Facebook Twitter RSS Reset

¿Qué pasa cuando te emborrachas?

¿Qué pasa cuando te emborrachas?

Mientras una persona consume una bebida alcohólica cerca del 20% del alcohol ingerido se absorbe por el estómago mientras que el 80% restante lo absorbe el intestino delgado.

Dos aspectos fundamentales van a incidir en las cantidades de alcohol que se absorben: la graduación alcohólica de la bebida (cuanto mayor sea la graduación, más rápido se absorberá) y la alimentación previa al consumo de alcohol (cuanto más alimento se ha ingerido, menos alcohol se absorberá.)

Una vez que el alcohol baja por el esófago y se absorbe, este pasa al torrente sanguíneo en donde se distribuye alrededor de todo el cuerpo, comienza a actuar allí y produce el estado de embriaguez o borrachera. Mientras que el alcohol está haciendo efecto, el cuerpo inmediatamente comienza a trabajar para deshacerse del mismo.

Los riñones y los pulmones se encargan de eliminar aproximadamente un 10% del alcohol por medio de la orina y la respiración (razón por la que la policía de tránsito utiliza precisamente un espirómetro para determinar el consumo de alcohol), parte del alcohol se pierde también en el sudor mientras que el hígado se ocupa del resto, descomponiéndolo gradualmente y convirtiéndolo en ácido acético.

A medida que el consumo va aumentado, el cuerpo siente cada vez más los efectos y por último las consecuencias a nivel físico, directamente relacionadas con la concentración de alcohol en la sangre, se vuelven más claras.

El alcohol se concentra y aumenta considerablemente sus niveles ya que se consume más alcohol del que el cuerpo es capaz de eliminar en un corto período de tiempo.

Los resultados del exceso de alcohol en el cuerpo son los mismos para todos y todos sabemos bien cómo reconocer a una persona alcoholizada: tiene dificultades para caminar o hasta incluso para mantenerse de pie y tropieza constantemente. Su forma de hablar se vuelve poco entendible y pareciera que las palabras se le arrastran dentro de la boca, la memoria parece cesar toda actividad durante determinados lapsos de tiempo, etc.

¿Qué pasa cuando te emborrachas?

Al embriagarse la persona pierde considerablemente su equilibrio tanto a nivel mental como físico, volviéndose notoria sobre todo su falta de coordinación a nivel motriz. Presenta una gran dificultad para reaccionar a los diversos estímulos al rededor, se le nubla la vista, siente un malestar generalizado y otros problemas similares.

Todo esto ocurre por una razón en especial: el alcohol afecta al cerebro y al sistema nervioso central, alterando el trabajo de los neurotransmisores.

El exceso del alcohol provoca un fuerte incremento en los neurotransmisores inhibitorios de GABA, lo que da como resultado una dificultad para controlar el sistema motriz, problemas para caminar, mantener el equilibrio, hablar, vocalizar las palabras, etc.

Mientras esto ocurre, el alcohol también va afectando a los neurotransmisores excitativos conocidos como glutamatos, provocando una desaceleración fisiológica. A medida que todo este descontrol se desarrolla en el cerebro, aumentan las cantidades de dopamina, lo que crea un sentimiento placentero.

No comments yet.

Leave a Comment