Facebook Twitter RSS Reset

Rene Descartes y la realidad

¿CUÁL ES LA CONCEPCIÓN DEL MUNDO EXTERIOR PARA DESCARTES Y QUÉ SE PERCIBE DE CLARO Y DISTINTO EN ESTE MUNDO?

En el presente trabajo quisiera examinar el pensamiento del padre de la filosofía moderna. Para dar respuesta a la pregunta que se plantea en el título del trabajo. Antes de responder a esta pregunta, quiero mencionar que existen otras preguntas previas que por necesidad tengo que responder, para que así se pueda comprender lo que aquí se quiere decir, y además, para entender el pensamiento Cartesiano.

Las preguntas previas son, a saber; ¿Qué existe de verdadero fuera del yo pensante? ¿Por qué Dios es el fundamento de las ideas claras y distintas? ¿En dónde encuentra Descartes error en el conocimiento? Estas preguntas las voy a tomar como base para responder la cuestión principal. Ahora voy explicar cuáles eran las intenciones de Descartes en la construcción del conocimiento.

Descartes, en un principio quiere evitar lo que sucedió con el edificio de saber aristotélico, que lo vimos caer por nuevos hechos que se dieron en el transcurso de la historia. Lo que va hacer Descartes ahora, es construir una nueva estructura, pero va a tener en cuenta a la filosofía tradicional que era, a saber; realista. Pero antes de esto él quiere tener una verdad indudable de la que se pueda partir para tener un conocimiento verdadero. Partiendo de lo anterior “Descartes advierte la falta de un método que ponga en orden y sea un instrumento fundacional verdaderamente eficaz”.

En su tarea de encontrar una verdad primera, una verdad indudable; que resista toda duda. Propone la duda como método para así poder evitar error en la estructura del conocimiento. Entonces es ahora cuando la duda se convierte en un paso obligatorio para llegar a una verdad. Descartes va usar este método para analizar todo el saber tradicional que pretende tener por base a la experiencia, para determinar si en este existe algún conocimiento verdadero.

Con el método de la duda va analizar cada uno de los atributos del alma, y va a fijarse en los que le ofrezcan una certeza. Entre los atributos encuentra el pensar y sólo este no puede ser desprendido del yo y, además, es un atributo del que no se puede dudar, porque, cómo dudar que se piensa, si en el acto estoy pensado. Descartes acoge esta certeza y menciona “soy una cosa que piensa” porque si bien recordamos encontró dudosos los demás atributos del alma.

Rene Descartes y la realidad

EL SISTEMA CARTESIANO

El sistema de Descartes está montado así: el yo pensante, la extensión y Dios que sería el fundamento de todo lo anterior. Esta última idea le da realidad al mundo fuera del yo pensante. Pero miremos de qué manera va a proceder Descartes para decir, “Dios es el fundamento de la realidad de los pensamientos claros y distintos” y la manera más adecuada para comenzar es mostrando los argumentos que Descartes da para decir que Dios existe.

Los argumentos con los que Descartes va a aceptar o va a validar la existencia de Dios son los siguientes: en el primer argumento Descartes analiza la idea de Dios y al examinar esta, encuentra la idea de un ser perfecto, infinito, todopoderoso, independiente y omnisciente. Descartes tiene en cuenta que no existe prueba alguna para decir con certeza que esta idea proviene de él, entonces es por esta razón que Descartes expresa que esta idea no procede de nosotros mismo, porque todo lo que se encuentra en esta idea de Dios es superior a nosotros en todo, por lo cual este pensamiento resulta de una realidad diferente a la del sujeto.

El segundo argumento en el que se apoya Descartes, es la necesidad del fundamento de su existencia, que se podría creer que este deriva de nosotros o de nuestros padres, pero la existencia, vista de esta manera sería accidental y por lo tanto mi existencia no sería necesaria. Por lo que en esta búsqueda del fundamento de la existencia del yo pensante se tendrá que llegar inevitablemente a una causa eficiente que sería el fundamento de mi existencia.

El tercer y último argumento, es que Dios es necesario y es la garantía de la realidad exterior por ser causa eficiente. Descartes cree que este es el argumento más valido de los tres que nos dio, pero también que cree que el primero tiene validez, y el segundo se aleja un poco de la manera de pensar suya.

Según todo lo anterior Descartes ya tiene dos certezas, el yo pienso y la de Dios, pero ahora, creo que lo más duro de todo es responder a las preguntas: ¿Cómo tener la certeza del mundo exterior? ¿Cómo demostrar que existen cosas verdaderas fuera del yo? Creo yo que este fue el problema más grande para Descartes, ¿Cómo sacar del yo el mundo? A lo que Descartes responde: “La existencia de Dios es una garantía de que hay cosas fuera del pensamiento, de que el mundo tiene realidad” (MORENTE, 2010).

