

Considerando su edad, la ciudad bajo tierra está en condiciones excelentes y es accesible hoy.

Los visitantes deben saber, sin embargo, que hay muchas escaleras.

Nan Madol, Estados Federados de Micronesia

Construida alrededor del año 1.200, la misteriosa ciudad flotante de Indonesia Nan Madol contiene una serie de isletas de basalto construidas por el hombre y separadas por una red de canales.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

Situada en Pohnpei, a unos 3.600 kilómetros al este de Filipinas, en medio del océano Pacífico, no es una sorpresa que el sitio no sea muy conocido.

“Nan Madol era, parece, el complejo residencial de la élite de la isla, y cada islote tenía un propósito específico, como construir canoas, cocinar, cuidar a los enfermos, y probablemente tenía un techo de madera y paja de palmera”, dice Terry Newman, que ha visitado el lugar dos veces.

“Es un crudo y primitivo Angkor Wat frondoso y selvático, pero no es menos impresionante en un lugar sin historia de estructuras permanentes ni arquitectura”.



Baalbek, Líbano

Situado en el valle de Beqaa, en el este de Líbano, el yacimiento arqueológico de Baalbek, bien preservado, se empezó a poblar hace unos 9.000 años, atrayendo a una serie de pueblos antiguos, incluidos los fenicios, los griegos y los romanos.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

 El Templo de Baco es un ejemplo monumental de arquitectura en el sitio antiguo libanés de Baalbek. Se utilizó sobre todo como lugar religioso, con templos monumentales consagrados a dioses como Baco, Venus y Júpiter.

El templo de Baco es más grande que el Partenón en Grecia“, escribió la usuaria de Quora Ella Ryan.

“El vecino templo de Júpiter solo conserva cinco de sus 54 columnas corintias originales, pero con 22 metros de altura y dos metros de contorno, son increíblemente enormes y se dice que son las más altas del mundo”.

El templo de Júpiter se sostiene en un trío de megalitos, que son algunos de los bloques constructivos individuales más grandes del mundo.

Todavía es un misterio cómo se cortó y movió cada bloque, pero algunos dicen que fueron puestos en el lugar con grúas romanas, unos instrumentos primitivos con un cabestrante, una cuerda y un bloque con poleas.

Newgrange, County Meath, Irlanda

La bóveda redonda y enorme de Newgrange se erige en las llanuras esmeraldas de County Meath, en Irlanda, como un objeto volador no identificado coronado por hierba.

Construido hace más de 5.000 años, durante el periodo neolítico –alrededor del 3.200 a. C.- este yacimiento protagoniza historias del folclore irlandés y es considerado una de las estructuras megalíticas más importantes de Europa.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

Este masivo domo tiene más de 5.000 años de antigüedad.

La estructura en sí misma es un montículo coronado por hierba hecho con estratos alternados de tierra y piedra.

Con 76 metros de ancho, 12 de alto y 4.500 metros cuadrados de área, el lugar, considerado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, está anillado por una fachada de piedra blanca de cuarzo, añadida durante la reconstrucción, en la década de 1970.

Dentro hay un pasaje con una recámara que ocupa 19 metros y termina con tres cámaras más pequeñas que, se cree, son antiguos lugares de enterramiento.

La estructura se alinea con la salida del sol y sus cámaras se llenan de luz durante el solsticio de invierno del Hemisferio Norte, que tiene lugar el 21 de diciembre.

“A medida que el sol se va elevando, toda la habitación se ilumina”, dice Elle Land. “La intención de los que lo construyeron fue, sin duda, marcar el comienzo del Año Nuevo”.

Cuevas de Ajanta y Ellora, Maharashtra, India

Unos 30 kilómetros al noroeste de la ciudad de Aurangabad, las cuevas indias de Ellora se consideran la cumbre de la arquitectura en roca india. Las 34 cuevas del lugar se esculpieron con la piedra de las colinas de Charanandri, entre los siglos VI y IX.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

 El historiador británico William Dalrymple dijo que las cuevas de Ajanta eran “una de las grandes maravillas del mundo antiguo”. Las cuevas son más valoradas por sus esculturas y pinturas antiguas, consideradas obras maestras del arte budista, que es considerado el comienzo del arte clásico indio. La Inspección Arqueológica de India los llama “los mejores ejemplos preservados del arte indio, sobre todo de la pintura”.

Ellora también contiene el impresionante Templo de Kailasa, escavado a partir de una sola roca.

Su tamaño y finura arquitectónica aturde a cualquiera“, dice Hamid Shah.

Seis maravillas no tan famosas del mundo antiguo

 El templo antiguo, hallado en las cuevas de Ellora en India, se esculpió de una misma roca. Unos 200 kilómetros al noreste están las Cuevas de Ajanta, un espectáculo calificado como “una de las grandes maravillas del mundo antiguo”, por el historiador británico William Dalrymple.

Las increíbles cuevas se hicieron en acantilados entre el siglo II y el VII para albergar templos budistas, pagodas, salones de rezo y dormitorios.

“A lo largo de los años, debido al paso del tiempo y a la negligencia, la mayor parte de las pinturas murales se han desconchado, pero todavía puedes ver su antigua gloria en los que han sobrevivido y han sido preservados”, escribe Shah. “Es todavía una belleza, tras 1.500 años”.

No comments yet.

Leave a Comment