Facebook Twitter RSS Reset

Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia

Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia


En una sociedad donde todo mundo parece buscar ansiosamente a un novio o novia espectacularmente bella, aquellos que se sienten atraídos por alguien que se sale de los estándares de belleza actuales muchas veces se ve en la posición de tener que explicar por qué le gusta cierta persona. Como mínimo es una situación muy incómoda.
Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia
Estas explicaciones generalmente van cargadas de frases como “tiene un buen corazón” o “simplemente no sale bien en las fotos, pero es linda”, como si realmente tuviéramos la obligación de justificar a los otros por qué sentimos interés por alguien. Si este tipo de situación te parece familiar, tienes que saber que incluso hay un nombre para esa atracción sexual por personas que no son consideradas bellas entre el resto: sapiosexual
¿Sapiosexual?
Esencialmente se trata de la situación en la que sientes un inmenso interés por una persona después de conversar con ella. Y es que mediante la comunicación verbal ofrecemos algunas pistas de nuestra personalidad, pues a veces todo lo que una persona requiere para conquistar a otra es una buena charla.
Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia
Y a medida que la plática evoluciona el interés aumenta. Después de algún tiempo, cuando se notan las afinidades literarias, musicales y sobre la filosofía de la vida, por ejemplo, la persona en cuestión pasa a ser apreciada como un ser increíblemente bello, casi irresistible, al punto de hacer que tus ojos brillen, que tu estómago cosquillee y que tu frecuencia cardíaca se acelere.

Y no es hasta que presentas a tu amor platónico con tus amigos que escuchas algo como “Dios santo, es un enano” o “amigo, tiene más nariz que cara”. La mala noticia es que esto difícilmente cambiará. La buena noticia es que la belleza es algo totalmente subjetivo y, además, ahora puedes llamar con toda confianza sapiosexualidad a tu capacidad de que te gusten las personas por lo que son y no por su apariencia física. Así te dejaran de llamar Legolas, “el caza orcos” o Van Helsing, “el cazador de monstruos “y serás un sapiosexual.

El poderoso afrodisiaco de la inteligencia.
Es verdad que a todos nos gustan las personas inteligentes, pero eso no es suficiente para que alguien pueda llamarse sapiosexual. En un artículo publicado en el sitio web de Alternet, Carrie Weisman detalla: “Los sapiosexuales no solamente relacionan la inteligencia con la atracción: sino que también relacionan la inteligencia con una atracción carnal”.
Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia
Weisman también puntualiza que, aunque el término no se encuentre al mismo nivel que las categorías de “heterosexual” o “bisexual”, sí forma parte del espectro de orientación sexual. OKCupid es uno de los pocos sitios de encuentros en línea que pasó a incluir la “sapiosexualidad” como una categoría para filtrar posibles parejas.

Resulta normal que este término provoque extrañeza, después de todo se creó apenas en 1998 por Darren Stalder. Una década después, en 2008, el término pasó a ser discutido de forma bastante amplia. Y la popularidad de esta palabra puede atribuirse a Kayar Silkenvoice, una escritora que usó el término en 2005 en un proyecto de Internet.

“Sapiosexual es un neologismo que se ha hecho de uso común, especialmente en redes sociales, donde las personas se identifican a sí mismas como sapiosexuales. Es la unión de las palabras en latín sapio – de sapiens, que hace referencia a la sabiduría o inteligencia – y sexualis – haciendo referencia a las preferencias sexuales”, explicó la escritora.

Según la autora, con la que Weisman tuvo la oportunidad de conversar, una de las cosas más interesantes del término es el hecho de que se emplea como una definición realmente personal, basada en la personalidad de cada individuo. Explica que la palabra representa a aquellos que van más allá del estereotipo nerd o geek – son personas cuyos instintos sexuales se revelan frente a una persona que consideran inteligente.

Para Silkenvoice, la divulgación del término resulta un alivio para aquellos que siempre tuvieron dificultades a la hora de explicar por qué sentían atracción sexual por cierto individuo. También explica que la definición de inteligencia no es la misma para todos pero, en general, una persona sapiosexual no solo tiene interés en la inteligencia académica de alguien, sino que también busca en la inteligencia de vida y es precisamente esto lo que produce pasión y energía.

Sapiosexual, el deseo sexual por la inteligencia
La autora cree que las relaciones sexuales tienen un aspecto positivo en las personas inteligentes pues, según ella, “las personas inteligentes saben y reconocen que no tienen por qué ser buenas en todo”. En este sentido explica que, en lo que respecta al sexo, son individuos que quieren aprender sobre el cuerpo de su pareja y, en consecuencia, el acto suele ser intenso, interesante y muy espontáneo.

En cuanto a la apariencia de la otra persona, Silkenvoice lo explica recurriendo a un ejemplo de quien está pasado de peso. Para ella, los sapiosexuales no encuentran esta característica como algo repulsivo, pues reconocen que esto no es más que un atributo del otro individuo.

“Tengo mi tipo, pero también suelo salir con personas que no son mi ‘tipo’”, explica y complementa: “soy de esas personas que intentan encontrar algo que amar en todo lo que conocen. Entonces, cuando se parte de este punto, existen multitud de cosas para encontrar atractivas en las personas”.

¿Te considerarías a ti mismo un sapiosexual?

No comments yet.

Leave a Comment