Desde este momento Descartes está recobrando la realidad, porque si bien recordamos éste había decidió que iba a dudar de todo lo que esta fuera de él, entre esto estaban sus pensamientos oscuros y confusos. Y la única razón por la que dudaba de los pensamientos ajenos a él, era a causa de que creía que existía un Genio maligno que lo podía engañar, la hipótesis que tenía Descartes de este genio maligno, era a saber; una metáfora que éste utilizaba para explicar qué ningún pensamiento por claro y distinto que sea no tiene garantía de que exista su objeto. Pero esto quedo atrás, porque ya no hay posibilidad de suponer que un geniecillo me engañe, porque ya está demostrada la existencia de Dios; que es un pensamiento claro y distinto y elimina por completo a aquel genio.

EL ERROR ESTÁ EN EL JUICIO

El error para Descartes se encuentra en el juicio, así es como lo menciona en las meditaciones metafísicas “el error principal y más ordinario que se puede cometer con los juicios consiste en que juzgo que las ideas que están en mí son semejantes o conformes a cosas que están fuera de mí” (Descartes, 2011). Descarte menciona que este error es de carácter voluntario, porque el entendimiento sólo se encarga de presentar ideas a nuestra mente y el juicio de afirmarlas claras y distintas u oscuras y confusas. Por lo que él dice que Dios nos da la posibilidad de errar, pero también nos da la voluntad de equivocarnos o no. Dicho de otra manera Dios nos permite elegir si vivir engañados o descubrir la verdad y desengañarme.

Rene Descartes y la realidad

LAS IDEAS OSCURAS Y CONFUSAS DEBEN VOLVERSE CLARAS Y DISTINTAS

Existen dos mundos el primero de los pensamientos oscuros y confusos, a saber; el mundo sensible que según Descartes en este no existe nada de verdadero. Y el otro mundo que es el mundo de las ideas o pensamientos claros y distintos que se conoce por descomponer los pensamientos oscuros y confusos y volverlos claros y distintos. Voy a colocar un ejemplo para que este proceso quede claro. “Tenemos la idea de sol, en esta idea encontramos una forma geométrica, la distancia, calor, luz y todo esto que conocemos del mundo sensible que a saber; se compone de pensamientos oscuros y confusos. Pero ahora quitemos a esta idea del sol, el calor, la luz, el peso y el movimiento quedando únicamente con una forma esférica, que es un pensamiento geométrico y este a su vez es una idea clara y distinta” (MORENTE, 2010), y además se puede considerar que existe fuera de mi pensamiento, porque ya demostramos con la existencia de Dios que las ideas claras y distintas las hay fuera del pensamiento.

Con todo lo anterior se llega a la conclusión que “entre todas las cosas que me llegan del mundo exterior por las facultades sensibles, lo logro concebir como clara y distinta sólo la extensión” (Giovanni Reale, 2008). A esta extensión se llega descomponiendo los pensamientos oscuros y confusos como anteriormente se vio en el ejemplo.

Las otras propiedades, como el color, el sabor, el peso, el sonido, Descartes las considera como propiedades secundarias, porque de estas no se puede tener ninguna claridad. Lo único que me hacía considerar estas ideas como claras y distintas era, a saber; la costumbre y el no examinarlas críticamente. Queda claro entonces que lo que lo único que se puede percibir como verdadero del mundo exterior es la res extensa o extensión.

MUNDO DE LAS IDEAS CLARAS Y DISTINTAS

Teniendo en cuenta todo lo anterior ya hemos llegado a donde se pretendía llegar, y considero que ya tenemos las bases para responder la cuestión principal de este trabajo ¿cómo concibe Descartes el mundo de las ideas claras y distintas? El mundo que concibe Descartes no se parece casi en nada al mundo que normalmente acostumbramos a ver, porque recordemos que Descartes rebujo lo oscuro y confuso de nuestro mundo a claro y distinto, y Ahora que el mundo se compone de ideas claras y distintas es un mundo científico, donde las cualidades fueron remplazadas cantidades numéricas; es mundo matemático que contiene “puntos, líneas, ángulos, triángulos, octaedros, y esferas que están en movimiento. Es mundo de puras realidades geométricas” (MORENTE, 2010)

Referencias

Descartes, R. (2011). Meditaciones metafísicas . Madrid: Gredos.

Giovanni Reale, D. A. (2008). Historia de la filosofía del humanismo a Descartes. Bogota: San pablo.

MORENTE, M. G. (2010). Lecciones preliminares de filosofía. Porrúa.

Espero que muchas personas aprovechen este post y que le den un buen uso

Rene Descartes y la realidadRene Descartes y la realidad

Muchas gracias

No comments yet.

Leave a Comment