Facebook Twitter RSS Reset

¿Que es la filosofía?

¿Qué es la filosofía? 



¿Que es la filosofía?
 

La palabra Filosofía tiene sus raices de una expresión griega que significa “amor a la sabiduría” y es necesario que quienes quieran llegar a ser “amantes de la sabiduría” se dediquen al estudio de una disciplina que es rigurosa y potencialmente amplia en su materia.

 

El termino filosofía tiene casi tantos significados como filósofos lo han utilizado. En un sentido amplio todos somos filósofos y hemos desarrollado nuestra propia filosofía en la vida: un punto de vista, una opinión sobre el mundo, una idea de como debería vivirse. En un sentido más restringido, es un estudio técnico del pensamiento y conocimiento humano.

 

Las áreas de la filosofía

Dado que la filosofía, de manera directa o indirecta, tiene que ver con casi todo lo que ocurre en el mundo, los filósofos, han considerado necesario dividirla en diversos campos o áreas de estudio, que en numerosas ocasiones se mezclan entre sí.

 

Estas áreas son la epistemología, que es el estudio de los orígenes, la naturaleza y los límites del conocimiento.

 

  • La metafísica, que se encarga de investigar sobre aquella realidad que se encuentra más allá de nuestros sentidos.
  • La ética, que es la reflexión sobre la moral y el estudio de como deberían comportarse los hombres.
  • La lógica que se encarga de definir las reglas y métodos para la formulación de razonamientos correctos.
  • La filosofía social, que es un poco un cajón de sastre en el que se incluyen diversas materias a las que la filosofía presta su atención, relativas al comportamiento social humano, por ejemplo, filosofía y religión, filosofía y literatura, filosofía y arte, entre otras.

En cierta medida la filosofía se encuentra situada a medio camino entre la ciencia y la religión. Al igual que la ciencia recurre a la razón y no a la autoridad, sea ésta la tradición o la revelación. Como la religión investiga materias sobre las cuales no es posible, al menos hasta el presente, mantener un conocimiento definido.

 

Problemas y formulación del método

En su sentido técnico la filosofía es básicamente argumentativa y tiene que ver con problemas abstractos que muchas veces parecen de difícil solución. Estos problemas se plantean a partir de preguntas como ¿Qué es la belleza? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es el bien? ¿Se divide el mundo en mente y materia? ¿Existe Dios? ¿El universo se rige por una deidad o por el azar? ¿Existen leyes en la naturaleza o son solo una forma humana de interpretarla? ¿Qué es el mal? Estas preguntas y otras similares inquietaron e inquietan a los filósofos de todas las tradiciones y todas las épocas.

 

Sócrates fue un filósofo en el sentido técnico del término, a él se debe la primera plasmación de un método filosófico. Pasó su vida argumentando y enseñando en la plaza del mercado de Atenas.

 

En sus conversaciones formulaba preguntas e inquiría a sus interlocutores acerca de cosas como la virtud y los valores morales. Fue él quién introdujo la idea de que razonando a partir de hechos particulares se podía llegar a conclusiones generales, las cuales podían considerarse definiciones universales.

 

Está es la base del razonamiento inductivo, método que junto a la formulación de inferencias lógicas es el propio de la investigación filosófica. A menudo las conclusiones alcanzadas por estas vías no son definitivas, pero su objetivo sigue siendo el buscar respuestas a través del razonamiento.

 

Apariencia y realidad.

La necesidad de descubrir que cosas, si alguna hay, se pueden conocer de manera absoluta es lo que mueve a la búsqueda de definiciones universales.

 

A veces de forma sencilla se puede ser consciente de que existe una frontera entre apariencia y realidad, por ejemplo, al mirarnos en un espejo todo parece estar bien situado y ser una fiel imagen que refleja la realidad, sin embargo si nos fijamos todo está situado en orden inverso, lo que hay a nuestra derecha en el espejo aparece a la izquierda. Aparentemente lo que se muestra es la realidad pero en verdad no lo es.

 

En un mundo marcado por el constante cambio o “flujo” -como señaló Heráclito- ¿cómo conseguir el conocimiento de lo real?

 

Platón, que fue discípulo de Sócrates, identificó el “flujo” con las apariencias, con aquello que puede conocerse por los sentidos, los apetitos, las emociones. A partir de aquí defendió que la realidad era diferente de las apariencias que percibimos, formulando la teoría del “mundo de las ideas”.

 

Para Platón lo real se encuentra en ese “mundo de las ideas” y lo que nosotros vemos y sentimos es apenas la sombra de lo real, siendo esto último permanente y preexistente.

 

Esta teoría es discutible, ha sido y es discutida, pero es una de las primeras aproximaciones al problema de la apariencia y la realidad o, más exactamente, discernir que es lo real de lo que no lo es. Y es que, en el fondo, la filosofía, se ocupa de intentar diferenciar la imagen de las cosas de la esencia de las mismas.

No comments yet.

Leave a Comment