Facebook Twitter RSS Reset

Se cae la opereta K: Nisman no estaba borracho

Del informe toxicológico surge que Nisman bebió poco y falleció antes de metabolizar lo que tomó

El examen toxicológico realizado sobre el cuerpo de Alberto Nisman comprobó que tenía en el estómago “alcohol etílico en una concentración de 1,73 gramos/litro”; esto significa que había tomado el equivalente a un vaso de una bebida alcohólica. Lo llamativo es que fue justo antes de morir. Por eso, no había llegado a metabolizarse.

Se cae la opereta K: Nisman no estaba borracho

Así lo informaron a LA NACION fuentes de la causa, que afirmaron que se trata de una cantidad muy baja de alcohol, que no podría haberlo embriagado ni afectado para nada en su grado de conciencia. Advirtieron, asimismo, que se trata de alcohol en “contenido gástrico”, no en sangre. Por eso, los resultados no son comparables con los estudios de alcoholemia.

En cuanto a comida, no registraba casi nada. No parece entonces que Nisman hubiera bebido durante un almuerzo.

Sí se detectaron en las pruebas toxicológicas dosis de cafeína tanto en “contenido gástrico” como en vísceras, orina, tejido adiposo y humor vítreo. En vísceras, además, hallaron dos ansiolíticos: Clonazepam y Alprazolam en muy pequeñas dosis; “en trazas no cuantificables”, dice el peritaje, que LA NACION conoció de una fuente que tuvo acceso a los resultados del estudio.

El examen toxicológico fue elevado a la Justicia por Ana María Perkins de Piacentino, experta en toxicología y coordinadora del Departamento de Química Legal de la Morgue Judicial. Hace más de 20 días que los especialistas a su cargo terminaron este estudio, pero los funcionarios que investigan el caso se negaron siempre a dar precisiones sobre su resultado.

Ayer, el sitio oficial de noticias Infojus, que depende del Ministerio de Justicia, había informado erróneamente que Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol “por litro de sangre” (no en el estómago) y había sostenido que esto equivalía “a un estado de embriaguez elevado”.

Este sitio vinculó, además, esta supuesta embriaguez con el hallazgo de una botella “de vodka importado, abierta y a medio consumir” en el departamento de Nisman.

TELÉFONOS Y COMPUTADORAS

Otro peritaje muy importante que está en trámite es el tecnológico, que se inició el lunes pasado sobre los teléfonos, las computadoras, la iPad y la agenda electrónica del fiscal.

Este estudio permitirá conocer los mails, mensajes de texto y WhatsApps que cruzó Nisman durante los últimos días previos a su muerte. Participan en su producción los peritos oficiales y también expertos de parte que fueron designados por la querella -que encabeza la ex mujer del fiscal, Sandra Arroyo Salgado- y por la defensa de Diego Lagomarsino.

Hasta esta semana, todos los aparatos tecnológicos de Nisman estuvieron cerrados, guardados en la fiscalía de Viviana Fein. El estudio se había demorado a la espera de que las partes -sobre todo la querella- presentaran sus puntos de pericia; es decir, sus pedidos de consultas a los expertos, que después debieron ser ordenados para remitirlos a la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal, explicaron los investigadores.

“Lo de los teléfonos y las computadoras es muy importante. Hay que saber qué pasó en las últimas horas de Nisman”, dijo Fein en una entrevista publicada la semana pasada por LA NACION.

“Hay que abrir su agenda personal, cuyo contenido nadie conoce todavía. Apoyo Tecnológico no abrió todo esto. Todo está en la fiscalía. Sólo va a ir a Apoyo Tecnológico cuando se disponga la apertura, y se hará con testigos”, había anunciado Fein en el reportaje.

Eso ya pasó. El lunes los peritos acordaron cómo iban a realizar el trabajo y anteayer empezaron a abrir los aparatos. Fuentes de la causa advirtieron, no obstante, que los resultados finales podrían demorar algunas semanas..

No comments yet.

Leave a Comment