Facebook Twitter RSS Reset

¿Qué ves cuando Tevez?

Carlitos vuelve hoy luego de la licencia y todo Boca lo espera. El ídolo se presentará pero ni sus compañeros ni su entorno saben cuál será la decisión que le comunicará a Guillermo. El final de la historia sigue abierto.

¿Qué ves cuando Tevez?

Habló con Daniel y le dijo que mañana va a estar en el entrenamiento y que sigue”.

“Va a ir a entrenar. Y pensamos que va a seguir con nosotros”.

“Te juro que vuelve. Y no se va a ir a ningún lado”.

“Puede pasar cualquier cosa”.

“¿Qué querés que te diga? Para mí se va”.

[Alerta spoiler] Hoy, a las 9:30, Boca empezará su semana de entrenamientos, en el que será el dato más irrelevante de la mañana. Al menos dos horas antes, los móviles de Crónica TV (y medios de similares características) se mezclarán con los que cubren habitualmente la actividad deportiva del club para descubrir la llegada de Carlos Tevez (luego de su licencia) al complejo Pedro Pompilio. Hay unanimidad: todas las fuentes consultadas aseguran que hoy dirá presente en la práctica. La información cruzada comienza cuando se intenta conocer qué sucederá el día después de mañana.

Para poder entender el final de la historia hay que ir al principio. O quizá más atrás. El Apache decidió pedirse tres días de descanso -que con el domingo se hicieron cuatro- porque estaba “destruido anímicamente”. Se sentía culpable por su rendimiento en la semifinal ante Independiente del Valle. “No me puedo perdonar haber jugado así”, cuentan que repetía en el vestuario más famoso del mundo. Le realizó el pedido de descanso directamente a Daniel Angelici y más tarde fue avalado por Guillermo Barros Schelotto (aunque difícilmente el Melli hubiese actuado así en su etapa de jugador). El jueves mismo viajó a Uruguay y trascendieron fotos jugando al golf en Punta Carretas -que, por otra parte, es la actividad “que más lo despeja”. Pasó su retiro espiritual rodeado por sus afectos. Hasta hoy.

“Ya te dije que se toma estos días para definir si sigue en Boca, si no sigue o si se retira”. Desde su entorno surgieron tres escenarios posibles. Por eso, la historia no debe analizarse desde las instancias finales de la Copa Libertadores, competencia que lo desvela y para la que se había preparado obsesivamente. Las chances de irse del club o de retirarse aparecen por un desgaste diario que acumula desde su llegada. En caso de irse, ofertas le sobran: lo buscan desde el fútbol italiano, inglés (West Ham) y los chinos siguen dispuestos a agrandarle su cuenta bancaria.

Guillermo Barros Schelotto y Daniel Angelici jugaron sus fichas para retenerlo. Ambos se expresaron públicamente para blanquear la necesidad de su continuidad. El presidente, además, piensa reforzar el equipo a su medida. Traducción: llegarán jugadores que emparejen para arriba. El Mellizo ya está actuando: dejó de lado su 4-3-3 favorito para empezar a probar un 4-2-3-1 que pueda representar la función que cumplía Carlitos en su paso por la Juventus. Su lugar lo custodió Bentancur, quien en el amistoso frente a Danubio de Uruguay se movió con libertad por detrás de Benedetto (el Morata de La Boca). Un dato: la cinta que dejó vacante el Cata Díaz se la tienen reservada para que efectivamente sea el líder de la reconstrucción.

Pocos domingos con la pelota de vacaciones fueron tan intensos en la historia del Mundo Boca. Las personas más influyentes no largaron el celular ni un minuto. Desde la Comisión Directiva aseguran que va a estar y que continuará. El cuerpo técnico coincide en la mirada y hasta imaginan al jugador como la piedra fundamental del nuevo equipo. Desde los dos sectores se basan en la palabra que Carlitos le dio a Angelici ante el pedido de licencia, cuando le aseguró que volvería para sacar adelante la situación. En el entorno del jugador, en cambio, abren el abanico de posibilidades -y hasta deslizan que puede quedarse y retirarse en diciembre. Y no son pocos los compañeros de vestuario que están convencidos de que vuelve para anunciar su salida. Las dudas se empezarán a despejar cuando pasadas las siete de la mañana se asome para desayunar. La única certeza es que no será un lunes cualquiera…

No comments yet.

Leave a Comment