Facebook Twitter RSS Reset

Sabias Que Si Puedes Soñar Como en Inception


Sabias Que Si Puedes Soñar Como en Inception

Como el tema despertó cierto interés el otro día que lo comenté 

en mi twitter

, decidí escribir un post para compartir con ustedes mi experiencia con 

el fascinante fenómeno de los Sueños Lúcidos

Para los que no lo sepan, se conoce como 

sueños lúcidos

 a aquellos sueños en los que

nos damos cuenta de que estamos soñando

; lo que 

nos permite entonces manipular el sueño

 a nuestro antojo. Es algo que a todos nos ocurre naturalmente alguna vez en la vida pero que además 

existen técnicas

 para lograr tener sueños lúcidos. Por eso quería contarles los experimentos que hice hace unos años y describirles las técnicas más comunes, por si el tema les despierta interés. 
¿Qué me dirían si les cuento que hay una forma de tener sueños tan realistas, tan vívidos y a la vez tan fantásticos que ni el 3D, ni la realidad aumentada, ni el IMAX, ni la realidad virtual, ni el Kinect, ni el plasma de 72 pulgadas se le compara? ¿Qué pensarían si les digo que en un sueño lúcido pueden hacer lo que quieran, apretarse a la vecina que está re buena, cagar a golpes al jefe insoportable, volar, convertirse en un oso panda, viajar a cualquier lugar imaginable?

Este fenómeno realmente existe, yo mismo lo he experimentado, no espseudociencia ni nada raro. Aún así, poca gente sabe que existe. En parte es debido a que en la cultura occidental los sueños son o un tabú, o un tema sin importancia. Las 8 horas en promedio que pasamos durmiendo, no tienen el reconocimiento que se merecen como parte importante de nuestras vidas. Es por eso que muchas personas dicen “yo no sueño” o “no recuerdo haber soñado”, cuando en realidad soñamos todas las noches, siempre, en ciertos intervalos que se conocen como períodos REM, que se repiten unas cuatro a siete veces por noche. 

Mi experiencia con los sueños lúcidos:

Cuando estaba en cuarto año de secundaria, la profesora de psicología nos mandó a hacer monografías sobre algún tema que escogiéramos de una lista que ella nos dio. Mi compañero y yo elegimos 
“los sueños”
. Como en esa época yo era muy 

nerd

, me mandé una mega monografía, con tantas hojas, que tranquilamente podría ser un pequeño libro (en esa época no había internet donde yo vivía, todo de libros y biblioteca). Investigué mucho, y debido a varios paros y feriados, la fecha de entrega del TP se pospuso varios meses, durante los cuales llevé a cabo el “experimento” sobre la parte que más me había intrigado: 

los sueños lúcidos

. Aprendí que había varias técnicas para conseguir tener consciencia de que se está soñando y decidí llevarlas a cabo, como experimento personal. En total duró 4 meses hasta que entregamos la monografía y luego siguió por casi un año, hasta que lo fui dejando y perdí el interés y la práctica. Luego de años volví a intentarlo, pero con menos constancia, obtuve menos resultados. 

Técnicas generales para lograr sueños lúcidos:

La idea básica es conseguir que, durante un sueño, “algo” nos haga darnos cuenta de que estamos soñando. A partir de ahí, tomamos control y hacemos lo que se nos ocurra.

Etapa 1: Diario de Sueños.

Lo primero que hay que conseguir es 

recordar los sueños

 de cada noche, salir del “yo no sueño”. Para ello tenemos que darle importancia a los sueños y ser constantes. Por eso usamos un cuaderno que pondremos al lado de la cama y que todos los días, apenas nos despertamos, anotamos lo que recordemos haber soñado. Es importante ser constante y hacerlo todas las mañanas. También es importante no tardar mucho tiempo, pues tendemos a olvidarlos, tiene que ser apenas nos despertamos, tomar el cuaderno y anotar, antes siquiera de levantarse de la cama. Cuando tomamos el hábito, lograremos recordar uno o varios sueños por día. A mí me llevó dos semanas y media acostumbrarme. Mi diario de sueños es un cuaderno de 84 hojas casi completamente lleno… de sueños muy locos, es súmamente divertido releerlo de vez en cuando. 

Etapa 2: Incubación de sueños.

Seguimos con el diario, pero ahora, antes de dormir, 

pensamos en algo que queramos soñar

, y tratamos de concentrarnos en eso hasta quedar dormidos. La idea es lograr soñar con lo que vos quieras. Puede ser una persona, un lugar, o un acontecimiento. Todavía no tenés control, pero al menos soñás con lo que querés. Y eso ya es por sí mismo bastante fascinante y divertido. Cuesta bastante lograrlo, yo estuve 3 semanas o más intentando y lo fui logrando de a poco. Se puede hacer desde el principio en realidad, pero yo lo hice en este orden. 

Etapa 3: Test de realidad.

Es lo que más cuesta y es 

la parte más importante.

