Facebook Twitter RSS Reset

Seguridad en Río de Janeiro

Brasil es uno de los destinos preferidos de todos los turistas argentinos. Con playas increíbles, paisajes deslumbrantes, espectáculos de música únicos y con las sonrisas más encantadoras del planeta.

Sin embargo, al igual que muchos países en latinoamérica, su situación económica tiene todavía un largo camino que recorrer hacia la inclusión. Aunque la mayoría de las personas que viven en las favelas son muy trabajadoras, en estos lugares también pueden vivir oportunistas, narcotraficantes e incluso jóvenes de la calle que hicieron del hurto su ingreso primario. Y los cautelosos turistas pueden volverse el blanco fácil si no tienen cuidado.

Los robos en la calle difícilmente se limiten a la Ciudad Maravillosa, por lo que les aconsejo que sean precavidos y responsables tal cual como lo serían en cualquier gran ciudad. Estando alertas y ayudándose de algunos tips pueden visitar este jardín tropical de la mejor manera.

1- Usá un mapa: más vale prevenir… antes de llegar a Rio, lo mejor es tratar de ubicar online o en un mapa de la ciudad al hotel o al alojamiento que contrataste. Podés marcar el recorrido que te lleve antes de salir a la calle, pero es aconsejable evitar quedarse en el medio de la vereda buscando en el mapa – en ese caso, entrar en un café o en algún local para confirmar las coordenadas. Tratá de evitar las calles desiertas y pedí taxis por teléfono cada vez que sea posible.

2- Aprende un poco de portugués: si bien todos podemos comunicarnos con todo el mundo sobre cosas básicas mediante gestos o palabras aproximadas, hay que pensar que el español y el portugués no son totalmente compatibles. Si bien el español puede ser útil para averiguar dónde está el baño o pedir una cerveza, puede que no sea útil en un altercado con un ladrón o declarando en la policía. Claro que no es posible tener un nivel avanzado en la primera semana, pero podés practicar un poco antes de ir al país a través de cursos especializados en institutos o centros culturales, clases online o programas digitales. A los brasileños les encanta que los extranjeros se interesen en su idioma, e incluso muchas veces podés encontrar a un profesor de portugués antes de viajar sólo hablando con los dueños o los empleados de un local de comida brasileña.

3- Parecete a los lugareños: la temperatura en Río puede ser igual o más alta que la del verano en Argentina, pero hay algunos casos en los que podemos ver que una camisa hawaiana es una señal luminosa que grita a los cuatro vientos “Soy un turista, róbenme!”. Los ladrones no esperan que los turistas usen jeans en el trópico, pero un poco de ropa típica del lugar como camuflaje puede ayudarte a mezclarte con los habitantes locales y evitar problemas

4- Dejá el iPhone en el casa: ¿Querés que te arrebaten el iPhone de la mano unos chicos oportunistas en la calle en Ipanema? Dejalo de vuelta en el hotel o en el departamento. Lo mismo vale para los iPads, cámaras, joyas, notebooks, tarjetas de crédito, el efectivo que lleves e incluso al pasaporte. Si no lo necesitás en absoluto, lo dejás. Una copia a color del pasaporte es suficiente mientras estás fuera de la ciudad, y llevá solamente la cantidad necesaria de dinero en efectivo encima.

La mayoría de los restaurantes y bares, e incluso muchos taxis, aceptan tarjetas de crédito. Cuando necesites dinero en efectivo, visitá cajeros automáticos dentro de shoppings o estaciones de servicio y tratá de evitar visitarlos después de la tarde. Si podés, llevá un teléfono celular viejo o barato, y una billetera señuelo con tarjetas de crédito viejas y canceladas y un par de R$20. Es una buena manera de salirse de una situación difícil si diera la ocasión.

5- No te pases con el alcohol y evitá ir a fiestas que no conozcas: emborracharse en un país extranjero nunca es una buena idea, así que es mejor controlarse con la cachaca cuando visites los puntos de la samba de Lapa o los bares bulliciosos de Ipanema. Chicas, particularmente, tengan cuidado con sus bebidas. Algunas personas malintencionadas pueden aprovecharse y deslizar un sedante u otra droga en la mezcla.

Tené tu dirección escrita y tratá de que el gerente del bar o club te consiga un taxi de una empresa confiable cuando termine la fiesta. Y hablando de los fiestas, las sustancias ilegales son fáciles de conseguir en las pistas de baile y en los baños de los boliches nocturnos en todo Río. Poniendo a un lado las cuestiones de legalidad, la pureza del producto nunca está garantizada y nunca puede ser bueno terminar en el hospital o en la morgue mientras estás de vacaciones.

Si tenés todas estos tips en cuenta, es más que probable que experimentes tu estadía en Brasil de la mejor y más sana manera posible!

No comments yet.

Leave a Comment