Facebook Twitter RSS Reset

Renuncia a los Juegos Olímpicos por salvarle la vida a su pa

Renuncia a los Juegos Olímpicos por salvarle la vida a su papá: conocé su historia

Renuncia a los Juegos Olímpicos por salvarle la vida a su paLas historias de amor no solo las que vemos en las películas, las verdaderas historias de amor las encontramos en la vida real y hoy queremos contarte una de esas que te van a emocionar. Joana Bolling, con tan solo 20 años, se convirtió en la persona que le salvó la vida a su papá y nos dejó un mensaje a todos nosotros.

Conocé la historia de Joana Bolling, esta chica sí que tiene mucho por enseñarnos a todos ¡Te va emocionar!

Renuncia a los Juegos Olímpicos por salvarle la vida a su paJoana y su papá: la historia

Joana es una amante del handball, jugadora del Mariano Acosta y del seleccionado juvenil argentino. Su amor por el deporte se lo debe a su papá, Elnes, quien tiene una larga trayectoria en basquet. Fue justamente el deporte lo que lo trajo a Argentina desde las Islas Vírgenes. Acá, Enles les transmitió la pasión y los valores deportivos a sus tres hijos y lo convirtió en una pasión familiar.

Sin embargo, Elnes Bolling sufría una insuficiencia renal que hacía que necesitara urgente una donación de riñón. Sin dudarlo, Joana decidió ser la donante de su papá (aunque él se opusiera). Fue por eso que decidió hacer un paréntesis en su carrera deportiva postergando su sueño de llegar a Los Juegos Olímpicos de Rio 2016 por salvarle la vida a su papá.

¿Por qué postergarlo? Porque la recuperación, luego de la operación, recién le permitirá volver a jugar cuando los Juegos Olímpicos ya estén empezados.

Joana no lo dudó y entre cumplir su sueño deportivo y salvar la vida de su papá ella eligió con el corazón. ¡Una campeona de la vida! Le deseamos mucha fuerza en su recuperación a la familia Bolling y esperamos que ambos estén bien pronto para volver a hacer lo que más les gusta: jugar por la camiseta.

Nos encantó la historia de Joana Bolling y creemos que es una inspiración para muchos, ¿no te parece?

No comments yet.

Leave a Comment