 Un test de realidad consiste en que, cada tanto, 

mientras estás despierto

, hacer algo que te demuestre que no estás durmiendo, algo que en los sueños no se pueda hacer (o viceversa). Ejemplos: leer un reloj, intentar volar (en sueños podrías, en la realidad no), preguntarte 

“¿esto es un sueño?”

, y 

varias técnicas más

. Es cuestión de gustos. La idea es que se te haga costumbre realizar el test a cada rato, sin pensarlo, durante el día entero, para que también lo hagas dormido. Este test, cuando lo hagas dormido, en un sueño, es la forma de adquirir conciencia de que estás soñando. Un día ocurrirá que después de intentar miles de veces y fracasar, intentarás salir volando ¡Y VOLARÁS! ¡Bingo! 

¡Estoy soñando!

 

Etapa 4: Practicar y disfrutar

Al principio, de la emoción de haber conseguido estar consciente en un sueño, me despertaba… y era frustrante a la vez que genial. Mientras más practicás, más seguido lográs estar consciente de que es un sueño y más tiempo te dura. Al principio una vez por semana, luego dos, y finalmente yo logré tener sueños lúcidos todas las noches y también a la siesta. 
Dicen que en un sueño lúcido se puede controlar todo, podés cambiar y controlar tu cuerpo, el entorno y lo que otros personajes del sueño hacen. En mi caso, yo pude controlar bastante bien mi cuerpo, convertirme en cualquier cosa, volar, tener superpoderes, etc. También pude controlar el entorno, “cambiar de escenario” (

aka

teletransportarme), hacer aparecer objetos y personas a medida que quería. En cambio, nunca fui capaz de controlar a los demás personajes, ellos tenían autonomía como en un sueño común, decían y hacían lo que se les cantaba. Pero, si por ejemplo, soñaba que le decía a mi vecina que me gustaba y ella me contestaba “a mi me gusta tu amigo”… podía “reiniciar” el sueño y volver a pasar por todo el proceso de nuevo, hasta que le decía algo que la “conquistaba”. Muchas noches pasé, soñando y resoñando situaciones de mi vida como esa. 
Una nota de color, como era un experimento, y necesitaba tener cierta “meta” para orientar mis esfuerzos, todo el experimento

 intenté soñar que era un Supersayayin

(seee, me gustaba DBZ). Cuando lo logré, no sólo tuve las más fantásticas peleas con Freezer y Cell, sino que esos eran mis sueños favoritos, y aunque suene absurdo, los más realistas. Imaginen poder volar… y sentir el viento en el rostro. Imaginen poder hacer un kamehameha y sentir el calor de la bola de energía creciendo entre tus manos. Imaginen elevar su chi, convertirse en supersayayin y sentir que su cuerpo emite luz, se agranda y se vuelve más fuerte. Ningún sistema de 3D para películas te puede hacer sentir eso. 
Y hablando de películas, todo este tema me entusiasmó de nuevo (y por eso twitteé al respecto) después de haber visto 

Inception (El Origen)

. En esa película se tratan muchos de estos temas relacionados con los sueños lúcidos. Sólo que le cambian el nombre. El 

“totem”

 es una de las tantas técnicas de lo que nosotros llamamos 

“test de realidad”

. Lo de meterle una idea a alguien (el “inseption&quotSabias Que Si Puedes Soñar Como en InceptionSabias Que Si Puedes Soñar Como en Inception, se conoce como

Incubación del Sueño

. La diferencia está en que todo lo hace uno con sus propios sueños, nadie se mete en los sueños de otros. Tampoco, que yo sepa, existe algo parecido al “arquitecto de sueños”, porque, como dije, cada uno es arquitecto de su propio sueño. Lo de cambiar de apariencia también es cierto. Lo de que el tiempo en el sueño pasa más lento también. He tenido sueños que me parecían duraron horas y días y en realidad el período REM es sólo un ratito. También existen las “patadas” para despertar del sueño. Un sueño normal termina solo, pero en un sueño lúcido hay veces que tenés que hacer algo para despertarte, algo que te shockee, algo como una patada (o morirse). Y no, nunca intenté soñar adentro de un sueño. 
También me pasó que en la vida real no sabía si estaba soñando o despierto. Los sueños son así de vívidos, que se confunden con la vida diaria. No me llevó a intentar suicidarme, pero sí me pasó soñar algo relacionado con mi vida (por ejemplo una charla con un amigo) y luego no saber si le había contado algo o había soñado que le había contado. Realmente es una experiencia espectacular, difícil de explicar al que no la ha experimentado. Necesita un poco de práctica y constancia, pero no es imposible de lograr. Y vale la pena. 
Bueno, queda el post abierto a todas las preguntas que tengan, que con gusto contestaré. Y si se junta un buen grupo de interesados, puedo escribir otro post con las técnicas detalladas minuciosamente para tener sueños lúcidos o pasarles material. Podemos armar un grupo de “onironautas”, compartir experiencias, y si quieren los guío con las técnicas y las etapas.